RESUMEN 1-Amargo juicio político en el Senado podría enlodar primeros días de Biden

Susan Cornwell y David Morgan
·4  min de lectura

Por Susan Cornwell y David Morgan

WASHINGTON, 14 ene (Reuters) - El segundo juicio político contra el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, por parte de la Cámara de Representantes por incitar el mortal asalto al Capitolio la semana pasada, podría abrir una amarga lucha en el Senado y enlodar los primeros días de mandato de Joe Biden.

Trump se convirtió el miércoles en el primer presidente en la historia de Estados Unidos que enfrenta dos veces un juicio político, después de que la Cámara votó 232-197 en favor de acusarle por incitar la revuelta. Diez de sus correligionarios republicanos se unieron a los demócratas en la aprobación del artículo del juicio político.

No obstante, parece poco probable que el rápido juicio político lleve a la destitución de Trump antes de que Biden asuma el cargo el 20 de enero. El líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, rechazó los llamamientos demócratas a un rápido juicio político, diciendo que no hay forma de concluirlo antes de que Trump deje el cargo.

Esto aumenta la posibilidad de un amargo juicio en el Senado durante los primeros días de Biden en la Casa Blanca, algo que instó a los líderes de la Cámara alta a evitar.

Biden sostuvo que el trabajo en la economía, la puesta en marcha del programa de vacunas contra el coronavirus y la confirmación de puestos cruciales en el gabinete son demasiados importantes para aplazarlos.

"Espero que los líderes del Senado encuentren la manera de tratar con sus responsabilidades constitucionales en cuanto a la impugnación y que al mismo tiempo trabajen en otros asuntos urgentes de esta nación", dijo Biden en un comunicado en la noche del miércoles.

La Cámara aprobó un artículo de juicio político que acusa a Trump de "incitar a la insurrección" por un discurso incendiario que pronunció ante miles de simpatizantes poco antes de la revuelta. En el discurso, Trump reiteró, sin ofrecer pruebas, afirmaciones de que la elección fue fraudulenta y exhortó a sus seguidores a marchar sobre el Capitolio.

La turba interrumpió la certificación formal de la victoria de Biden sobre Trump en las elecciones del 3 de noviembre y obligó a que los legisladores se resguardaran, en un episodio que dejó cinco personas muertas, incluido un agente de policía.

Según la Constitución, el juicio político en la Cámara desencadena un juicio en el Senado. Se necesita una mayoría de dos tercios para condenar y destituir a Trump, lo que significa que al menos 17 republicanos en la cámara de 100 miembros tendrían que unirse a los demócratas.

Incluso aunque Trump ya esté fuera de la Casa Blanca, una condena en el Senado podría dar paso a una votación para impedir que vuelva a presentarse.

McConnell ha dicho que no podrá comenzar ningún juicio hasta que el Senado esté de vuelta en sesión ordinaria el martes, un día antes de la toma de posesión de Biden.

El líder demócrata en el Senado, Chuck Schumer, que se convertirá en líder de la mayoría a fines de mes, dijo que "habrá un juicio político en el Senado de Estados Unidos; habrá una votación para condenar al presidente por altos crímenes y delitos menores; y si el presidente es condenado, habrá una votación para impedir que se presente de nuevo".

Consultada sobre si sería buena idea tener un juicio en el primer día de Biden en el cargo, la legisladora Madeleine Dean, una de las que llevará la acusación en el juicio, dijo: "No quiero preverlo, pero ciertamente no. Tenemos un presidente y una vicepresidenta que deben jurar, debemos restaurar una transferencia pacífica de poder, contra la que Donald Trump incitó a la violencia de forma deliberada".

Con miles de tropas de la Guardia Nacional desplegadas, se desarrolló un caldeado debate en la misma sala donde los legisladores tuvieron que esconderse bajo los escaños y ponerse mascarillas antigás el 6 de enero mientras los alborotadores se enfrentaban a la policía en el edificio.

"El presidente de Estados Unidos incitó esta insurrección, esta rebelión armada contra nuestro país", dijo la presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, en el pleno de la Cámara antes de la votación. "Debe irse. Es un peligro claro y presente para la nación que todos amamos".

En una ceremonia posterior, firmó el artículo de juicio político asegurando que "tristemente, con el corazón roto por lo que esto significa para nuestro país".

(Reporte adicional de Richard Cowan, Doina Chiacu y Lisa Lambert; escrito por John Whitesides; editado en español por Carlos Serrano)