Resuenan calles de Oaxaca ante exigencia de familias de desaparecidos

·3  min de lectura

OAXACA, Oax., agosto 30 (EL UNIVERSAL).- El 19 de mayo de 2020, Ángela Sánchez Cruz fue esposada y capturada por hombres armados mientras se encontraba en su negocio de tacos en la avenida Hornos, en Santa Lucía del Camino, municipio conurbado de la ciudad de Oaxaca.

El crimen se cometió en inmediaciones del Fraccionamiento El Rosario y, desde entonces, nada se sabe de ella. Familiares y amigos recuerdan a Angelita como una mujer buena, una madre abnegada y trabajadora. Y desde su desaparición, no han dejado de buscarla.

Desde muy temprano su familia y conocidos alistaron lonas impresas con la ficha de búsqueda de Angelita para sumarse a la caminata por el Día Internacional de las Víctimas de Desaparición Forzada, que partió de la Fuente de las Ocho Regiones, a la Alameda de León, en la Ciudad de Oaxaca.

Junto a ellos, mientras el contingente avanza abriéndose paso en el tráfico de la ciudad, decenas de personas gritaron una consigna que duele cada que se repite: "¡Vivos los queremos!".

La Comisión Estatal de Búsqueda de Desaparecidos estima oficialmente 385 casos de personas ausentes en Oaxaca, pese a que en entrevista con EL UNIVERSAL Edilberta Cruz Regino, la titular, señala que ya se superan los 400 registros. Mientras tanto, la Unidad de Búsqueda de Personas Desaparecidas y no Localizadas (DNOL) señala que la cifra supera los 500 casos.

Asimismo, el Centro por los Derechos Humanos y asesoría a los Pueblos Indígenas señala que son 560 personas las que han desaparecido de 2017 a la fecha.

El caso de Angelita engrosa la lista y además es uno de los cientos de casos cuya carpeta de investigación no reporta avances desde su desaparición.

Una de sus amigas, Pamela Gabriel, quien sujeta con fuerza la foto de Angelita, rompe en llanto mientras comenta que son las familias quienes tienen que pagar los gastos de búsqueda de sus desaparecidos, mismos gastos que llevan a familias enteras a la ruina.

Pocos pasos atrás de las amigas de Angelita, que pertenecen a la congregación a donde ella solía asistir, marcha Abigail López, quien viajó por tres horas para marchar por la exigencia de la aparición con vida de su papá y su compañero, Federico Cruz Morales y Álvaro Bernardo Reyes Cruz, de San Pedro Cajonos, desaparecidos el 27 de diciembre de 2017.

"Ellos eran defensores del territorio, las autoridades de San Pedro Cajonos se los llevaron y hasta la fecha no sabemos dónde están", señala.

Desde su desaparición, se formó el Comité de Familiares Desaparecidos, San Miguel Cajonos, Sierra Norte, arropada por la organización nacional Plan de Ayala.

Lamentan inacción de autoridades

Los últimos cinco años, reitera Abigail, han sido de inacción e ineficiencia por parte del gobierno estatal y la Fiscalía General del Estado de Oaxaca. "Ninguno de los casos de los que estamos aquí ha sido atendido", dijo al señalar a Arturo Peimbert Calvo, fiscal general de Oaxaca, quien hasta el momento no se ha reunido con familias de desaparecidos, desde que asumió el cargo.

La familia originaria de la Sierra Norte hizo un llamado al gobernador electo, Salomón Jara, originario de San Melchor Betaza, comunidad cercana a Cajonos, quien en sus recorridos por los municipios de la región se comprometió a atender las necesidades de la población.

A pesar de los cientos de casos de personas desaparecidas, lamentó Abigail, así como otros familiares de desaparecidos, no hay fiscalías especializadas en el tema, sino unidades, a través de las cuales no se destinan los recursos suficientes para las búsquedas.

La caminata de las familias de desaparecidos culminó en la Alameda de León, donde familias exigieron a las autoridades, atención a los casos y seguridad para la ciudadanía.