Las restricciones para importar afectan a una de las mayores empresas del Grupo Techint

Durante lo que va del año, una de las principales empresas del Grupo Techint se vio perjudicada principalmente por el efecto de las actuales restricciones cambiarias, que limitan importaciones de productos necesarios para la operatoria de la sociedad y su cadena de valor.

Se trata de Ternium, el mayor fabricante de acero de la Argentina, con 20 centros productivos en el país, Brasil, Colombia, Estados Unidos, Guatemala y México, y proveedora de las principales industrias y mercados de la región.

Si bien sus resultados presentaron números positivos, se debió a un leve incremento de sus despachos al exterior teniendo en cuenta que en el mercado interno no logró el mismo escenario. Esto se debe a las medidas impuestas por el ministro de Economía y actual candidato a presidente Sergio Massa para frenar la salida de dólares al exterior.

En el caso de las entregas totales fueron de 579.000 toneladas en el tercer trimestre, con un incremento del 3% con respecto al segundo trimestre del año producto precisamente del aumento de las exportaciones.

Con respecto al mismo período del año anterior, disminuyeron en un 1%, reflejo de una moderada reducción de los despachos al mercado local que fue mayormente compensada por el incremento de las exportaciones.

Así surge de un informe enviado por la compañía a la Comisión Nacional de Valores (CNV), en el cual además se sostiene que sus ventas al mercado doméstico representaron el 93% del total de las ventas en el tercer trimestre, comparado con 97% de igual período del año pasado.

sus ventas al mercado doméstico representaron el 93% del total de las ventas en el tercer trimestre, comparado con 97% de igual período del año pasado.
sus ventas al mercado doméstico representaron el 93% del total de las ventas en el tercer trimestre, comparado con 97% de igual período del año pasado.

Sus ventas al mercado doméstico representaron el 93% del total en el tercer trimestre contra 97% de igual período del 2022

Proyección negativa

En ese contexto, los ejecutivos de la compañía perteneciente al holding que comanda Paolo Rocca también proyectan una caída secuencial en el volumen de despachos de acero para la última parte del año, teniendo en cuenta que se mantendrían las restricciones que afectan a su operatoria habitual para la cual importa materias primas para la producción de acero y, en menor medida, procesa en sus instalaciones productos semielaborados importados con el fin de completar su oferta.

"Esta esperada disminución secuencial de despachos responde principalmente al efecto de las actuales restricciones cambiarias, que limitan importaciones de productos necesarios para la sociedad y su cadena de valor, así como a factores estacionales", anticipa el documento de Ternium.

De todos modos, espera equilibrar sus negocios a partir de sectores como los de la energía, la minería y el agro "que presentan potencial para el desarrollo, aunque el complejo estado actual de la macroeconomía y la significativa incertidumbre con respecto al futuro dificultan proyectar la demanda de acero en el mercado local".

Además, en el plano de las inversiones, continúa avanzando con la construcción de un nuevo centro de distribución en Rosario y con diversos proyectos enfocados en áreas de mantenimiento, tecnología aplicada a las operaciones, servicio al cliente y proyectos ambientales, que espera inaugurar en su mayoría durante el 2024.

De igual modo, siguen con la construcción del nuevo parque eólico en Olavarría, proyecto con el que espera incrementar la participación de energía renovable en su matriz energética.

En cuanto los resultados del período, en su balance presenta una ganancia de $135.083 millones contra los $93.853 millones que ganó durante los primeros nueve meses del año pasado.

Además, las ventas netas alcanzaron de $644.651 millones, comparadas con $346.917 millones en los primeros nueve meses del 2022.

La compañía espera equilibrar sus negocios a partir de sectores como los de la energía, la minería y el agro
La compañía espera equilibrar sus negocios a partir de sectores como los de la energía, la minería y el agro

La compañía liderada por Paolo Rocca espera equilibrar sus negocios a partir de sectores como energía, la minería y agro

Sin embargo, sus despachos de acero de la compañía alcanzaron 1,7 millones de toneladas, con una reducción del 4% con respecto al volumen alcanzado en los primeros nueve meses del 2022, como consecuencia principal del contexto de cepos a las importaciones de insumos para la producción.

Las entregas al mercado doméstico fueron de 1,6 millones de toneladas, con una disminución de 49.400 toneladas con respecto a las cantidades despachadas en los primeros nueve meses del año anterior.

Las exportaciones fueron de 77.700 toneladas lo que marca una caída de 26.800 toneladas. De ese total, fueron dirigidas en un 67% a Centro y Sudamérica, en un 31% a Norteamérica y en un 2% a Europa y otros destinos.

Planes en desarrollo

A pesar de estas cifras, Ternium mantiene activos una serie de iniciativas entre las que se destaca la inauguración de las nuevas piletas de ecualización y sedimentación en la unidad de San Nicolás, así como los avances en la modificación integral del sistema de aspiración de humos de la acería; en la construcción de un nuevo centro de distribución en Rosario; el nuevo parque eólico en Olavarría y en la modernización de los sistemas de información de la compañía.

A esto le suma que en julio pasado aumentó ligeramente su participación en la empesa brasileña Usinas Siderúrgicas de Minas Gerais S.A. (Usiminas), con una inversión adicional de $6.981 millones.

En el período, el costo de ventas totalizó $434.415 millones que representa un aumento de $198.606 millones comparado con los $235.809 millones registrados en los primeros nueve meses del año 2022, producto de un aumento en el costo por tonelada, parcialmente compensado por la disminución del volumen de despachos.

en su balance presenta una ganancia de $135.083 millones contra los $ 93.853 millones que ganó durante los primeros nueve meses del año pasado.
en su balance presenta una ganancia de $135.083 millones contra los $ 93.853 millones que ganó durante los primeros nueve meses del año pasado.

En su último balance presenta una ganancia de $135.083 millones contra $93.853 millones que ganó durante los primeros nueve meses del año pasado.

En la variación del costo por tonelada se destaca el incremento del costo de las materias primas e insumos, el aumento de los costos laborales, de mantenimiento y servicios, y el incremento de las depreciaciones y amortizaciones.

En tanto, el resultado financiero neto fue una ganancia de $20.884 millones, comparado con una ganancia de $6.267 millones en los primeros nueve meses del 2022.

El resultado de inversiones en compañías asociadas fue una ganancia de $33.737 millones en los primeros nueve meses del año 2023, con una ganancia de la inversión en Ternium México de $39.527 millones y una pérdida de la inversión en Usiminas de $5.790 millones.

Liquidez y flujo de fondos

El efectivo neto generado por las actividades operativas en los primeros nueve meses del año fue de $149.981 millones, mientras que el capital de trabajo disminuyó en $4.353 millones como resultado de un aumento neto agregado de cuentas por pagar y otros pasivos de $28.185 millones y una disminución de $4.019 millones en inventarios, parcialmente compensados por un aumento neto agregado de cuentas a cobrar y otros créditos de $27.851 millones. De acuerdo al documento, el flujo de efectivo vinculado a la inversión en propiedad, planta y equipo, y activos intangibles fue de $20.593 millones.

Además, durante el período, Ternium Argentina destinó $6.981 millones a la adquisición de un paquete adicional de acciones de Usiminas, mientras que los pagos de arrendamientos financieros fueron de $1.256 millones y la cancelación neta de préstamos financieros de $157 millones.

A esto le suma que, en los primeros nueve meses del año, Ternium Argentina destinó $120.349 millones a inversiones en instrumentos financieros.

El efectivo neto generado por las actividades operativas fue de $78.759 millones; el capital de trabajo disminuyó en $7.053 millones.