Restricciones por el coronavirus en la Ciudad: las nuevas medidas que estudia el gobierno de Horacio Rodríguez Larreta

·3  min de lectura
Un objetivo del gobierno porteño es controlar que se cumplan los protocolos en los locales gastronómicos
Santiago Filipuzzi

El jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, estudia una serie medidas para reducir la circulación y las aglomeraciones en la Ciudad de Buenos Aires, para reducir los contagios diarios de coronavirus.

Ayer, el alcalde porteño participó de la reunión que mantuvo el presidente Alberto Fernández con el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, y otros diez mandatarios provinciales para analizar la situación sanitaria, ante la preocupación por el crecimiento sostenido de la ocupación de las camas de terapia intensiva en los hospitales.

Cumbre. Alberto Fernández exigió un mayor compromiso para reforzar controles a Larreta, Kicillof y otros gobernadores

Durante el encuentro, Larreta admitió que en la Ciudad lidia con una “meseta muy alta” de casos de Covid-19, con un promedio de 2700 nuevos contagios diarios. “No es sostenible en el tiempo”, remarcó el jefe de gobierno ante el Presidente y otros gobernadores. Y se mostró dispuesto a reforzar los controles y tomar medidas para reducir la circulación. “Estamos atentos y preocupados. Estamos de acuerdo con todo lo que podamos hacer para restringir la movilidad”, sostuvo. En Uspallata reconocen que se necesita menos gente en la calle y menos contactos cercanos entre personas no convivientes para achatar la curva de contagios.

Las medidas, una por una: reuniones sociales, comercios y un posible esquema “mixto” en educación

Las siguientes son las medidas que tiene en estudio la Ciudad para la etapa que viene en la lucha contra la pandemia:

  • Gastronomía: en las últimas reuniones del gabinete porteño en la que se analizó el grado de circulación en la Ciudad se puso el foco en el incumplimiento de la prohibición a atender clientes en los salones interiores de bares y restaurantes, pero sobre todo preocupan las aglomeraciones que se forman en las veredas de zonas de alta convocatoria de clientes, como Palermo Soho. El cierre obligatorio a las 20 mueve a una concentración fuerte en los mediodías y las tardes, en especial los fines de semana. “Vamos a reforzar los controles y hacer cumplir los protocolos sanitarios”, dicen en el gobierno porteño.

  • Comercios: se analiza reforzar los protocolos para volver a limitaciones fuertes de la cantidad de gente permitida en el interior de los locales. Una opción es volver a la etapa del año pasado en la que solo se permitía la atención de la puerta para afuera.

  • Deportes al aire libre: ya se estableció un máximo de 10 personas en estas actividades. Preocupa especialmente el riesgo de contagio en los grupos que participan en clases de gimnasia en los parques de la Ciudad.

  • Reuniones en parques: los fines de semana se registran escenas de concentración de personas en parques y plazas. Buscan alguna forma de controlar los cumpleaños infantiles y reuniones sociales que se celebran en esos espacios. También está en discusión qué hacer con los patios de juegos de las plazas de la Ciudad, que en algunos horarios se ven repletos de niños y padres.

  • Construcción: está en debate la posibilidad de volver a restringir la actividad, en el entendimiento que los operarios son usuarios habituales del transporte público. Santilli explicó que de marzo a ahora bajó sensiblemente la ocupación de trenes, subtes y colectivos. Pero sigue siendo un foco de alerta.

  • Educación: “La presencialidad tiene que ser lo último que se toque”, insiste Larreta, como un mantra. Sin embargo, se están analizando esquemas mixtos de presencialidad y educación virtual, ante la eventualidad de que no baje la cantidad de contagios. En la Ciudad estarían dispuestos a restablecer la virtualidad para los estudiantes de secundarios. “Se va a negociar durante las próximas horas”, dicen fuentes porteñas.

  • Reuniones en domicilios particulares: el gobierno porteño señaló que intentará, con “ayuda” de porteros y consorcistas, poner freno a las reuniones sociales en espacios cerrados, otra de las disposiciones vigentes. Este lunes, la Secretaría de Atención Ciudadana y Gestión Comunal envió una carta a administradores de consorcios con recomendaciones sobre cómo deberían utilizarse los espacios comunes de los edificios. Les pidió que siguieran “colaborando para hacer cumplir las medidas de prevención, en especial la prohibición de realizar reuniones sociales en domicilios particulares”.