Restos reconstruidos del avión TWA serán destruidos 25 años después de la explosión en el aire

·4  min de lectura

Los restos reconstruidos del Vuelo 800 de TWA, que se han reconstruido minuciosamente en el marco de la investigación de lo ocurrido con el Boeing 747, van a ser destruidos tras el 25º aniversario de la tragedia.

El avión se estrelló a las 20:30 horas del 17 de julio de 1996, apenas 12 minutos después de despegar del aeropuerto John F Kennedy de Nueva York con destino a París.

Las 230 personas que iban a bordo murieron en la explosión en pleno vuelo sobre el Océano Atlántico, frente a la costa de Long Island.

Sigue siendo uno de los accidentes de aviación más mortíferos de la historia de Estados Unidos. A la tragedia se sumó la sospecha de que la explosión a bordo era el resultado de un ataque terrorista.

Tras el accidente, una investigación de cuatro años realizada por la Junta Nacional de Seguridad del Transporte (NTSB) concluyó que fue causado por una chispa de un fallo eléctrico que encendió una mezcla inflamable de combustible y aire en el depósito central de combustible.

Como parte de la investigación, se recuperaron más de mil 600 piezas del avión en las aguas de Nueva York y se volvieron a ensamblar para determinar lo ocurrido.

La NTSB ha anunciado ahora que el inquietante armazón reconstruido del avión, de 93 pies y 60 mil libras de peso, incluidas las características ventanas de la cubierta superior del Boeing 747, van a ser destruidas.

El avión reconstruido se trasladó de Nueva York a Ashburn (Virginia) en 2003 y se ha utilizado para formar a los primeros intervinientes y a los investigadores de seguridad del transporte.

Leer más: United Airlines comprará aviones supersónicos capaces de volar de NY a Londres en menos de cuatro horas

Se ha mantenido fuera de la vista del público como parte de un acuerdo con las familias de las víctimas. Sin embargo, los seres queridos pueden visitarlo, y algunos han dejado pequeñas muestras de recuerdo en los asientos asignados a sus familiares fallecidos.

El contrato de arrendamiento del hangar donde se almacena el avión se está acabando y la NTSB ha decidido que ya no es práctico mantenerlo.

“Después de 25 años, los familiares se dan cuenta de que es un tiempo razonable para dejarlo ir”, dijo James Hall, que fue presidente de la NTSB durante el accidente y la investigación del TWA 800. “No obstante, es agridulce”.

Frank Hilldrup, un funcionario de la NTSB que formaba parte del equipo original de investigadores del vuelo 800, dijo a la CNN: “Ha sido muy útil, pero creo que hemos llegado a un punto en el que es hora de pasar página, pero de una manera diferente”.

Sólo un pequeño número de aviones han sido reconstruidos después de los accidentes como parte de la investigación. Uno de ellos fue el vuelo 103 de Pan Am que se estrelló en la ciudad de Lockerbie, en Escocia, en 1988. Una bomba terrorista derribó el avión en ruta desde Londres Heathrow a Nueva York.

La escala de la operación para recuperar el vuelo 800 de TWA fue inmensa. La Marina estadounidense, el FBI, 200 buzos, 14 barcos, vehículos operados por control remoto y barcos de pesca contratados se desplegaron para recuperar el 95% del avión durante diez meses.

Después de casi un año, también se recuperaron los restos de todos los fallecidos.

Las sospechas de que se trataba de un atentado terrorista aumentaron debido a los cientos de testimonios de testigos que vieron un objeto similar a una bengala cerca del avión antes de que estallara en llamas. Algunos espectadores utilizaron el término “cohete” o “misil” y abundaron las conspiraciones.

Apenas cinco años antes del 11-S, la administración Clinton se planteó si actores patrocinados por el Estado habían llevado a cabo un ataque contra el territorio continental de Estados Unidos.

Cuando se consideró que la causa real era un accidente, las recomendaciones de seguridad cambiaron las normas relativas al diseño y la construcción de los aviones.

Las 230 personas a bordo del vuelo 800 de TWA procedían de 14 países y entre ellas había 152 estadounidenses y 40 ciudadanos franceses.

En el vuelo había 18 tripulantes y 20 empleados de TWA fuera de servicio que debían llevar el avión de París a Roma.

Entre los pasajeros más destacados se encontraban el jugador de hockey francés Michel Breistroff, el guitarrista Marcel Dadi, el compositor David Hogan y el diseñador de interiores y director Jed Johnson, pareja de Andy Warhol durante 12 años.

Además, había 16 estudiantes y cinco acompañantes adultos del club de francés de la Montoursville Area High School de Pensilvania.

El sábado se celebrará un servicio conmemorativo privado en Long Island para las familias de las víctimas.

Relacionados

Desaparece avión ruso sobre Siberia

Avión presidencial viaja a Tokio con material deportivo y médico para atletas mexicanos

Fotos muestran los restos submarinos del avión Boeing que se estrelló frente a la costa de Hawái

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.