Restaurantes de París reabren en ambiente de cautela

Por Antony Paone
El chef Alain Fontaine, con una máscara facial protectora, habla con los clientes durante la reapertura del restaurante Mesturet en París

Por Antony Paone

PARÍS, 15 jun (Reuters) - Los restaurantes de París volvieron a abrir sus espacios interiores el lunes, al relajar el Gobierno una de las últimas restricciones importantes por el coronavirus, aunque no había prácticamente ningún turista y muchos franceses todavía trabajan desde casa, en un ambiente generalizado de cautela.

El presidente Emmanuel Macron dijo el domingo que los restaurantes y cafés de París podían abrir completamente a partir del lunes, el mismo día en que Francia levantó las restricciones fronterizas para viajeros de la Unión Europea, lo que supone un alivio muy necesario para el sector de hostelería.

Los restaurantes de fuera de la región de París recibieron luz verde para volver a abrir desde el 2 de junio, pero en la ciudad, donde el virus atacó con especial dureza, los establecimientos solo podían servir a los clientes en terrazas.

En Le Mesturet, un restaurante entre la ópera Garnier y el museo del Louvre, el propietario Alain Fontaine expresó su alegría por la reapertura, pero advirtió de que sin turistas y con gran parte de la población trabajando desde casa, los restaurantes no podían funcionar a plena capacidad para evitar el riesgo de quiebras.

"Estoy seguro de que para el final del verano todo el mundo habrá reabierto, pero puede que pasen entre seis meses y un año antes de que el negocio se recupere completamente".

Los clientes estaban contentos de visitar lugares conocidos otra vez.

"Con la posibilidad de cenar en interior, me apetece volver a comer fuera. Una terraza no es lo mismo", dice el empresario Nicolas.

Jean-Paul Thomas, un desarrollador de software, también está feliz de volver a conectarse con las buenas tradiciones galas.

"La comida del mediodía es un momento de relajación. Comer en la mesa de trabajo en 10 minutos no sienta tan bien como tomar un descanso de una hora para el almuerzo", dijo.


(Información de Antony Paone; escrito por Geert De Clercq y Ed Osmond; traducido por Tomás Cobos)