Restaurantes se convierten en antros clandestinos en Guasave

·2  min de lectura

CULIACÁN, Sin., noviembre 5 (EL UNIVERSAL).- En el municipio de Guasave, que se ubicó en el segundo sitio a nivel estatal con el mayor número de contagios, con una tasa de 437 defunciones por Covid-19 a lo largo de la pandemia, se detectó que los fines de semanas los restaurantes se han convertido en los antros de los jóvenes.

La presidenta municipal, Maria Aurelia Leal López, dijo que no se desea que los contagios se sigan extendiendo y que el consumo del alcohol en negocios y de forma clandestina se incremente entre la sociedad.

En una reunión con la delegada de Inspección y Normatividad del Estado, Socorro Castro Gálvez, la alcaldesa evaluó la situación que priva con los giros que cuentan con permisos o licencias para la venta de bebidas alcohólicas, en virtud que los fines de semana los restaurantes se convierten en antros, como atractivo para los jóvenes.

Dio a conocer que en su municipio, con 78 casos activos de Covid-19, y que se colocó en el segundo lugar en cuanto a número de pacientes contagiados en el estado, no va autorizar ampliación de horarios a bares, cantinas, discotecas, centros nocturnos y restaurantes.

También admitió que no se va a tramitar ninguna carta favorable del ayuntamiento para la apertura de nuevos negocios con venta de bebidas alcohólicas, puesto que se va a cuidar que el consumo de estas bebidas no se incremente entre la población ante los problemas graves de salud que se tienen.

María Aurelia externó que se mantendrán los filtros sanitarios en los accesos a las playas y la vigilancia de la Policía para evitar que las personas ingresen con vehículos de dos o cuatro ruedas, como medida de protección de los visitantes.

Castro Gálvez manifestó que en forma coordinada con el municipio los fines de semana se hacen supervisiones en los bares, cantinas, discotecas, centros nocturnos y restaurantes para certificar que se cumpla con los protocolos de salud.

En la inspección, se verifica que se cumpla con los cupos máximos de un 40 por ciento de clientes, en relación a la capacidad de cada negocio y con los horarios de servicios establecidos.

La funcionara estatal externó que en los casos donde se detecte anomalías o violaciones de la normatividad de salud, los negocios serán clausurados y se les impondrá multas como parte de las acciones de control sobre su operación.