Restauranteros protestan con "cacerolazo"; piden reabrir en Edomex

·2  min de lectura

TOLUCA, Méx., enero 11 (EL UNIVERSAL).- Con "cacerolazos" propietarios de restaurantes, cocinas económicas, fondas y negocios dedicados a la venta de comida, así como meseros, lavaplatos, cocineras y empleados que dependen de esas actividades, realizaron una protesta frente al palacio del gobierno del Estado de México para que las autoridades mexiquenses les permitan reabrir sus establecimientos.

Además de hacer sonar cacerolas, sartenes y utensilios que emplean en sus comercios, los miembros de la industria restaurantera del Estado de México exhibieron pancartas para hacer un llamado de auxilio. "¡Nos están extinguiendo!", "¡Ya no podemos más"! "Menú del día: abrir o morir" y "Los restaurantes son fuente de trabajo, no de contagio", fueron algunas de las consignas que mostraron.

Vestidos con ropa color negro, protegidos con cubreboca y caretas aproximadamente 500 inconformes se reunieron en las inmediaciones de la sede del gobierno estatal para después trasladarse a la avenida Sebastián Lerdo de Tejada donde efectuaron una manifestación.

Ahí leyeron un comunicado en el que dieron a conocer la crisis económica que enfrentan miles de familias que dependen de esa actividad desde que inició la pandemia de Covid-19.

En 10 meses han cerrado 10 mil restaurantes, lo que ha generado la pérdida de 50 mil empleos directos. Desde que la entidad regresó al semáforo rojo epidemiológico, el 19 de diciembre a la fecha, en otro 10 % de negocios hubo recorte de personal.

"Y queremos decirle (gobernador Alfredo del Mazo Maza) que detrás de esos números hay familias, padres de familia que hoy sobreviven desesperados porque no saben cómo llevar el sustento a sus familiares.

Seis de cada 10 restaurantes son familiares y el 56% del personal es de mujeres y 44% hombres que son el sostén de su casa", dijo una de la que participaron en la protesta. Los trabajadores de la industria restaurantera se quejaron de que mientras a ellos no les permiten abrir sus negocios, que sí cumplen con todas las medidas sanitarias que exigen las autoridades sanitarias, el comercio informal de venta de comida continúa en funcionamiento y ha aumentado su presencia en las calles de la entidad.

"Si se trata de volvernos ambulantes, de vender en la calle para poder trabajar, no dude ni un instante que lo haremos", advirtieron al mandatario mexiquense.

"Por lo pronto, anunciamos que a partir de mañana martes 12 de enero, los restaurantes del Estado de México, haremos "cacerolazos" afuera de nuestros establecimientos en punto de la 1 de la tarde, para demostrar nuestra inconformidad. Esto seguirá pasando hasta que el gobierno muestre sensibilidad y nos permitan abrir.

Por todo lo anterior le pedimos que nos deje trabajar y permita la apertura de los restaurantes. Si algo queda claro es que o abrimos o morimos", plantearon los miembros de ese sector productivo.