Restauran 37 bancas en Reforma

Salvador Corona

CIUDAD DE MÉXICO, noviembre 18 (EL UNIVERSAL).- Con una inversión de 8.5 millones de pesos, el Gobierno capitalino restauró 37 bancas de cantera —las cuales se construyeron en 1878— ubicadas sobre Paseo de la Reforma, de la calle Lieja a avenida Insurgentes.

"Para su restauración se usaron diferentes tipos de materiales de acuerdo con lo que nos fue manejando el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), se utilizó la misma cantera con la que se elaboraron: de Huixquilucan en asientos, y en los respaldos y copones de Los Remedios", dijo el secretario de Obras y Servicios (Sobse), Jesús Esteva Medina.

En conferencia, mencionó que hubo 46 restauradores (25 mujeres y 21 hombres) y el tiempo de intervención fue de 129 días, de junio a octubre de este año. Tenían daños como grafitis, microfibra sobre la cantera, fisuras, grietas y faltantes de piezas o elementos que componen cada banca por mal uso.

Detalló que hubo reparación de 197 elementos, por lo que el material repuesto fue equivalente a aproximadamente 20 toneladas. "Todavía se ven algunas piezas con faltantes, pero el INAH nos dio el criterio de qué piezas y cuáles no podíamos tocar de acuerdo a la vida que ven en la propia pieza, ya que determinan el registro histórico de estas bancas, son bancas antiguas y había piezas que nos pedían no sustituir; sin embargo, son criterios que siguen para la conservación", explicó el secretario.

Esteva Medina recordó que desde 2019 han trabajado en la rehabilitación de 72 esculturas y sus pedestales, así como de 62 copones y basamentos, incluido el Ángel de la Independencia.

Agregó que en 2023 serán restauradas las bancas de escultores que se encuentran en Paseo de la Reforma y el Centro Histórico.

Cada una de las bancas de cantera que fueron construidas en 1878 tuvo limpieza con cepillos de cerdas naturales y brochas de pelo suave, con una mezcla de jabón neutro y ácido acético por medio de cepillado, y enjuague con agua a presión controlada.

Para la eliminación de grafitis se aplicó un producto químico, conforme a las indicaciones de uso en zonas específicas para la eliminación total de residuos de pintura. Además, para la reintegración de color se aplicaron, por medio de pinceles, pátinas a base de agua de cal, así como pigmentos minerales, que fueron mezclados hasta igualar los tonos originales.