Responde PRD a acusaciones de impunidad y chantaje

·2  min de lectura

OAXACA DE JUÁREZ, Oax., marzo 17 (EL UNIVERSAL).- La Dirección Ejecutiva del Partido de la Revolución Democrática (PRD) en Oaxaca respondió a los señalamientos contra miembros del partido que realizó José Julio Antonio Aquino en su carta de renuncia como presidente estatal de este instituto político.

Mediante un pronunciamiento, la dirección del partido aseguró que Antonio Aquino no tiene calidad moral ni política para dirigirse "de la manera en que lo hace, a la institución que durante muchos años le dio de comer a él y a su familia".

En su renuncia, el exdirigente estatal del PRD dijo que la situación que se vive en el partido en Oaxaca obedece a la "gran impunidad" que encuentran los dirigentes oaxaqueños en la esfera nacional; así, señaló, "se tolera y se auspicia cualquier ilegalidad e inmoralidad partidaria, dejando de lado el orden y fortalecimiento del partido".

También aseguró que se enfrentó a "desafortunadas prácticas de quienes prefieren el amague y chantaje, antes que el proyecto, dirigentes que optan por la protección más que por el enérgico compromiso con el partido".

En respuesta, la Dirección Ejecutiva del PRD en el estado recordó que el partido le dio dos veces la oportunidad de ser presidente del mismo, de ser presidente municipal de Santa Cruz Xoxocotlán y que "disfrutó" de una cartera en el Secretariado Nacional del partido e hizo diputada local a su hija, Elim Antonio Aquino, la cual "despreció públicamente al partido" y se declaró diputada independiente.

De la misma forma, recordó que el pasado 10 de enero de 2021 el Consejo Estatal del PRD lo destituyó como presidente del partido por malos manejos financieros, violencia de género y despotismo.

Según la Dirección Ejecutiva, dispuso discrecionalmente de las prerrogativas del partido y sin consultar a los integrantes de esta dirección.

"Es menester dar a conocer que en breve saldría su expulsión definitiva y es por eso que pretende sorprender y quedar como la víctima cuando él es el victimario al difundir su renuncia mediática", señaló.

Para este órgano de gobierno del PRD, Antonio Aquino expresa veladamente odio y resentimiento hacia la militancia partidaria al mencionar que se prefiere el amague y el chantaje, la ilegalidad y la inmoralidad partidaria.

"Estos conceptos que sólo se manejan en cuestiones monásticas y de corte intelectual de gente reaccionaria de ultraderecha, sólo ocultan un fondo tergiversado y con sesgo de una formación política conservadora", concluyó la Dirección Ejecutiva.