Sin respiro: Vizcarra enfrenta un nuevo juicio de destitución en Perú

LA NACION
·3  min de lectura

LIMA.-El presidente de,Martín Vizcarra, afronta hoy un segundo juicio político que puede sacarlo del poder, a poco más de ocho meses de completar su mandato.

En una suerte de "remake" de un juicio del que salió airoso el 18 de septiembre, Vizcarra corre nuevamente el riesgo de tener un destino similar al de su predecesor, Pedro Pablo Kuczysnki, quien no pudo completar su mandato al verse forzado a dimitir por presiones del parlamento.

Detrás de la vacuna de Pfizer, un discreto matrimonio y "dream team" de la ciencia

Vizcarra negó hoy en el Congreso haber recibido sobornos en 2014 cuando era gobernador, al defenderse en su segundo juicio político por "incapacidad moral". "Rechazo enfática y categóricamente estas imputaciones, no he cobrado soborno alguno", dijo Vizcarra.

Los parlamentarios acusan al mandatario de recibir más de 630.000 dólares en sobornos por otorgar la construcción de un proyecto de irrigación y de un hospital en la región de Moquegua que fueron licitados cuando Vizcarra era gobernador regional entre 2011 y 2014.

La Fiscalía había anunciado que abriría un expediente a Vizcarra una vez que culmine su mandato, el 28 de julio de 2021, ya que ahora tiene inmunidad, pero sus adversarios en el Congreso no quisieron esperar y pusieron en marcha este nuevo proceso de destitución.

El jefe del Congreso, el opositor Manuel Merino, quien asumiría el poder si el presidente es cesado, abrió este juicio relámpago que mantiene en vilo al país andino hacia las 10.30 locales (12.30, de la Argentina) con la presencia de Vizcarra y de su abogado defensor, Ángel Fernando Ugaz.

Sin embargo, Vizcarra hizo personalmente sus descargos, hablando ante el plenario durante 51 minutos, sin que Ugaz tomara la palabra.

Afirmó que los dos contratos cuestionados fueron asignados por una agencia de las Naciones Unidas (ONU) y no por el gobierno regional de Moquegua, y que las denuncias en su contra se basan en reportajes de prensa y no en decisiones de la Fiscalía ni de tribunales.

"Aquí estoy dispuesto a esclarecer cualquiera de los hechos que falsamente se me imputan", afirmó, pero acotó que "este proceso de vacancia carece de sustento".

Vizcarra, a quien le faltan poco más de ocho meses para completar su mandato, fue abucheado por algunos legisladores mientras hacía sus descargos.

"No se han probado (los hechos denunciados) ni hay certeza de que hayan ocurrido", agregó el mandatario, quien hace 52 días sobrevivió a otra moción de destitución, acusado esa vez de haber instado a mentir a dos asistentes.

El gobernante de centro-derechadestacó que una vacancia presidencial "es una medida extrema", que no debe ser aplicada por el Congreso "cada mes y medio", y destacó que 68 legisladores tienen proceso en curso, sin que por ello sean destituidos.

Cambio de mando: Biden restaurará la antigua tradición presidencial de tener una mascota en la Casa Blanca

Los rivales de Vizcarra necesitan 87 votos -de un total de 130 escaños- para sacarlo del poder. El mandatario mantiene un alto nivel de popularidad a pesar de las acusaciones.

Agencias AFP y Reuters