Respetarán la separación de poderes en Surinam respecto a la condena de Dési Bouterse

Agencia EFE

San Juan, 26 jun (EFE).- Los líderes de los partidos de la coalición que formarán Gobierno tras conseguir, en conjunto, 35 de los 51 escaños en la Asamblea Nacional de Surinam en las elecciones celebradas el pasado mayo dejaron claro que respetarán la separación de poderes respecto a un posible indulto a Dési Bouterse.

El líder del Partido de Reforma Progresista (VHP) y candidato a nuevo presidente, Chan Santokhi, señaló en declaraciones divulgadas este viernes por medios locales que si una petición de perdón por la condena del todavía presidente Bouterse se presenta ante el Gobierno de coalición será examinada dentro de la constitución de este país miembro de la Comunidad del Caribe (Caricom).

RECONOCERÁN LA SEPARACIÓN DE PODERES

Santokhi sostuvo que los partidos políticos que forman parte de la coalición, tan pronto como se convertirán en parte del nuevo Gobierno, reconocerán la separación de poderes, por lo que no hay ninguna postura tomada de antemano sobre el caso de Bouterse.

Este, que perdió las elecciones al obtener su formación, el Partido Democrático Nacional (NDP), 16 escaños, podría tener que cumplir una condena de 20 años de cárcel por su relación con un asesinato masivo ocurrido durante la década de 1980.

Bouterse encabezó en 1980 un golpe de Estado que derrocó al Gobierno de Henck Arron, lo que le situó como el "hombre fuerte" del país durante los años en que duró la dictadura.

En 1982, bajo sus órdenes, un grupo de soldados secuestró a 16 opositores y ejecutó a 15, mientras que el superviviente testificó contra el presidente, lo que originó que un tribunal emitiera una sentencia, tras un larguísimo proceso judicial, en su contra en noviembre de 2019.

VEREDICTO DE 20 AÑOS DE PRISIÓN

El veredicto de un jurado compuesto por tres magistrados fue de 20 años de prisión, pero no fue emitida una orden de arresto contra el presidente del país, por lo que se abrió un periodo de incertidumbre legal que duró hasta los comicios de mayo y que hoy todavía se mantiene.

"Podemos hablar ahora, pero no estamos en condiciones de prometer que perdonaremos o no al expresidente", dijo por su parte, de forma ambigua, el presidente del APBO -una de las formaciones de la coalición ganadora-, Ronnie Brunswijk.

Señaló que los procesos legales son un asunto del poder judicial y que el próximo gobierno respeta esa premisa, razón por la que no interferirá con la marcha de la Justicia.

Tanto Brunswijk como Santokhi enfatizaron la separación de poderes y no quisieron tomar una postura previa sobre el asunto.

Ambos líderes reconocieron, sin embargo, contactos con Bouterse, todavía presidente, aunque en nada tuvieron que ver con una supuesta ley de amnistía, según aclararon.

NO ES SU TIPO DE ACUERDO DE LEONSBERG

"No se trata de un tipo de acuerdo de Leonsberg", agregó Brunswijk.

En 1987 se concluyó el Acuerdo de Leonsberg entre el Frente para la Democracia y el Desarrollo y el entonces jefe de Gobierno y comandante del ejército Bouterse para iniciar la restauración de la democracia en Surinam.

Mientras, la coalición de partidos que formarán Gobierno tras conseguir, en conjunto, 35 escaños en la Asamblea Nacional trabaja para la transición, en la que la figura de Bouterse supone un reto.

La coalición está formada por el VHP de Santokhi, el APBO de Ronnie Brunswijk, el Partido Nacional de Surinam (NPS), el Pertjajah Luhur (PL) y la Hermandad y la Unidad en Política (BEP), que lograron 35 de los 51 escaños en la Asamblea Nacional.

El proceso legal establece que los líderes de la coalición ahora elijan al presidente y vicepresidente de la Asamblea Nacional, paso previo a que se lleve a cabo en esa cámara la elección del presidente y vicepresidente del Gobierno, lo que está previsto que, en principio, se produzca durante agosto.

(c) Agencia EFE