Sin respaldo popular, Wickremesinghe toma posesión como presidente encargado de Sri Lanka

·4  min de lectura
© Oficina del presidente de Sri Lanka a través de AP

El cinco veces primer ministro de Sri Lanka, Ranil Wickremesinghe, tomó posesión como presidente interino del país, pese a que los manifestantes, que lo consideran cómplice del renunciante Rajapaksa, también solicitaron su dimisión y este se había comprometido a dejar el cargo esta semana. Ahora empieza la pugna por el poder entre los partidos que deberán votar por el nuevo mandatario en las elecciones del 20 de julio.

Durante cinco días, el hasta ahora primer ministro de Sri Lanka, Ranil Wickremesinghe, será presidente interino de la Nación, una ambición que había guardado por años, pero sin imaginar que sería tan fugaz y sin el respaldo popular. Aunque podría seguir siendo presidente si es elegido por el Parlamento.

Wickremesinghe, de 73 años, tomó posesión este viernes 15 de julio como jefe de Estado encargado luego de ser nombrado por el renunciante y huido Gotabaya Rajapaksa.

El 20 de julio, el Parlamento, en medio de la ausencia de mayorías claras entre los partidos, deberá elegir al sucesor de Rajapaksa por el resto de mandato que le queda hasta 2024. Las intensas negociaciones entre las formaciones ya comenzaron y la pugna por el poder está a la orden del día.

Uno de los candidatos es el mismo Wickremesinghe, a quien los manifestantes relacionan directamente con Rajapaksa como su cómplice y artífice de la debacle y bancarrota de Sri Lanka.

En presencia del Tribunal Supremo, Wickremesinghe juró su nuevo cargo en una ceremonia ocurrida horas después de que el Parlamento oficializara la dimisión de Rajapaksa.

El expresidente había enviado la carta de dimisión en físico desde Singapur, segundo destino al que llegó después de dejar su país presionado por el levantamiento popular desde finales de marzo. Los manifestantes acusan a Rajapaksa y a su poderosa familia política de desviar dinero de las arcas del Gobierno y de acelerar el colapso del país mediante su mala gestión.

Wickremesinghe, quien ha sido cinco veces primer ministro, aseguró, en su primer discurso como presidente, estar de acuerdo con las protestas pacíficas, pero anunció que iba a iniciar medidas para cambiar la Constitución y frenar los poderes presidenciales, además de fortalecer el Parlamento, restaurar la ley y el orden y tomar medidas legales contra los "insurgentes".

"Hay una gran diferencia entre los manifestantes y los insurgentes. Tomaremos medidas legales contra los insurgentes", dijo Wickremesinghe en el discurso televisado.

Comienza la pugna en el Parlamento por el poder de Sri Lanka

Consultado por EFE, el analista político, Aruna Kulatunga dice que los candidatos que suenan para suceder a Rajapaksa son el de “Wickremesinghe, el líder de la oposición, Dullas Alahepperuma, del partido del expresidente Rajapaksa, Sajith Premadasa y Sarath Fonseka también de la oposición”

Wickremesinghe, con dos intentos como candidato a la Presidencia, es uno de los políticos activos de mayor trayectoria en la historia del país desde su independencia del imperio británico en 1948, pero su paso este viernes a la jefatura de Estado ocurre en medio de una tumultuosa crisis institucional y económica y sin el respaldo de la base.

Por su parte, Premadasa fue el principal rival de Rajapaksa en las elecciones de 2019; es hijo de Ranasinghe Premadasa, ex primer ministro y presidente, que fue asesinado en un atentado suicida. Es, quizá, uno de los más opcionados.

Una de las principales labores del nuevo presidente será la de formar un nuevo Gobierno que deberá, como primera medida, retomar las conversaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y otros acreedores sobre un posible rescate financiero de Sri Lanka, que atraviesa la peor crisis económica desde su independencia del imperio británico en 1948.

La vacancia en la Presidencia será anunciada este sábado 16 de julio, cuatro días antes de la elección del nuevo mandatario.

Las causas de la debacle en Sri Lanka

El pasado sábado 9 de julio, el día más crítico de las manifestaciones, Gotabaya Rajapaksa y Wickremesinghe fueron obligados a abandonar sus residencias tras el asalto de miles de manifestantes exigiendo su renuncia y aunque ambos comunicaron que presentarían sus dimisiones, solo Rajapaksa confirmó el lunes que mantenía en pie su decisión.

Desde hace meses, la nación se quedó sin dinero para pagar las importaciones de artículos de primera necesidad, como alimentos, fertilizantes, medicamentos y combustible, provocada en parte por el gran endeudamiento y las políticas de Rajapaksa.

Su rápido declive económico ha sido aún más impactante porque, antes de esta crisis, la economía se había estado expandiendo, con una creciente y cómoda clase media.

Con AP y EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.