Esfuerzos para rescatar a civiles de siderúrgica de Mariúpol

·3  min de lectura

ZAPORIYIA, Ucrania (AP) — Se multiplicaban los esfuerzos internacionales el viernes para rescatar a civiles de la enorme planta siderúrgica de Mariúpol y la ciudad en general, al tiempo que los combatientes atrincherados en el enorme complejo montaban la última resistencia para impedir la toma total del puerto estratégico por Moscú.

La batalla por el último reducto de la resistencia ucraniana en la estratégica ciudad portuaria, reducida a escombros tras el incansable asedio ruso, parecía cada vez más desesperada ante las crecientes especulaciones de que el presidente Vladimir Putin quiere concluir la batalla de Mariúpol para presentar al pueblo ruso un éxito en combate en coincidencia con el Día de la Victoria el lunes.

Según la estimación rusa más reciente, en el laberinto de túneles y búnkeres bajo la vasta planta hay unos 2.000 soldados ucranianos atrincherados que se han negado reiteradamente a rendirse. Se cree que también podría haber varios cientos de civiles atrapados y crecen los temores por su seguridad.

Funcionarios de la ONU anunciaron el jueves que lanzaban un tercer intento de evacuar a los ciudadanos de la planta y la ciudad. Pero el viernes no revelaron nuevos detalles de la operación, como hicieron durante intentos anteriores.

“Realizamos una nueva etapa de una operación compleja para evacuar gente de Mariúpol y Azovstal", dijo el jefe de la oficina presidencial de Ucrania, Andriy Yermak, el viernes en un mensaje por Telegram. ”Puedo decir que logramos sacar a casi 500 civiles".

Dos evacuaciones previas por la ONU y la Cruz Roja sacaron a medio millar de personas de la planta siderúrgica y otras partes de Mariúpol. No estaba claro si Yermak hablaba de otras personas rescatadas. El secretario general de la ONU prometió “hacer todo lo posible para sacar a la gente de esos paisajes infernales”.

Los defensores de la planta dijeron en Telegram que las tropas rusas dispararon a un vehículo de evacuación dentro de la planta.

“Este auto avanzaba hacia civiles para evacuarlos del territorio de la planta. Como resultado de los disparos, 1 soldado murió y 6 resultaron heridos”, dice el mensaje del Regimiento Azov.

Moscú, que ha negado el asalto a la planta, no reconoció de inmediato que se habían renovado los combates.

La gente que escapa de Mariúpol tiene que atravesar zonas disputadas y muchos retenes. A veces les toma días llegar a la relativa seguridad de la ciudad de Zaporiyia, controlada por Ucrania, unos 230 kilómetros hacia el noroeste.

Anticipando el Día de la Victoria —el triunfo de la Unión Soviética sobre la Alemania nazi_, trabajadores municipales y voluntarios limpiaban los restos de la ciudad de Mariúpol, que aparte de la planta está bajo control ruso. Topadoras recogían escombros y la gente barría las calles flanqueadas por edificios destruidos por el cañoneo. Los trabajadores reparaban un modelo de buque de guerra e izaban banderas rusas en los postes de la luz.

La caída final de Mariúpol privaría a Ucrania de un puerto vital, permitiría a Rusia crear un corredor por tierra a la península de Crimea, que le arrebató a Ucrania en 2014, y le permitiría desplazar tropa para combatir en la Donbás, la región industrial en el este que el Kremlin dice es su objetivo principal. La captura tendría también un valor simbólico, ya que la ciudad ha sido escenario de una resistencia insólitamente tenaz.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.