Residentes de complejo en Kissimmee dudan de propuesta de Toho Water Authority que evitaría les corten el agua: “Lo creeré cuando lo vea”

·4  min de lectura

Toho Water Authoriy no le cortará el suministro de agua a los residentes del complejo de apartamentos Caribbean Isle en Kissimmee el 7 de junio como se anunció anteriormente. La empresa está trabajando con la administración del complejo para facturar directamente a los inquilinos por el agua.

Pero los residentes, que se reunieron con el congresista Darren Soto para discutir el tema en el complejo el viernes, dudan la solución propuesta a la actual crisis del agua del complejo hasta que se finalice y se instalen medidores individuales en sus unidades, como sugirió Toho.

“Lo creeré cuando lo vea”, dijo el inquilino John Onachilla.

El jueves, los representantes de Toho anunciaron que el cierre, previamente extendido desde mediados de mayo, se suspendió luego de que los funcionarios se reunieran con representantes de Alliance HTFL Limited Partnership y Atlas Residential Management, compañías de administración de Caribbean Isle, ese mismo día. Los residentes recibieron información sobre el arreglo tentativo de Toho a través de folletos colocados en sus puertas.

Sin embargo, los residentes aún podrían tener su agua desconectada si la compañía de administración no cumple con los requisitos de Toho para la facturación directa, dijo el jueves el portavoz de Toho, Jamie Floer. Los residentes recibirían un aviso de al menos tres semanas antes de una desconexión.

Las empresas no han tomado una decisión, pero Toho espera que completen el acuerdo dentro de las próximas dos semanas. “Una vez ejecutado, este plan brindará una solución permanente que brindará a los residentes la confianza que se merecen”, dijo Floer.

Soto, cuyo distrito incluye el condado de Osceola, aplaudió a los residentes de Caribbean Isle por “organizarse como comunidad para enfrentar” la situación y elogió la solución propuesta por Toho.

“Cuando todos ustedes se unen colectivamente, pueden marcar la diferencia”, dijo. “Y esto se ve con la facturación individual, y vamos a trabajar para tratar de obtener asistencia financiera para todos ustedes también”.

Aunque la compañía de administración de Caribbean Isle debe más de $80,000 a Toho, los residentes no tendrán que pagar este saldo, dijo Floer. Toho responsabiliza del pago al propietario y a la empresa gestora de la propiedad.

Refiriéndose específicamente a los problemas de agua y energía en el Star Motel en Kissimmee, cerrado desde entonces, Soto dijo que ve muchos casos de propietarios de complejos de apartamentos o moteles locales que perjudican a los residentes al no pagar sus deudas.

“Mi experiencia con algunos de estos otros hoteles y moteles, donde tienen problemas financieros, se refugian, se esconden, consiguen un abogado que nunca dice nada públicamente y luego intentan declararse en quiebra para evitar algunas de estas deudas, y tratan de vender. Y los residentes pueden sufrir legalmente “, dijo.

Los representantes de Atlas Residential no respondieron a una lista detallada de preguntas enviadas el jueves por la noche sobre las preocupaciones de los residentes y las discusiones de la compañía con Toho.

La administración de Caribbean Isle revisó los autos que ingresaban a la propiedad antes de la visita de Soto el viernes, lo que los residentes dijeron que era inusual, y la organizadora comunitaria del condado de Osceola de Florida Rising, Elizabeth Martínez, dijo traductores de Florida Rising fueron rechazados de entrar a la propiedad antes del evento.

Si bien los residentes se sienten un poco más confiados en la facturación directa como una solución a sus problemas de agua, están esperando la aprobación de la administración de la propiedad de la propuesta de Toho.

Instalar medidores individuales en un complejo con cientos de residentes no es barato, dijo Onachilla, y duda que la administración de Caribbean Isle lo pague.

Completar las instalaciones individuales podría llevar de cuatro a seis meses, dijo Floer, y la administración de Caribbean Isle las llevaría a cabo. Toho ha propuesto cobrar a los residentes una tarifa plana prorrateada por el agua utilizando los medidores existentes en el complejo hasta que se instalen los individuales.

El residente Joseph Strong estuvo de acuerdo en que los medidores de agua individuales serían una solución justa, pero dijo que la administración de Caribbean Isle debería asumir la responsabilidad por su deuda.

Dijo que él, junto con docenas de otros residentes del complejo, entregó cartas a la gerencia a principios de esta semana advirtiendo que retendrían el alquiler de junio hasta que se resolviera el problema del agua. El aviso anticipado fue recomendado por un abogado de vivienda contactado por Florida Rising, dijo.

Pero para Strong, la cuestión de dónde se han ido los pagos anteriores de los residentes por los servicios de agua y alcantarillado permanece.

“Tengo dos trabajos solo para quedarme en este lugar”, dijo. “... Creo que deberíamos recuperar ese dinero”.

*La historia fue publicada en el Orlando Sentinel por la periodista Katie Rice. La traducción al español fue realizada por Ingrid Cotto, reportera de El Sentinel Orlando. Para contactarla escribe a icotto@orlandosentinel.com.