Reservas: aunque compra menos, el BCRA ya alcanzó los US$6000 millones en el año

·3  min de lectura
El BCRA volvió a subir la tasa de referencia
El BCRA volvió a subir la tasa de referencia

El Banco Central (BCRA) se alzó hoy con otros US$70 millones por sus intervenciones en el mercado de cambios oficial, un saldo que le permitió superar los US$6000 millones en lo que va del año (totaliza unos US$6020 millones), incluso cuando su capacidad de compra viene menguando notablemente respecto del promedio registrado en el arranque de los tres meses precedentes. Es la mayor cifra en nuevo años.

Fue al cabo de otra jornada en la que habilitó un ajuste mínimo del tipo de cambio comercial, que cerró a $95,05 (+5 centavos), pero en la que el volumen operado de contado escaló hasta los US$389,15 millones, mostrando un crecimiento del 62% respecto de la rueda previa y marcando el mayor nivel desde el 31 de marzo, aunque fue “absorbido en gran medida por las obligaciones de las empresas”, como queda a la vista cuando se observa que la compra oficial fue similar a la de anteayer, día en que se habían operado solo US$238,9 millones.

La cifra neta recomprada representa el mayor nivel de divisas adquiridas desde 2012 para el mismo período del año y se explica en el espacio que la entidad logró hacerse, tras aplicar durísimas restricciones a la demanda privada, para estar en condiciones de recomponer una tenencia de reservas neta que había alcanzado niveles críticos en octubre pasado, al quedar incluso en cero la posición líquida.

El dato es importante, dado que las proyecciones de mercado, incluso las que maneja Miguel Pesce, presuponen que en unos meses el BCRA (una vez culminada la denominada “temporada alta” de liquidaciones cerealeras) comenzará a resignar su posición compradora y deberá pasar a abastecer por algunos meses al mercado.

Las proyecciones que maneja Pesce indican el el BCRA cerraría el año acumulando US$ 5000 millones netos
Las proyecciones que maneja Pesce indican el el BCRA cerraría el año acumulando US$ 5000 millones netos


Las proyecciones que maneja Pesce indican el el BCRA cerraría el año acumulando US$ 5000 millones netos

Claro que, para desarrollar es tarea sin levantar temores, deberá seguir fortaleciendo su posición en lo que resta del mes en curso y durante el siguiente, al menos, algo para lo que necesitan que no se generen conflictos con el Club de París o el FMI que alteren la actual percepción del mercado, favorable a un entendimiento precario con ambos organismos pero que evita eventos disruptivos.

De hecho, la previsión que manejan en la entidad rectora es terminar el año en curso con una posición compradora neta del orden de los US$5000 millones, considerando el nivel que recuperaron en los últimos meses las importaciones y una demanda minorista de divisas que puede recobrar algo de fuerza en las semanas previas a las elecciones parlamentarias.

Al respecto no pasa desapercibido en el mercado que los US$290 millones que lleva adquiridos en las primeras siete ruedas del mes, están entre 55% y 67% por debajo de los US$709 millones comprados en las primeras siete jornadas de marzo, de los US$781 millones adquiridos en igual lapso de abril o de los US$886 millones que había recomprado al comenzar mayo.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

De hecho, se considera que los US$2089 millones que logró adquirir en mayo, cerrando el quinto mes consecutivo en posición compradora, marcaron un récord casi imposible de repetir, a menos que los precios internacionales de los granos se vuelvan a disparar hasta niveles que lleven a los productores a liquidar incluso parte de la posición que pensaban retener, buscando asegurar su capital de trabajo.

Parte de eso está vinculado a la merma del 25% que venían mostrando las liquidaciones en las últimas semanas, como hizo notar la consultora GRA, pero también al dinamismo que tomaron los pagos por importaciones, al alcanzar un promedio de US$4900 millones por mes en el último bimestre y la necesidad de hacer frente a pagos por compras de energía (básicamente gas) al exterior, al no dar abasto la producción local para atender la mayor demanda invernal.