La Reserva Federal de EE.UU. mantiene sin cambios las tasas de interés por segunda vez consecutiva

(CNN) -- La Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) mantuvo las tasas de interés sin cambios este miércoles por segunda reunión consecutiva, dejando la tasa de préstamos de referencia del banco central estadounidense en su nivel más alto en 22 años.

Los economistas y los mercados financieros esperaban una pausa en la agresiva campaña de subidas de tasas de la Fed, después de que varios funcionarios de la Reserva Federal señalaran que prevén una mayor desaceleración de la economía de EE.UU. a medida que continúa absorbiendo los efectos de los mayores costes de endeudamiento.

El comunicado de la Fed posterior a la reunión señaló que "la actividad económica se expandió a un fuerte ritmo en el tercer trimestre", un hecho reciente que ha desconcertado a algunos economistas.

La inflación en EE.UU. aumentó un 3,7% en septiembre

A pesar de que la Reserva Federal ha subido agresivamente las tasas de interés 11 veces desde marzo de 2022 en un intento de combatir la inflación, la economía de EE.UU. no solo ha evitado una recesión hasta ahora, sino que se ha expandido a una tasa anualizada del 4,9% en el tercer trimestre, sobre todo debido al sólido gasto de los consumidores.

La sorprendente resistencia de la economía es una de las razones de la reciente subida de los rendimientos de los bonos, con el rendimiento de referencia del Tesoro estadounidense a 10 años rondando el umbral del 5%, aunque cayó por debajo del 4,8% este miércoles por la mañana después de que el Departamento del Tesoro dijera que subastaría una cantidad de deuda ligeramente inferior a la esperada por los inversores.

Aunque la inflación ha retrocedido notablemente desde el máximo de cuatro décadas alcanzado el verano pasado, se mantiene por encima del objetivo del 2% fijado por el banco central. Una economía al rojo vivo podría dificultar la proverbial recta final de la histórica lucha contra la inflación de la Reserva Federal, y posiblemente deshacer algunos de los bienvenidos avances que ha experimentado en el último año. Pero es poco probable que la robusta fortaleza económica del tercer trimestre persista, simplemente porque fue una anomalía. En los cinco años anteriores a la pandemia de covid-19, de 2014 a 2019, el crecimiento del PIB fue del 2,6% en promedio, según datos del Departamento de Comercio.

En busca de un "crecimiento por debajo de la tendencia"

Los funcionarios de la Fed han dicho que necesitan ver un "crecimiento por debajo de la tendencia" consistente para garantizar que la inflación esté en camino del 2%, ya que la demanda al rojo vivo podría estar manteniendo cierta presión al alza sobre los precios.

No está claro si la inflación puede seguir enfriándose sin que el mercado laboral y la economía en general sigan el mismo camino. Derrotar a la inflación sin un fuerte aumento del desempleo sería lo que se conoce como un "aterrizaje suave", y algunos funcionarios tienen esperanzas en ese resultado. La buena noticia para la Fed es que se espera que la economía pierda algo de fuerza bajo el peso de los mayores costes de los préstamos debido a los elevados rendimientos, los presupuestos más ajustados debido a la reanudación de los reembolsos de los préstamos estudiantiles, los ahorros agotados por la pandemia y otros obstáculos económicos a los que se enfrentan los estadounidenses.

Por ahora, la caída del mercado de bonos está desempeñando un papel importante en el enfriamiento de la economía, según declaraciones públicas de varios funcionarios de la Reserva Federal. Todas las declaraciones anteriores de la Reserva Federal han mencionado que el endurecimiento de las condiciones crediticias probablemente pesará tanto sobre la inflación como sobre la economía en general, pero la declaración de este miércoles incluyó las condiciones "financieras" en esa frase habitual.

Todos los ojos puestos en el mercado laboral

Los funcionarios también están prestando mucha atención a la contratación, los salarios y la demanda de mano de obra. Un mercado laboral más débil sería bien recibido por la Reserva Federal, ya que generaría un consumo igualmente más débil. Un mercado laboral más débil significaría también que los empresarios se sentirían menos presionados a subir los salarios para reclutar talento, lo que podría repercutir en los consumidores, aunque los economistas debaten hasta qué punto el crecimiento salarial alimenta la inflación.

ANÁLISIS | Por qué un informe de empleo tan positivo no es una buena noticia para todos los estadounidenses

"La moderación del crecimiento salarial, junto con la ralentización de la demanda de bienes y servicios, la moderación de la inflación de los alquileres y la reducción del poder de fijación de precios deberían conducir a una mayor desinflación y abogar a favor de que la Reserva Federal mantenga constante la tasa de interés de los fondos federales en los próximos meses", escribió Lydia Boussour, economista senior de EY-Parthenon, en una nota de análisis.

"De cara al futuro, prevemos unas condiciones más suaves en el mercado laboral, con nuevas congelaciones de la contratación y decisiones estratégicas de reducción de tamaño, junto con cierta moderación continuada en el crecimiento de los salarios nominales", escribió.

La Oficina de Estadísticas Laborales publica este viernes los datos de octubre sobre el mercado laboral estadounidense, que incluyen el crecimiento mensual del empleo, los aumentos salariales y la tasa de desempleo.