Reseña de ‘Voyage’ de ABBA: Unamezcla heterogénea de schmaltz y zapateos

·6  min de lectura
ABBA-tar: las versiones digitales de los suecos más famosos de la música verán a los yoes más jóvenes de la banda aparecer en un concierto en Londres el próximo mes de mayo (ABBA)
ABBA-tar: las versiones digitales de los suecos más famosos de la música verán a los yoes más jóvenes de la banda aparecer en un concierto en Londres el próximo mes de mayo (ABBA)

"El amor entre un hombre y una mujer es la guerra", dijo el dramaturgo más famoso de Suecia, August Strindberg. Fue una filosofía que adoptaron las estrellas del pop más famosas del país. Desde su gran surgimiento de 1974 , ‘Waterloo’ (“Fui derrotado, tú ganaste la guerra”) hasta su último single, ‘Under Attack’ de 1982, ABBA cantó sobre el amor como conflicto. La simpleza de esas melodías pegadizas y entrelazadas y esos sintetizadores brillantes eran un disco-camuflaje para el cuarteto que trajo al mundo a Strindberg en lentejuelas. “Todo lo que hago es comer, dormir y cantar/Deseando que cada show sea el último show…” se lamentaron bajo las luces.

Esta filosofía de ‘Winner takes it all’ también hizo que el reencuentro de las dos parejas divorciadas se sintiera imposible. Tenían más ‘Money, Money, Money’ de lo que jamás podrían gastar, por lo que la única motivación podría haber sido la pasión. Incluso cuarenta años después de su última grabación, Voyage viene cargado de toda la tensión y el alivio de una tregua ganada con tanto esfuerzo.

Las dos pistas teaser lanzadas en septiembre, la poderosa balada ‘I Still Have Faith in You’ y el taconeo eufórico de ‘Don't Shut Me Down’, tienen letras que llevan el crepitar de las conversaciones de paz. Puedes escuchar que los compositores Bjorn Ulvaeus y Benny Andersson están "entusiasmados" y suplican una última oportunidad para pavonearse con sus cosas de estudio. "Te pido que tengas la mente abierta y yo no seré el mismo". Pero las famosas cantantes que huyen a la publicidad Agnetha Faltskog y Anni-Frid Lyngstad cosideraron: "¿Lo tengo en mí?" A diferentes tempos, ambas pistas llegan a la (ahora obvia) conclusión de que todavía hay "una canción agridulce", o diez, que extraer "de los recuerdos que compartimos".

Los fanáticos que hayan escuchado esas canciones sabrán que ABBA no intentó actualizar el glorioso y llamativo oropel de su sonido de fiesta en la oficina de los años ochenta. Ulvaeus y Andersson siempre han sido hombres de negocios astutos y saben que su atractivo nunca ha sido estar "a la moda". Desde el principio, fue su falta de sofisticación entusiasta lo que tocó una fibra sensible en el extraño interior de todos. Es por eso que sus canciones incluidas en películas que celebraban el desafío a la corriente social, como Muriel's Wedding y Priscilla Queen of the Desert .

Como compositores de teatro musical, Ulvaeus y Andersson saben cómo crear un arco narrativo. Así que Voyage comienza con el cuestionamiento ‘I Still Have Faith in You’, antes de deslizarse sobre la pista de baile con la falsa espiral celta de ‘When You Danced With Me’. Abre con la línea "Recuerdo cuando dejaste Kilkenny..." y adornada con gaitas y batería, esta es una pista que debería hacer que ‘Galway Girl’ de Ed Sheeran suene auténtica. Los haters resoplarán en su cerveza Guinness. Pero la calidez palpitante de su corazón de bar temático hará que los fanáticos bailen en las mesas. Las voces de las mujeres están cargadas de buenas intenciones, mientras coquetean con los motivos de su reencuentro: "Estás aquí solo por la música, eso es todo/¿O podría ser que te perdiste los buenos viejos tiempos cuando bailabas conmigo?"

La siguiente es la canción de Navidad prometida, ‘Little Things’. Se trata de una melodía de caja de música centelleante, esmerilada con flautas y coronada con un coro de niños, es la bonita y suave historia de una pareja acostada en la cama mientras escucha a los niños jugar con sus nuevos juguetes. Luego viene el alegre, aunque menos memorable, de la vieja escuela, canto de pub en ‘Just a Notion’, en el que puedes imaginarte la pinta de Andersson temblando mientras martilla los acordes glamorosos de la vieja Joanna y las abuelas de mejillas rosadas se balancean junto con sus oporto y limones. Hay algunos descarados "Ah-has", como un guiño a ‘Knowing Me, Knowing You’.

Las cosas toman un giro más oscuro con las siguientes dos pistas sobre el descontento conyugal, que suenan como si hubieran sido sacadas de musicales. ‘I Can Be That Woman’ es un lacrimógeno, campestre de forma exuberante en el que las discusiones entre borrachos de una pareja traumatizan a su pobre perro. “Dices que has tenido suficiente, y dices 'jó***e'… Soy consciente de lo hondo que me he hundido”. Las voces de las mujeres se rompen de ira, irritación, pesar y anhelo. La resistencia es inútil. Respaldado por cuerdas ansiosas y un pulso de sintetizador nervioso y tac-tac, ‘Keep a Eye on Dan’ elimina el estrés de los traspasos bajo la custodia de los hijos. Una vez más, existe la idea de que incluso después de que ha terminado una historia de amor, los participantes aún compiten: ¿quién ha perdido más peso? ¿Quién es el mejor padre? Hay un momento ABBA bastante mundano pero conmovedor cuando la madre que se va detiene su automóvil a un lado de la carretera una vez que cree que está fuera de la vista, solo para golpear el volante de su automóvil. Al final, Andersson extiende los dedos sobre una frase de advertencia de tormenta del viejo éxito ‘SOS’. "Cuando te hayas ido, ¿cómo puedo intentar continuar?"

El estrés se alivia de forma breve con ‘Bumblebee’, un tributo ingenuo de forma dorable a los insectos en peligro de extinción que se cantará en las escuelas primarias de todo el mundo el año que viene con antenas de limpiapipas. El drama doméstico vuelve a acelerarse en ‘No Doubt About It’, en el que las mujeres cantan sobre hacer berrinches infantiles en la cara de maridos “demasiado buenos” para ellas. Es una banda de saxofón apilada. Tienes que preguntarte qué tan felices se sienten Faltskog y Lyngstrom por ser elegidas como las reinas del drama que irritan a sus sufridas esposas. Pero entregan la pista con gran coraje.

ABBA en el estudio (Ludvig Andersson)
ABBA en el estudio (Ludvig Andersson)

El cierre de salón ‘Ode to Freedom’ es un suave desvanecimiento, con una melodía que se desliza de manera segura, si no muy memorable, alrededor del tema del vals de el Lago de los cisnes de Tchaikovsky. El ambiente brilla con arpa y buenas intenciones. La letra encuentra a la banda que aspira a la "dignidad" y sin poder clavar la naturaleza "fugaz" de la verdadera libertad. Hay algunas quejas un poco extrañas sobre la forma en que las vidas privilegiadas de la banda les dificulta alinearse con causas dignas. Pero flotan sin una queja persistente.

Ulvaeus ha dicho que aunque hay dos canciones que él y Anderson tenían a medio escribir, esta es la última que escucharemos de ABBA. Han sido dueños de los traumas y triunfos de su pasado con admirable honestidad en Voyage. Es una mezcla excelente y familiar de un disco que ofrece todos los sabores clásicos de ABBA. Creo que podemos dejarlos ir ahora. ¡Tack para la música, chicos!

Relacionados

ABBA comparte clip de otra nueva canción llamada “Just A Notion”, escúchala ahora

Esta semana llegan "Finch", ABBA y "The Harder They Fall"

Gira ABBA Voyage: ¿cómo conseguir entradas para el concierto de la banda en Londres?

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.