Reseña: “The Craft: Legacy” embruja con su ingenio

MARK KENNEDY
·3  min de lectura
De izquierda a derecha Lovie Simone, Zoey Luna, Cailee Spaeny y Gideon Adlon en una escena de “The Craft: Legacy" en una imagen proporcionada por Sony Pictures. (Columbia Pictures/Sony vía AP)

RESEÑA-THE CRAFT LEGACY

De izquierda a derecha Lovie Simone, Zoey Luna, Cailee Spaeny y Gideon Adlon en una escena de “The Craft: Legacy" en una imagen proporcionada por Sony Pictures. (Columbia Pictures/Sony vía AP)

Hace muchos Halloweens — 24, para ser exactos — se estrenó una película que parecía un dulce pero terminó siendo más bien un truco.

“The Craft” (“Jóvenes brujas”) seguía a cuatro brujas adolescentes que eventualmente usaban sus poderes para atacarse entre ellas y lo perdían todo, dejando la cinta con un mensaje convencional y conservador: No desates tu poder. Era desalentadora.

Ahora llega su... ¿cómo llamarle? ¿Nueva versión? ¿Secuela? ¿Una continuación o reinvención? En realidad no importa. “The Craft: Legacy” (“Jóvenes y brujas: nueva hermandad”) de Blumhouse es muchísimo mejor, está inteligentemente dirigida, tiene conciencia social, es feminista y muy 2020. Es la mejor versión de la historia.

La directora y guionista Zoe Lister-Jones hace pequeños guiños a la cinta original de 1996 — serpientes, mariposas, cantos y una deidad pagana llamada Manon — pero la ha renovado por dentro y ha restaurado el tema del empoderamiento femenino que a la primera le hacía falta a gritos.

Es una película sobre resistencia y hermandad. Un slogan recurrente es “tu diferencia es tu poder”. Otra dice: “No deberías escapar de tu poder”. Llega en un momento en que el concepto de las brujas está siendo recuperado, al igual que esta historia.

La primera película fue protagonizada por Neve Campbell, Robin Tunney, Fairuza Balk y Rachel True. En la nueva, sus estrellas son Cailee Spaeny, Gideon Adlon, Lovie Simone y Zoey Luna, con quien se amplía el círculo para incluir una voz trans.

Muy a modo la banda sonora comienza con una canción de Alanis Morissette sobre un paisaje sónico que gira en torno a mujeres e incluye a Lonette, Princess Nokia, Sharon Van Etten, Nadia Rose y Betta Lemme.

Spaeny interpreta a la chica nueva del pueblo, haciendo eco del papel que interpretó Tunney en “The Craft”. La nueva chica se hace amiga de tres jóvenes brujas que buscan a una cuarta para completar su círculo. “Para que esté sellado y hecho / cuando las cuatro esquinas se hagan una”.

Las cuatro luchan contra hostigadores y su seguridad aumenta cuando comienzan a reafirmar sus poderes. Con el movimiento de una mano pueden ponerse gemas de fantasía en la cara, prender fuego o lastimar a quienes las molestan. Cuando hacen levitar a una de ellas, repiten el encantamiento de la primera película: “Ligera como una pluma, dura como una tabla”.

El guion de Lister-Jones se siente muy natural y actual. Incluye referencias a “Twilight” (“Crepúsculo”) y una olla para pócimas hecha con una pipa de marihuana. En uno de los encantamientos, las brujas hacen que un acosador sexista se vuelva políticamente correcto y vulnerable y se disculpe por sus acciones.

Michelle Monaghan interpreta a la madre soltera del personaje de Spaeny y David Duchovny, como su potencial padrastro, llena magistralmente sus escenas con un problemático espíritu de macho. En la película es un orador motivacional que cree que el poder es igual al orden y es autor de un libro titulado “The Hallowed Masculine” (El masculino sagrado).

Las cuatro brujas sí pelean sobre qué tan lejos deben llevar su magia — “Si no vamos a usar nuestro poder responsablemente, entonces no deberíamos usarlo para nada”, dice una de las brujas — pero encuentran la solución en su unidad.

Mientras la película avanza para llegar a su clímax supernatural — y a una conclusión que se conecta con la primera película — “The Craft: Legacy” desarrolla toda su potencia al mirar al pasado con respeto pero también mostrar cómo puede despuntar la misma historia en otras manos.

Rogamos que Lister-Jones lo haga de nuevo y se apropie de otras historias de bajo presupuesto de los 80 y 90. ¿Qué tal una versión actualizada de “Weird Science” (“Ciencia loca”) o “Risky Business (“Negocios riesgosos”)? Una cosa está clara: ella está increíble.

“The Craft: Legacy”, un estreno de Columbia Pictures, tiene una clasificación PG-13 (que advierte a los padres que podría ser inapropiada para menores de 13 años) de la Asociación Cinematográfica de Estados Unidos (MPAA, según sus siglas en inglés) por “elementos temáticos, contenido crudo y sexual, diálogos y escenas breves de drogas”. Duración: 94 minutos. Tres estrellas de cuatro.

___

En internet: https://www.sonypictures.com/movies/blumhousesthecraftlegacy