Anuncios

Reseña de The Batman: Robert Pattinson nos da “el Batman emo” en una muy buena película de detectives noir

Dir: Matt Reeves. Protagonistas: Robert Pattinson, Zoë Kravitz, Paul Dano, Jeffrey Wright, John Turturro, Andy Serkis, Colin Farrell. 15, 176 minutos

En este mundo, nada puede decirse que sea seguro, excepto la muerte, los impuestos y Batman. El Cruzado de la Capa ha sido una constante cultural desde su creación en 1939, aclimatándose a los días de la cursilería de los sesenta o del cinismo posterior al 11-S, y ahora reintroduciéndose a través de Robert Pattinson antes de que su actual iteración haya hecho su última reverencia (la última aparición de Ben Affleck en el papel está prevista para The Flash de este año).

Joel Schumacher le dio a Val Kilmer y George Clooney trajes de murciélago con pezones en los noventa, la trilogía de Christopher Nolan le dio una filosofía, Zack Snyder le dio el impulso de matar en Batman v Superman de 2016. Nos han servido bandeja tras bandeja de Batmen con la promesa de que este, ahora este, será el único Batman que necesitemos.

Y aquí estamos de nuevo, en otra vuelta alrededor del carrusel quiromántico de DC Comics. Matt Reeves está ahora en el asiento del conductor, habiendo transformado con éxito la franquicia del Planet of the Apes en materia de una epopeya moderna. Se ha pasado gran parte de la gira de prensa de The Batman comparándose con la nueva ola americana de los años setenta y con Taxi Driver de Martin Scorsese, exactamente igual que hizo Todd Phillips mientras promocionaba la ya doblemente ganadora del Oscar Joker. ¿Pero no es esto un poco agotador? ¿No es peligroso, también, que la máquina del hype insista constantemente en que cada nueva película de cómic es un milagro radical que define el género?

The Batman es una muy buena película de Batman. Pensar en ella como algo más solo conduce a la ilusión o a la decepción. También socava el trabajo más sutil de la película de Reeves, que se mantiene fiel a la iconografía principal del personaje – las orejas de murciélago, los elaborados artilugios, la oscuridad que invade – al tiempo que cuestiona su utilidad. Comparativamente, se sitúa en un punto intermedio entre Christopher Nolan y Tim Burton, con un pie en nuestra realidad y otro plantado en una estética gótica noir derivada en parte de los cómics The Dark Knight Returns y Batman: Year One de Frank Miller.

Tal vez sea ahí donde se situaría también nuestro nuevo Batman, Pattinson, aunque su actuación no ha sido tan reducida desde sus días de Twilight, despojada del estimulante caos que infecta su actuación en Good Time o The Lighthouse. No puedo culparle. Cualquier cosa que se salga del registro gruñón y monótono sería considerada como un motín por los fans, así que es de esperar que suene casi exactamente como lo hizo Christian Bale en la admirada trilogía del Caballero Oscuro de Nolan a principios de los años noventa.

El flequillo de cortina que luce Pattinson como Bruce Wayne, el hombre detrás de la capucha, al menos nos permite diferenciar a su Batman como el “Batman emo”. Y se balancea magníficamente cuando Bruce arremete contra su mayordomo Alfred (Andy Serkis) y le dice: “No eres mi padre”.

Pero Reeves no está aquí para aburrirnos con otra historia de origen de padres muertos y perlas esparcidas por un callejón de Ciudad Gótica. Por fin nos han entregado al “mayor detective del mundo”, como les gusta llamarlo en los cómics, en carne y hueso. Reeves no ha ocultado que el Acertijo de Paul Dano, uno de los adversarios más cercanos de Batman, está directamente inspirado en el Asesino del Zodiaco, que aterrorizó a California en los años sesenta y se convirtió en una de las mejores películas de David Fincher.

Este Acertijo masacra a los funcionarios de la ciudad mientras se burla de la policía con claves, vídeos mal iluminados rodados en modo retrato y, para justificar el nombre, acertijos. Está claro que Reeves vio la actuación de Dano como presunto secuestrador de niños en Prisoners (2013), de Denis Villeneuve, y dijo: “Sí, gracias, más de eso”. No quiero ofender a Dano, pero hace un excelente asesino en serie, todo crispado y manso con una oscura desesperación.

El guion de Reeves, coescrito con Peter Craig, se adentra en el homenaje de una manera más amplia y efectiva que el festival de Scorsese de Joker. Las calles de Ciudad Gótica están cubiertas por el mismo tipo de lluvia ácida que caía sobre la LA futurista de Blade Runner; John Turturro, como el jefe del crimen Carmine Falcone, parece apenas consciente de que está en una película de cómics. Colin Farrell está tan irreconocible como el Pingüino, oculto bajo capas de látex y un glutinoso acento mafioso, que uno empieza a preguntarse por qué no contrataron a un tipo que... tuviera ese aspecto. Al fin y al cabo, hay cien actores de carácter que pueden hacer de mafiosos mientras duermen.

Zoë Kravitz y Robert Pattinson en The Batman (Jonathan Olley/Warner Bros)
Zoë Kravitz y Robert Pattinson en The Batman (Jonathan Olley/Warner Bros)

La Gatúbela de Zoë Kravitz, por su parte, se reduce al cliché de la mujer de cine noir y a la vez se eleva con él. Tiende a exagerar el hecho de que puede “cuidar de sí misma”, al tiempo que se torna convenientemente indefensa cuando Batman está cerca, pero Kravitz interpreta el papel con una elegancia que se bebe como la leche, y cada una de sus entradas está telegrafiada por el maullido de las cuerdas de Michael Giacchino. Aporta una sensualidad que, de otro modo, parecería estar extinguida en el género del cómic.

Se trata de un Batman que, en muchos sentidos, se siente más íntimo de lo que estamos acostumbrados. La versión de Reeves de una persecución en auto es capturada, no con grúas y helicópteros, sino con un claustrofóbico POV (punto de vista) fijado en las ruedas delanteras o en la cara del conductor, exquisita y provocativamente enmarcado por el director de fotografía Greig Fraser. Vemos a un Batman de las sombras, cuyas entradas son señaladas solo por el ominoso tañido de la partitura o el repiqueteo de sus botas, pero que también cae con fuerza y se aleja cojeando, derrotado.

La trilogía de Nolan, a veces, parecía insegura sobre cómo su reproche al autoritarismo podía sentarse al lado de un Batman anunciado como el capitalista benévolo. El Batman de Reeves tiene más sentido: es un hombre aislado y traumatizado, tratado como un bicho raro por el resto de la sociedad. Y hay un giro sorprendente escondido entre los pliegues de esta narrativa noir, uno que justamente sondea la política individualista de la figura del justiciero.

The Batman no necesitaba casi tres horas para contar lo que es, en el fondo, la historia relativamente sencilla del despertar moral de su héroe, pero es una hazaña en sí misma que la película tenga su propia voz y perspectiva, en lugar de parecer un Frankenstein de todos los Bruce Wayne anteriores. ¿Debería cumplir su promesa final de una secuela? The Batman ha resucitado, pero podría estar tentando a la suerte si decide volver.