Reseña: Dakota Johnson aporta una luz moderna a 'Persuasión'

·4  min de lectura
En esta imagen difundida por Netflix, Dakota Johnson en una escena de "Persuasion". (Nick Wall/Netflix vía AP)
En esta imagen difundida por Netflix, Dakota Johnson en una escena de "Persuasion". (Nick Wall / Associated Press)

La nueva adaptación de “Persuasion” ("Persuasión"), que llega a Netflix el viernes, no parece haber sido hecha para los fanáticos de Jane Austen.

Su libro sobre Anne Elliot, quien a los 27 años está al borde de ser una solterona y lamenta haber sido persuadida de renunciar a su verdadero amor años atrás debido a su condición humilde, fue el último de la autora antes de su muerte. Es notable y querido por lo distinto que es de sus libros más conocidos y adaptados como “Pride and Prejudice” (“Orgullo y prejuicio”) y “Emma”, con su heroína madura, su ingenio más reservado y sus trasfondos claramente melancólicos. “Persuasion” también cuenta con uno de sus monólogos más románticos.

Esta versión, dirigida por la veterana del teatro británico Carrie Cracknell y protagonizada por Dakota Johnson como Anne, incluye frases modernas y tropos de “Fleabag” en un escenario de la época de la Regencia. Es como un aperitivo de Austen, una versión elemental que intenta acelerar el humor y hablarle directamente a la generación Z usando su jerga, o al menos la idea que un ejecutivo de publicidad tiene de cómo suena. Pero algo en su ejecución se siente errado.

Las obras de Austen son difícilmente impenetrables para el público moderno. Más de 200 años después, siguen siendo accesibles y relevantes. Hay una razón por la que parece que todos los años hay varias películas o series inspiradas en Austen en nuestras pantallas: solo este verano boreal, hemos recibido “Fire Island” ("Orgullo y seducción") y “Mr. Malcolm’s List”. Sus historias no solo han resistido la prueba del tiempo; han florecido de manera encantadora en contextos modernos. Basta con ver “Clueless” ("Ni idea") y “Bridget Jones’s Diary” ("El diario de Bridget Jones").

Esta “Persuasion” parece subestimar un poco a su público, como si no confiara en que este empatizaría con Anne sin verla llorar en una bañera y beber vino de la botella mientras nos dice en off que está “prosperando”. Tal vez la parte de llorar en la bañera y tomar vino se ha hecho demasiadas veces. Uno no puede evitar sentir que Johnson, una comediante talentosa, merecía algo más creativo y menos trillado.

Y, sin embargo, Johnson logra venderlo de manera convincente. Es sutil donde muchos podrían exagerar y rompe la cuarta pared como si nos estuviera contando un secreto. Puede que sea estilo “Fleabag”, pero ella no está imitando a Phoebe Waller-Bridge. Está haciendo suyo el material.

De hecho, la mayor parte del elenco es bastante vibrante y está llena de nuevos descubrimientos, especialmente Cosmo Jarvis (a quien algunos reconocerán de “Lady Macbeth”) como el viejo amor de Anne, Frederick Wentworth. Ella lo rechazó a los 19 años por consejo de una mentora (la encantadora Nikki Amuka-Bird) y él ha regresado a su vida ocho años después con riqueza y buena reputación. Ahora es, en lo que a la sociedad se refiere, un hombre importante. Jarvis, con sus ojos tristes, su sonrisa cálida y sus intenciones inescrutables, es un perfecto protagonista de Austen. Y él y Johnson, incluso cuando están en lados opuestos de la habitación, tienen chispa.

La diminuta Mia McKenna-Bruce es brutalmente divertida como la hermana menor de Anne, Mary, mientras que Nia Towle es la imagen de la inocencia como Louisa. Richard E. Grant, como el vanidoso padre de Anne, Walter Elliot, también le agrega vida a la película, pero se usa con moderación. Henry Golding se divierte interpretando a un canalla, el señor Elliot.

El guion es de Ron Bass — cuyos créditos incluyen “Rain Man” y “My Best Friend’s Wedding” ("La boda de mi mejor amigo") — y Alice Victoria Winslow, quienes tuvieron el buen sentido de preservar al menos ese famoso monólogo. Pero cuando llegamos allí, casi deseamos que esta fuera solo una adaptación más sencilla, sin todas esas expresiones en boga. Este elenco y su directora pudieron haberlo hecho y el público habría estado allí. O quizás esto traerá algo de sangre fresca a Austen, después de todo.

Para citar a “Persuasion”: “Soy mitad agonía, mitad esperanza”.

“Persuasion”, un estreno de Netflix que debuta el viernes en el servicio de streaming, tiene una clasificación PG-13 (que advierte a los padres que podría ser inapropiada para menores de 13 años) de la Asociación Cinematográfica de Estados Unidos (MPAA, según sus siglas en inglés) por “algunas referencias sugerentes”. Duración: 107 minutos. Dos estrellas y media de cuatro.

Este artículo fue publicado por primera vez en Los Angeles Times en Español.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.