Reseña: Lo mejor del 2020 podría ser el álbum de AC/DC

WAYNE PARRY
·2  min de lectura
La portada del álbum "Power Up" de AC/DC proporcionada por Columbia Records. (Josh Cheuse/Columbia Records via AP)
La portada del álbum "Power Up" de AC/DC proporcionada por Columbia Records. (Josh Cheuse/Columbia Records via AP)

Un nuevo álbum de AC/DC podría ser lo mejor del 2020.

Los legendarios rockeros australianos están de vuelta con “Power Up” (editado por Columbia), el más reciente en una larga lista de discos con temática eléctrica que no sólo hablan de poder sino que están llenos de él.

Han pasado 40 años desde que AC/DC lanzó presumiblemente el mejor álbum de heavy metal de todos los tiempos, “Back In Black”, pero estos tipos siguen sonando tan bien como en aquel entonces.

Para algunos, eso representa un pequeño problema. A lo largo de las décadas los álbumes de AC/DC tienden a sonar parecido, y ese es el caso al menos con parte de “Power Up”.

La canción que abre el álbum, “Realize”, usa casi el mismo canto de “ah-ah-ah-ah” que sirvió de base para “Thunderstruck” de 1990. Otro tema, “Witch’s Spell”, usa una línea similar de guitarra.

“Rejection” tiene el mismo patrón de cuatro acordes de “Shot Down In Flames” de 1979. Y “Shot In the Dark” posee más que un ligero parecido con “Rock ‘N’ Roll Train” de 2008.

Pero todo está bien. Puedo comer pizza cinco días a la semana, y que sepa igual cada noche, y aun así disfrutarlo al máximo.

Además, no todo lo hemos oído antes. “Kick You When You’re Down” tiene un riff pegajoso con toques funk sobre una batería potente, y “Demon Fire” es un boogie rápido con un riff que hace que te explote la cabeza a la primera oída.

Después de una larga ausencia relacionada con un problema auditivo que requirió que Axl Rose de Guns ‘N’ Roses entrara como suplente para terminar una gira de AC/DC, el vocalista Brian Johnson está de vuelta en el micrófono y su voz, que ha estado sujeta a muchas torturas a lo largo de las décadas, suena poderosa de nuevo.

Y ningún guitarrista puede sonar como Angus Young; el sonido de sus dedos recorriendo de arriba a abajo las cuerdas es crudo y reconocible al instante.