Rescinden invitación de Harry y Meghan a la recepción funeraria de la reina Isabel II

·2  min de lectura

Al parecer, el duque y la duquesa de Sussex no fueron invitados a la gran recepción de Estado ofrecida en el Palacio de Buckingham en la víspera del funeral de la reina Isabel II, un hecho que, según se informa, ha dejado “desconcertadas” a las personas cercanas a la pareja.

Se reporta que el príncipe Harry y Meghan habían recibido una invitación para el evento a principios de esta semana.

Sin embargo, al parecer los Sussex no asistirán a la reunión de líderes mundiales, dignatarios extranjeros y miembros de la realeza después de que algunos funcionarios de palacio expresaran su preocupación, al insistir que el evento debería limitarse a los miembros en activo de la familia real, reportó el Daily Telegraph.

Según el reporte, fuentes cercanas a la pareja quedaron desconcertadas por la confusión, mientras que los asistentes de palacio insistieron en que “no estaban invitados”.

El rey Carlos y la reina consorte Camila ofrecerán el domingo una recepción de Estado, la noche anterior al funeral de la reina.

A la recepción VIP asistirán más de 500 líderes mundiales, diplomáticos y miembros de la realeza internacional, que también serán recibidos por William y Kate, los nuevos príncipes de Gales.

Los presidentes de EE.UU. y Francia, Joe Biden y Emmanuel Macron, estarán entre los asistentes al evento, ya que ambos llegarán al Reino Unido un día antes del funeral de Estado de la reina, el lunes.

No es la primera vez que se produce una confusión sobre las funciones de los duques de Sussex, cuya relación con la familia real en general se vio afectada por la decisión de renunciar a sus cargos como miembros de la realeza y mudarse a California.

Existen mensajes contradictorios similares sobre el derecho del príncipe Harry a llevar un uniforme militar para cuando caminó detrás del ataúd de la reina en la procesión.

El duque de Sussex, que sirvió 10 años en el ejército británico, llevaba sus medallas militares prendidas en su traje de etiqueta mientras caminaba en una procesión junto a su padre, el rey, su hermano, el príncipe de Gales, y otros miembros de la familia real.

A Harry también se le prohibió saludar al féretro como su hermano y su padre, y en su lugar se limitó a inclinar la cabeza.

Sin embargo, el viernes se supo que el rey otorgó permiso a Harry de vestir un uniforme militar para una vigilia real con sus primos ante el ataúd de la reina en la noche del sábado 17 de septiembre.