Rescataron a 120 ballenas que habían quedado varadas en las costas de Sri Lanka

LA NACION
·2  min de lectura

Cientos de voluntarios se lanzaron a las aguas del mar este martes en Sri Lanka, al ver que las ballenas empezaban a quedar varadas en la orilla de la playa de Panadura, a 25 kilómetros de la capital del país.

A pesar de la muerte de cuatro ballenas piloto, la acción en la que participaron voluntarios y oficiales de la Marina esrilanquesa le salvó la vida a otras 120 y fue considerada un éxito por las autoridades.

Elecciones en EE.UU. en tiempo real: cómo están Donald Trump y Joe Biden en las encuestas

"Usamos nuestro barco patrullero para empujar a las ballenas una por una a aguas más profundas. Tristemente, dos ballenas murieron de las lesiones ocasionadas por los varamientos", informó Indika de Silva, portavoz de la Marina de Sri Lanka a AFP. Luego se supo que otros dos ejemplares también perdieron la vida.

La Autoridad de Protección del Medioambiente Marino de Sri Lanka confirmó que se trató del varamiento de ballenas más grande en la historia del país sudasiático.

"Es muy inusual que un número tan grande de ballenas llegue a nuestras costas. Creemos que es similar a lo que pasó en Tasmania el pasado septiembre", dijo el jefe de esa entidad Dharshani Lahandapura a AFP.

Por lo menos 350 ballenas piloto murieron en las costas de Macquarie Harbour, Tasmania, en un incidente que tuvo lugar en septiembre, en el que los rescatistas pudieron salvar a 108 y devolverlas al mar.

Según reportó el diario El Mercurio, la bióloga marina Asha de Vos, que ayudó a los voluntarios a dirigir a las ballenas en Panadura, explicó: "Observé que cuando los animales quedan varados normalmente se encuentran sobre el costado, lo que significa que sus orificios nasales se encuentran sumergidos y no pueden respirar". La experta también opinó que el grupo de ballenas siguió a una que había perdido su ruta.