Rescatan con vida a 2 menores a días del sismo en Turquía

MEHMET GUZEL y SUZAN FRASER
·2  min de lectura
Miembros de los equipos de rescate buscan sobrevivientes entre los escombros de un edificio colapsado en Izmir, Turquía, el lunes 2 de noviembre de 2020. (AP Foto/Darko Bandic)
Miembros de los equipos de rescate buscan sobrevivientes entre los escombros de un edificio colapsado en Izmir, Turquía, el lunes 2 de noviembre de 2020. (AP Foto/Darko Bandic)

IZMIR, Turquía (AP) — Al momento en que el bombero Muammer Celik logró llegar hasta una niña de tres años atrapada durante tres días bajo los escombros de un fatal sismo en una ciudad costera de Turquía, su corazón dio un vuelco. Ella yacía inmóvil, cubierta de polvo, por lo que él le pidió a un colega una bolsa para cadáveres.

Pero cuando Celik extendió su brazo para limpiar el rostro de la menor, ella abrió sus ojos y lo tomó del pulgar.

“Fue ahí cuando vimos un milagro”, dijo Celik, del equipo de búsqueda y rescate del Departamento de Bomberos de Estambul, a The Associated Press al narrar la operación del lunes 65 horas después de que ocurriera el temblor, que mató al menos a 93 personas en Turquía y Grecia.

Fue el segundo rescate dramático registrado el lunes, después que una persona de 14 años también fuera sacada con vida. Los presentes aplaudieron y lloraron de júbilo en ambos lugares de la ciudad turca de Izmir, donde han sucedido la gran mayoría de los decesos y cerca de 1.000 heridos. Dos adolescentes también perdieron la vida y 19 personas resultaron lesionadas en la isla griega de Samos, cerca del epicentro del sismo en el Mar Egeo.

El Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS por sus siglas en inglés) estableció la magnitud del terremoto en 7,0, si bien otras agencias lo registraron de menor intensidad. Muchos edificios quedaron reducidos por completo a escombros o varios de sus pisos se apilaron sobre otros en Turquía, que cuenta con una mezcla de viejos edificios y construcciones baratas o ilegales que no resisten los sismos adecuadamente.

Los reglamentos han sido endurecidos para reforzar o demoler edificios antiguos, y la renovación urbana se encuentra en marca en ciudades turcas, pero no está sucediendo lo suficientemente rápido.

El lunes, las autoridades detuvieron a nueve personas para ser interrogadas sobre el desplome de seis edificios, incluyendo contratistas y funcionarios que aprobaron los planes, publicó la agencia estatal de noticias Anadolu.

Celik, cuyo equipo fue uno de varios que se dirigieron a Izmir, dijo que encontró a Elif Perincek recostada de espaldas entre su cama y un clóset en un espacio en que apenas ella cabía.