Rescatan ancianos en condición de abandono

·2  min de lectura

HUIXQUILUCAN, Méx., agosto 27 (EL UNIVERSAL).- "Me comía los gusanos de hambre", relató Martha Alicia una de las 40 habitantes del Centro Gerontológico "Sagrado Corazón", en el complejo Rosa Mística, refugio de vida al que llegaron luego de estar en condiciones de abandono, maltrato e incluso en riesgo de morir, afirmó Sheyla Giles Soriano, directora general del Sistema Municipal DIF.

Después de un asalto en el que "dos hombres me sometieron en Bosques de Minas, cuando había salido de trabajar, grité me dieron un cachazo y caí, me quitaron hasta mis tenis y mi salario quincenal de 7 mil 500 pesos", pero sobre todo "me quitaron mi vida", afirmó Martha Alicia López García quien era cocinera y quedó prácticamente ciega.

"Me golpearon en la cabeza, apenas puede llegar a mi casa en la colonia Federal Burocrática y ya no me pude ni parar", Martha Alicia describió que su cuerpo quedó encogido, casi paralizado e inmóvil sin que nadie le prestara auxilio, pues desde que le quitaron a sus hijos, ella vivía sola.

Llegaron a su casa por el olor, "porque vieron salir unos gusanos, mi habitación estaba llena de gusanos, mi colchón estaba podrido, mi cabello en 'rastas' me cortaron el cabello, bañaron y me dijeron que hasta mi excremento me comía y me trajeron aquí, donde volví a nacer", relató la mujer que apenas está por cumplir 60 años.

Ahora pese a su ceguera, la mujer crea joyería de bisutería distinguiendo con sus dedos tamaños y enlazando con el apoyo de su lengua el resorte con el que une piedra a piedra para crear aretes, anillos y rosarios de colores.

Como Martha Alicia, cada uno de los 40 habitantes del Centro gerontológico es una historia de lucha, sobrevivencia y de vida que encontraron no solo un refugio, un hogar en el que todos los días expresan sus emociones, mientras reciben clases de alfabetización, capacitación para el trabajo, actividades físicas y recreativas, además de alimentos supervisados acordes a su edad y enfermedades, indicó la directora Guadalupe Rosas Hernández.

"Aquí vivimos mejor", coincidieron adultos mayores del Centro Gerontológico, quienes pese a ello extrañan a sus hijos y familiares de los que muchos no saben nada de ellos, luego de que fueron abandonados.

La atención médica especializada, alimentación acorde a su edad y estado de salud, medicinas, alojamiento, ropa limpia y nueva e insumos, tiene un costo por persona de 30 mil pesos mensuales; sin embargo, para estos adultos mayores la atención es totalmente gratuita, pues se trata de atender a esta población vulnerable, aseguró Guadalupe Rosas.