Así hemos rescatado de la prostitución y la trata a más de 5,000 niñas

Evelien Hölsken
·5  min de lectura

LA LIBERTAD siempre ha sido un tema en mi vida. A menudo, provocando gran frustración en mis padres. Quería tomar mis propias decisiones. Mis propios errores. Desde muy joven hice campaña en favor de los presos recolectando dinero y escribiendo cartas para Amnistía Internacional. Siempre me pongo triste el 4 de mayo, Día de la Memoria en los Países Bajos, porque no podía imaginar cómo las personas en la Segunda Guerra Mundial fueron detenidas, llevadas a campamentos y gaseadas. Creía y sigo creyendo que nadie tiene derecho a quitarle la libertad a otro. Mucho menos matarlo o explotarlo.

Pasé años buscando mi verdadero objetivo en la vida. Hice una licenciatura de cuatro años, en Haarlem Business School, porque quería hacerme rica y seguí una carrera en ventas y mercadotecnia. Pero eso todavía no se sentía como algo real. A los 30 me desperté una mañana y sentí que había visto la luz. Pondría mis habilidades de ventas en uso para un mundo mejor. Ese mismo día dejé mi trabajo y entregué mi auto. Tres meses después estaba trabajando para una de las organizaciones de desarrollo más grandes del mundo y, un año después, estaba trabajando en Asia, intentando mejorar un poco el mundo para los niños de China, Vietnam, Filipinas e Indonesia.

Cuando cumplí 35 años leí un artículo sobre niños que fueron encarcelados en jaulas en burdeles. Niñas de nueve años arrebatadas a sus padres. La información me enfermó físicamente, pero también me dieron ganas de pelear. Esto tenía que detenerse. ¿Por qué nadie estaba haciendo nada al respecto? Entonces me di cuenta de que podía hacer algo. Como dice el famoso dicho de Nelson Mandela, sé el cambio que quieres ver en el mundo. Ese día se me ocurrió “Free a Girl”. Encontré mi objetivo en la vida. He podido aprovechar mi experiencia comercial para dirigir una organización benéfica como lo haría con un negocio: con pasión. Mucha pasión.

La Fundación Free a Girl lucha contra la explotación sexual de niños (especialmente niñas) y los rescata de los burdeles. Nuestros equipos de rescate van encubiertos en distritos de luz roja en países como India, Tailandia y Nepal, en busca de niñas y menores de edad. Es un trabajo encubierto donde pretendemos ser clientes. Es un trabajo extremadamente peligroso.

También lee: ‘La mala noche’: el fenómeno de la trata de personas y las esclavas sexuales

Una vez que se han reunido suficientes pruebas, se allanan las instalaciones junto con la policía. En estos días, los explotadores y los clientes están cada vez más conectados. Las niñas se ofrecen a través de plataformas especiales, pero también por medio de Facebook. Actualmente estamos capacitando a nuestros equipos en métodos de investigación en línea, ya que muchos países carecen de este conocimiento.

CADA HISTORIA ES DESGARRADORA

Después de que una víctima ha sido rescatada, le ofrecemos atención y asistencia de emergencia. También brindamos asistencia legal. Creemos que es fundamental que los responsables sean condenados. También creemos que es muy importante que las niñas tengan todas las oportunidades y el apoyo para transformar su dolor en fuerza y, si así lo desean, conseguir un trabajo que les permita ser parte de la solución, incluso como abogadas penales y profesionales del derecho que se unen a la lucha contra la explotación de otras niñas.

Quizá la historia que mejor ejemplifica esto es la de Sinaj Khatun. Se sintió atraída por la promesa de un trabajo en el gobierno, bien remunerado, e invirtió todos sus ahorros en prepararse para él. Pero cuando se presentó a la entrevista fue brutalmente violada, secuestrada en Behrampore, en Bengala Occidental, y pasó entre diferentes hombres durante un mes entero. Incluso se vio obligada a “casarse” con uno de ellos. Finalmente fue liberada cuando amenazó con acercarse a la policía. Como no tenía dinero para contratar un abogado, decidió hacerlo ella misma con la ayuda de nuestra organización. Ahora se encuentra en la etapa final de su carrera jurídica y espera poner a sus atacantes tras las rejas y luego convertirse en juez.

Hay muchas otras historias. Cada historia puede ser muy desgarradora. Recuerdo haberme reunido con una madre cuya hija había sido secuestrada de camino a la escuela a los 16 años. Logró telefonear a su madre desde un burdel, en India, pidiendo ayuda a gritos. El dolor que tenía la madre lo puedo sentir ahora mismo. Todavía me pone la piel de gallina. Su dolor era desgarrador. Encontramos a su hija, ocho meses después. Eso me llena de satisfacción.

No te pierdas: Una tercera parte de las víctimas de trata de personas son niños: informe ONU

Hoy, 12 años después de nuestra primera operación, hemos rescatado a casi 5,000 niñas. Trabajamos en nueve países y tenemos nuestras propias oficinas en Países Bajos, Estados Unidos e India. No somos una gran organización en términos de personal, solo somos diez personas, pero trabajamos tanto como podemos con organizaciones asociadas locales porque comprenden mejor las culturas locales.

Creo que el bien siempre triunfará sobre el mal. Estoy increíblemente agradecida por el creciente apoyo para desmantelar la prostitución infantil, uno de los problemas más oscuros del mundo. No es un tema del que nos guste hablar, pero tenemos que hacerlo. Creo que la solución no está solo en la legislación. Eso ya está ahí. Creo que debemos brindar más apoyo a las víctimas. Es fundamental romper el tabú, crear un entorno seguro y denunciar los delitos. N

—∞—

Evelien Hölsken es directora ejecutiva de Free a Girl, organización internacional que lucha contra la explotación sexual infantil y la trata de personas. Las opiniones expresadas en este artículo son responsabilidad de la autora. Publicado en cooperación con Newsweek. Published in cooperation with Newsweek.