¿Repuntará el menudeo en EEUU tras ventas débiles?

WASHINGTON (AP) — Conforme emergen indicios de que las ventas navideñas de este año en Estados Unidos crecieron al ritmo más débil desde 2008, los inversionistas están deshaciéndose de sus acciones en cadenas minoristas.

Los analistas apuntan a que el chisporroteante "motor del consumidor" amenaza con hacer que se estanque la economía.

Muchos temen que la débil temporada de ventas de fin de año reverberará a través de la economía: Las tiendas estarán sobrecargadas con exceso de mercancía, obligándolas a rebajar los precios y aceptar márgenes mínimos de utilidad. Disminuirá la demanda de artículos a lo largo y ancho de la cadena de suministro, conduciendo al final a una diminución de pedidos a las fábricas, debilitando la producción manufacturera, con lo cual disminuirá el crecimiento.

No obstantes, hay muchas razones para creer que estos temores son exagerados, argumentan algunos observadores del mercado.

Las ventas de automóviles están fuertes, así como algunos indicadores del estado de ánimo del consumidor. El valor de las casas está subiendo, dejando a menos estadounidenses al borde de los embargos hipotecarios y ayudando a muchos a sentirse más seguros financieramente.

Sobre todo, afirman, no hay nada permanente sobre el "precipicio fiscal", un conjunto de aumento generalizado de impuestos y recorte amplio en el gasto gubernamental que entrará en vigor de manera automática el inicio de 2013 si los legisladores no son capaces de negociar un acuerdo presupuestal para impedirlo.

Cuando el asunto fiscal sea atendido y la demanda vuelva a subir, argumentan estos observadores, las empresas minoristas, empujadas ahora a la baja en la bolsa de valores, podrían resultar las mejores ofertas post navideñas de este año.

"Puede existir algo de cautela ante el 'precipicio fiscal' debido a la incertidumbre sobre las tasas de impuestos, pero se trata más de un bache en el camino que cualquier debilidad fundamental", dijo David Kelly, jefe estratega global de JP Morgan Funds.

Afirmó que un rastreador diario del sentimiento del consumidor, el Índice Rasmussen del Consumidor, subió el viernes a 98,9, su nivel más alto desde enero de 2008. Otras mediciones del estado de ánimo del consumidor parecen más débiles, pero Kelly cree que las cifras de Rasmussen son más confiables porque se actualizan diariamente. La mayoría de los otros índices se basan en encuestas mensuales.

El abismo fiscal no fue la única razón por la cual bajó el consumo en noviembre y diciembre. Los estadounidenses fueron golpeados por una serie de acontecimientos que hicieron que fuera más probable que prefirieran quedarse en casa.

La supertormenta Sandy ocasionó una caída aguda en las ventas navideñas en el noreste del país y la región central atlántica, lo que hizo que el panorama nacional pareciera mucho más débil.

La elección presidencial distrajo a la gente en noviembre y la masacre de Newtown lo hizo en diciembre. Adicionalmente, el estancamiento en las negociaciones presupuestarias dejó a mucha gente insegura sobre cómo será su presupuesto familiar.

____

Daniel Wagner está en Twitter como: www.twitter.com/wagnerreports

Cargando...