Repudian diputados clasificar como terroristas a cárteles mexicanos

CIUDAD DE MÉXICO, noviembre 27 (EL UNIVERSAL).- Legisladores de Morena, PT, PRI y PRD repudiaron la intención del gobierno de Estados Unidos de clasificar como terrorismo la actividad que desarrollan los cárteles de la droga mexicanos, pero difirieron en la forma en que la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador debe enfrentar el asunto.

Para Morena no hay que alarmarse, pues aun cuando el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, cumpla con su amago, no habría repercusiones mayores. PRI y PRD, en cambio, demandaron firmeza para rechazar los dichos del mandatario vecino y trabajar para vencer a inseguridad.

La diputada de Morena, Dolores Padierna, vicepresidenta de la Cámara de Diputados, pidió no generar alarma ni temor por el anuncio y minimizó las consecuencias de que concrete el amago. Su dicho "es un arrebato más", es parte de la "verborrea mediática a la cual ya deberíamos de estar acostumbrados", dijo Padierna.

Aunque se cumpla la amenaza no se alteraría la relación de colaboración contra la delincuencia internacional que mantienen las dos naciones, dijo. Además "en ningún escenario le interesaría a Trump iniciar una guerra a unos cuantos kilómetros de su frontera, ni abrir un nuevo frente de seguridad internacional a un año de las elecciones".

Padierna Luna minimizó así el anuncio y las eventuales consecuencias de que Trump declare como terrorismo la actividad de los criminales mexicanos, pues si se concretara los únicos efectos de la Ley Patriota de ese país en el nuestro serían "estrictos controles del sistema financiero o restricciones de viajes internacionales de personas presuntamente ligadas a los grupos delictivos".

También podrían restringirse intercambios comerciales con las empresas que se encuentren ligadas a negocios ilícitos, pero todo eso ya ocurre hoy.

El diputado del PRI, Rubén Moreira, advirtió que es inaceptable que se trate de interferir en nuestro país, pero esa es una agenda de esa nación. Lo que toca al Gobierno federal es "que asuma una doble responsabilidad, la de combatir al crimen, y para eso tiene la fuerza del Estado, y la de reclamar este tipo de afirmaciones" de Estados Unidos.

Expuso que los narcotraficantes sí son terroristas en el sentido de que "muchas de sus acciones generan eso, terror a toda la comunidad" y para lograrlo violan la ley.

Por eso demandó que haya coordinación entre todos los niveles de gobierno: presidentes municipales, gobernadores y el Presidente, ya que "cuando hay disputas entre ellos, entra la violencia" y además "mi experiencia es que con discursos esto no se arregla".

Ya se dieron herramientas para combatir al crimen organizado, autorizamos la Guardia Nacional, antes se avaló la permanencia del Ejército en las calles durante cinco años, es tiempo de resultados, planteó, pero "no veo que se pongan de acuerdo los tres órdenes de gobierno".

Por el PT el coordinador de los diputados, Reginaldo Sandoval, recordó que México siempre ha tenido dificultades en la relación bilateral pues "nos quitaron más de la mitad de nuestro territorio, y siempre han estado en la lógica de que nosotros somos su patio trasero".

Pero en esta administración se plantea la soberanía, y hay diferencia con relación al sexenio anterior porque "sabíamos que acá estaba gente de la CIA, FBI" y ahora con el presidente López Obrador eso ya cambió.

Por su parte la coordinadora del PRD en San Lázaro, Verónica Juárez Piña, aseguró que Trump busca utilizar este tipo de temas "en sus asuntos electorales", por lo que insistió en que hace falta del gobierno mexicano "un posicionamiento más firme" para impedir la intromisión del gobierno de Estados Unidos.