Republicanos de Texas sacan adelante un estricto proyecto de ley sobre el derecho al voto

·3  min de lectura
 (REUTERS)
(REUTERS)

Los legisladores republicanos han vuelto a responder a la derrota electoral de Donald Trump en 2020 restringiendo el derecho al voto, esta vez en Texas.

A pesar de un debate que duró toda la noche y una emotiva petición de los demócratas para que dejaran de hacer lo que estaban haciendo, los republicanos del Senado de Texas aprobaron el domingo por la mañana una de las leyes de voto más restrictivas del país.

Si la medida es aprobada por la Cámara de Representantes, de mayoría republicana, el gobernador Greg Abbott -también republicano- la promulgará casi con toda seguridad.

El Washington Post informó que la legislación, el proyecto de ley 7 del Senado, complica el voto por correo al prohibir a los funcionarios electorales el envío de solicitudes de voto por correo no solicitadas.

También faculta a los observadores electorales y prohíbe los buzones y el voto en el coche, que resultó ser popular en el condado de Harris, de tendencia demócrata, en 2020.

El proyecto de ley también prohibiría las horas de votación temprana los domingos por la mañana, una medida que, según los críticos, está directamente dirigida a impedir que los asistentes negros a las iglesias voten en grupo.

Muchas congregaciones de iglesias negras organizan salidas en grupo para votar después de los servicios religiosos. Esto permite a los asistentes compartir el coche, lo que ayuda a los ancianos y a las personas que no tienen acceso al transporte a emitir su voto.

La legislación también incluye una adición de última hora que facilita al Estado la anulación de las elecciones al no requerir que las pruebas de fraude hayan alterado realmente el resultado de la contienda. En su lugar, un aspirante sólo tiene que demostrar que se han emitido suficientes papeletas de forma ilegal como para que ello haya supuesto una diferencia en la contienda.

"Ilegalmente", en este sentido, no significa necesariamente "fraudulento".

El debate sobre el proyecto de ley duró siete horas hasta la madrugada del domingo.

Boris Miles, un senador negro de Houston, se opuso a una disposición del proyecto de ley que obliga a rellenar un formulario a quienes transporten a más de dos votantes a las urnas.

Dijo que muchas de las personas a las que representa no tienen medios de transporte y dependen de que les lleven otros residentes.

"Realmente no tienen ni idea de cómo funcionan las cosas en mi barrio", señaló.

Leer más: Biógrafo de Trump dice que el director financiero del expresidente lo traicionará si lo amenazan

La senadora Carol Alvarado, también de Houston, acusó directamente a los republicanos de aprobar la legislación por los votantes negros.

"Hablemos del elefante en la habitación", comentó. "Esto es sobre el condado de Harris".

En 2020, el estado vio una participación récord en la votación anticipada en ciudades como Austin y Houston.

El proyecto de ley también prohíbe a los funcionarios electorales locales alterar los procedimientos electorales sin permiso legislativo, otro ataque directo al condado de Harris. Los funcionarios electorales del condado implementaron varias ampliaciones en los horarios y métodos de votación en 2020 para ayudar a la gente a votar de forma segura durante la pandemia.

Los críticos del proyecto de ley, como Cliff Albright, cofundador del grupo Black Voters Matter, dijeron que el proyecto de ley reflejaba las leyes de la época de Jim Crow destinadas a impedir que los estadounidenses negros votaran.

Una versión anterior del proyecto de ley incluía la frase "pureza de las urnas", que, según señaló, fue utilizada antiguamente por los supremacistas blancos para limitar el voto de los negros.

"Este proyecto de ley sigue exactamente la tradición de Jim Crow", mencionó. "Aunque no se menciona la raza, es indiscutible que estas disposiciones se dirigen directamente a los votantes negros y morenos".

Los legisladores republicanos de varios estados -Florida, Georgia, Iowa y Montana, entre otros- han aprobado proyectos de ley similares destinados a limitar el acceso al voto con el pretexto de combatir el fraude electoral.

No ha habido pruebas de que se haya producido un fraude electoral masivo durante las elecciones de 2020.

Relacionados

Demócratas frenan una ley de restricciones al voto en Texas

Senado de Texas aprueba ley con restricciones electorales

Republicanos de Texas dan últimos toques a reforma electoral

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.