“No lo vamos a hacer como los republicanos”: los planes futuros de Biden, según su asesor principal

Andrew Feinberg
·13  min de lectura
Cedric Richmond (D-LA) y el candidato presidencial demócrata Joe Biden se saludan cuando Biden llega al aeropuerto de Columbus el 27 de octubre de 2020 en Columbus, Georgia. ((Getty Images))
Cedric Richmond (D-LA) y el candidato presidencial demócrata Joe Biden se saludan cuando Biden llega al aeropuerto de Columbus el 27 de octubre de 2020 en Columbus, Georgia. ((Getty Images))

Cuando Joe Biden se dirigió a la nación por primera vez como presidente de los Estados Unidos, recordó a los estadounidenses que su historia “ha sido una lucha constante del ideal estadounidense de que todos somos creados iguales, contra la dura y fea realidad del racismo, el nativismo, el miedo y la satanización, que nos han desgarrado durante mucho tiempo”.

Biden, un hombre blanco en su séptima década, cuyo ascenso a la presidencia fue posible gracias al apoyo abrumador de los votantes negros, ha hecho del enfrentamiento al racismo sistemático una prioridad para su administración. Esto con la esperanza de cumplir una promesa que hizo en junio pasado, el día después de que los funcionarios de la administración Trump ordenaron el uso de gases lacrimógenos y balas de goma contra los manifestantes, que su presidencia sería “una era de acción”.

Con ese fin, la administración Biden se ha inclinado a abordar cuestiones de raza e identidad en una medida que hubiera sido impensable bajo presidentes anteriores, incluido Barack Obama, bajo quien Biden sirvió ocho años como vicepresidente. Durante esos ocho años, los republicanos convirtieron los intentos del primer presidente negro de abordar las relaciones raciales y la violencia policial en forraje para ataques raciales que finalmente redujeron sus índices de aprobación.

Sin embargo, las incursiones de Biden en el mismo campo político minado no han provocado el mismo grado de reacción violenta: a medida que sus primeros 100 días en el cargo llegan a su fin, conserva un índice de aprobación muy por encima del 50 por ciento. En conversaciones privadas, algunos agentes republicanos atribuyen la incapacidad de su partido para ponerle un guante al presidente, al hecho de que es un hombre blanco mayor. Pero en una entrevista con The Independent, uno de los asesores negros de más alto perfil del presidente, no estaba dispuesto a atribuir el hecho de que Biden ha sido capaz de hablar de asuntos como la reforma policial más fácilmente que Obama, en su carrera solitaria como presidente número 46.

Hablando por teléfono desde su oficina del ala oeste la semana pasada, el ex representante de Luisiana Cedric Richmond dudó cuando se le presionó sobre el asunto antes de responder: "No estoy seguro". Después de una breve pausa, el luisiano de 47 años, ahora asesor principal de Biden y director de la Oficina de Participación Pública de la Casa Blanca, admitió que los críticos republicanos del presidente “ciertamente no pueden decir que no nació en Estados Unidos, y que no es un ciudadano estadounidense”, refiriéndose a la desacreditada teoría de la conspiración del “birther”que utilizó Donald Trump para impulsar su carrera política.

Cuando se le preguntó una vez más sobre una declaración de un consultor republicano que le dijo a The Independent, que era más difícil atacar a Biden porque el presidente es "un hombre blanco afable y caballeroso que dice cosas agradables y positivas la mayor parte del tiempo", Richmond respondió: "Creo que quien haya dicho eso tiene algunos problemas reales".

Al ofrecer su propia teoría del caso, Richmond, un copresidente nacional de la campaña Biden 2020 que jugó un papel decisivo en presionar a Biden para reorientar su enfoque en los votantes negros de Carolina del Sur luego de una serie de pérdidas primarias tempranas, argumentó que el presidente y la vicepresidenta Kamala Harris, han podido hablar de asuntos como la violencia policial y el racismo en el sistema judicial sin dar oxígeno a los críticos, porque han tratado de “predicar con el ejemplo”.

“Incluso cuando la gente llamaba [para] retirar los fondos a la policía, dijo que le gustaría aumentar los fondos en $300 millones porque cree que hay una necesidad desesperada de una verdadera policía comunitaria, capacitación para reducir la escalada y otras facetas de la policía, que harán que las comunidades y las personas que vigilan esas comunidades tengan una mejor relación”, afirmó.

Pocos que sirven en la Casa Blanca entienden el tema de la reforma policial mejor que Richmond, quien es un ex presidente del Congressional Black Caucus y un copatrocinador original de lo que ahora es el vehículo legislativo preferido por la administración Biden para la reforma policial, George Floyd Justice in Policing Ley de 2020.

Ese proyecto de ley, que entre otras cosas, prohibiría a las fuerzas del orden usar estrangulamientos y terminaría con la inmunidad general frente a las demandas civiles, de las que disfrutan la mayoría de los agentes de policía. Dicho proyecto permaneció reprimido en el Senado controlado por el Partido Republicano y enfrentó la oposición de la Casa Blanca bajo la administración Trump. Ahora con los demócratas en control, tanto del Congreso como de la Casa Blanca, el proyecto de ley cuenta con el apoyo total de la administración Biden. Según Richmond, eso se debe a que Biden y Harris "entienden la frustración que existe".

“Necesitamos una reforma real. Estos incidentes no son inventados, estos incidentes son reales, son capturados en televisión”, dijo. “Existe una desconfianza real entre las comunidades y la policía que las vigila, y una verdadera ira, frustración y puro agotamiento en la comunidad afroamericana”.

Aunque la administración Biden ha puesto sus esperanzas de reforma policial en la Ley de Justicia en la Policía, incluso el control del Senado no garantiza el éxito gracias a las reglas obstruccionistas de la cámara alta. Debido a que esa regla requiere efectivamente un umbral de 60 votos para aprobar la mayoría de las leyes en la mayoría de las circunstancias, los demócratas tendrían que convencer a 10 de sus homólogos republicanos para que se unan a ellos en favor de la Ley de Justicia en la Policía para convertirla en ley.

Leer más: Republicanos que votaron para acusar a Trump reciben avalancha de donaciones que desafían el voto de venganza del ex presidente

Los defensores del obstruccionismo en el Senado dicen que exigir una supermayoría para promulgar la mayoría de las leyes obliga a los demócratas y republicanos a establecer compromisos al abordar temas controvertidos. Pero lo que alguna vez fue una maniobra poco utilizada, que requería que un senador o un grupo de senadores mantuvieran la palabra continuamente durante el debate, se ha convertido en un veto que cualquier senador puede ejercer simplemente enviando un correo electrónico. Y aunque esas tácticas en algún momento se desplegaron solo contra los proyectos de ley más polémicos, los republicanos comenzaron a usar el obstruccionismo para bloquear la mayoría de las leyes respaldadas por los demócratas durante la presidencia de Obama.

El mandato de Richmond en el Congreso coincidió con una expansión del uso del filibustero por parte del Partido Republicano, destinado a negar al primer presidente negro incluso la más pequeña de las victorias legislativas. Dijo que la experiencia de Biden de ver a los republicanos luchar con uñas y dientes para obstruir la agenda de Obama con la esperanza de que parezca que su presidencia fue fallida impresionó al entonces vicepresidente. Esa experiencia, explicó, es la razón por la que Biden no ha dudado en respaldar el uso del proceso de reconciliación presupuestaria del Senado para aprobar la legislación de reforma fiscal y de infraestructura sin ningún voto republicano, incluso mientras continúa expresando su deseo de participar en los tipos de compromisos bipartidistas, que fueron sus acciones en el comercio durante casi cuatro décadas en representación de Delaware.

“[Biden] observó y vio lo mucho que trabajaron tanto él como el presidente Obama para tratar de mejorar la vida de las personas y hacer las cosas bien. Pero también vio la reacción visceral de los republicanos que intentaron bloquear al presidente Obama en todo lo que hizo y criticarlo por todo lo que hizo”, dijo Richmond. "Intentaremos trabajar con ellos donde podamos, pero al final del día, no les permitiremos que detengan un progreso significativo que es importante para el pueblo estadounidense".

Sin embargo, muchas partes de la agenda legislativa de Biden, incluida la Ley de Justicia en la Policía y el paquete de derechos electorales y electorales de los demócratas conocido como la Ley Para el Pueblo, siguen sujetas a las reglas obstruccionistas del Senado. El último proyecto de ley, una amplia medida electoral y ética que, según los expertos en leyes electorales, sería la mayor expansión de los derechos de voto en una generación, ha adquirido una nueva importancia para los demócratas a la luz de los recientes esfuerzos republicanos para limitar el acceso al voto.

Los republicanos han expresado una oposición casi universal a la mayor parte del proyecto de ley de derechos de voto, y muchos de ellos han justificado sus posiciones repitiendo muchas de las mismas mentiras citadas por los insurrectos pro-Trump que irrumpieron en el Capitolio, con la esperanza de evitar la certificación de la victoria de Biden en el pasado mes de enero.

Cuando se le preguntó, cómo la administración Biden haría avanzar la pelota sobre los derechos de voto, cuando los republicanos siguen comprometidos en gran medida con una realidad alternativa de Trump, Richmond señaló que el papel de Biden en guiar la reautorización de la Ley de Derechos de Voto de 1965 a una votación de 98-0 en el Senado. Eso, dijo, era una prueba de que el presidente puede avanzar en un tema que los republicanos han convertido en una prueba de fuego político.

Esa votación de 98-0 tuvo lugar hace casi dos décadas en un entorno político mucho menos polarizado, mucho antes de que Trump comenzara a hacer, de la aceptación de mentiras escandalosas sobre la conducción de las elecciones en Estados Unidos, un aspecto no negociable del dogma republicano. Sin embargo, el excongresista dijo que el presidente podría ayudar a avanzar en el campo de los derechos de voto si continúa "al nivel del pueblo estadounidense... Luchar contra la desinformación y predicar con el ejemplo". Además, sugirió que una legislación más específica, que se centre en restaurar las disposiciones en la Ley de Derecho al Voto, que previamente fue invalidada por la Corte Suprema podría obtener más apoyo que HR 1. Pero no dio más detalles sobre cómo Biden podría hacer que un proyecto de ley de este tipo, supere el umbral de 60 votos del Senado, diciendo a The Independent: “No quiero, al menos ahora, dedicar mucho tiempo a hablar sobre el proceso, porque todo el mundo sabe que hacer legislación se trata de hacer salchichas”.

“No tenemos mucho tiempo para preocuparnos por lo que la gente dice de nosotros, estamos tratando de lidiar con... una pandemia... y una crisis económica, estamos tratando de lidiar con un problema policial en Estados Unidos", “estamos tratando de lidiar con la ruptura del racismo sistémico”, dijo. "Así que tenemos las manos ocupadas y lo que hemos decidido hacer es mantener la cabeza agachada y trabajar".

Pero Richmond fue mucho más contundente, cuando se presionó más sobre el tema de la lucha contra la desinformación y las teorías de la conspiración que han infectado el discurso en torno al derecho al voto, la inmigración y otros asuntos.

Una de esas teorías de la conspiración, apodada el "gran reemplazo", postula que una oscura camarilla de élites quiere reemplazar a los votantes blancos con inmigrantes negros y marrones para crear un nuevo electorado que mantendrá a los demócratas en el poder por tiempo indefinido. En el pasado, estas creencias fueron competencia exclusiva de figuras marginales y nacionalistas blancos declarados; sin embargo, últimamente han encontrado una audiencia receptiva entre las figuras republicanas más dominantes. Una personalidad de televisión conservadora popular, Tucker Carlson de Fox News, ha afirmado que los esfuerzos de los demócratas para facilitar el voto de los estadounidenses son parte integral de un plan para "reemplazar" a los votantes blancos en un elemento básico de su programa nocturno.

Cuando se le preguntó cómo la administración de Biden podría encontrar un terreno común sobre los derechos de voto con un partido que abraza creencias tan abiertamente racistas, Richmond dijo que la solución es "educar a la gente sobre lo que es verdad y lo que no", frente a los esfuerzos concertados para difundir la desinformación por parte de la GOP. "Lo que los republicanos han podido hacer durante demasiado tiempo es culpar a la gente de lo que sea que estén hablando", dijo. "Entonces, ya sea que se trate de personas rurales que no están contentas con lo que esté sucediendo, o si se trata de personas del centro de la ciudad que culpan a los negros, las minorías o los asiáticoamericanos, tenemos que luchar contra eso".

Continuando, Richmond postuló que la popularidad de las iniciativas de la administración de Biden seguirá siendo alta porque los votantes reaccionarán bien a un mensaje positivo y transparencia continua: “No lo haremos como los republicanos… Que es recortar fondos, dejar de invertir en los Estados Unidos, personas y su destino y su futuro, y culpar a otras personas... Vamos a levantar a todos”, dijo. “Cuando haces eso, educas al público estadounidense de que lo que se han vendido durante tanto tiempo es solo una mala factura, y que en realidad tienes un presidente que es un corredor honesto, que les dice el verdadero negocio, y que su las acciones están moviendo a la gente en la dirección correcta, la gente se siente mejor consigo misma y con el gobierno... Algunas personas tardarán en llegar, pero llegarán”.

Cuando se trata del proyecto de ley de alivio de Covid de $1,9 billones que Biden firmó el mes pasado y el plan de infraestructura e impuestos de $2,3 billones que dio a conocer hace unas semanas, Richmond puede estar en lo cierto. Según una encuesta reciente, más del 70 por ciento de los estadounidenses aprobaron el primer proyecto de ley cuando fue promulgado, mientras que el segundo cuenta con el apoyo de aproximadamente dos tercios de los estadounidenses, incluidos siete de cada 10 independientes y tres de cada 10 republicanos.

Pero las noticias no son del todo buenas. Aunque algunos funcionarios republicanos a nivel estatal y local han expresado su apoyo e incluso entusiasmo por el plan de infraestructura de Biden, los líderes republicanos de la Cámara como del Senado han indicado que recibirá el mismo tratamiento de obstrucción que la agenda legislativa de la administración Obama. Después de haber visto los intentos de los republicanos de derribar al último presidente demócrata de su escaño en la Cámara, Richmond pronunció duras palabras para aquellos, que desplegarían tácticas similares de tierra quemada contra el que ahora sirve como asesor principal: “Que usarían cualquier cosa que pudiera derribar a alguien, y el hecho de que solo estén buscando derribar..., al presidente Biden es vergonzoso. No lo hacen por razones políticas, solo están tratando de averiguar cómo obtener una ventaja para las próximas elecciones. Y creo que ahí es donde tenemos que trazar la línea como estadounidenses”, dijo.

Richmond preguntó: “Vas a hacer que las cosas en el país sean tan malas hasta [el punto] que la gente no quiera votar para reelegirlo, lo que significa que vas a afectar negativamente la vida de las personas para el la próxima carrera política, en lugar de que todos nos unamos para desear éxito a la administración del presidente Biden, y poder salir de esta pandemia, restaurar la economía, invertir en las familias… ¿Van a sentarse y buscar formas de destruirlo? Creo que es una enfermedad y creo que va a detener a este país. Así que espero que la mayoría de ellos no se sienta así".

Relacionados

Las prioridades de Joe Biden chocan con la realidad

Joe Biden anuncia restauración de ayuda humanitaria a los palestinos aislados por Donald Trump

"Republicanos de Joe Biden". Los hay, pero, ¿son muchos?