Los republicanos de línea dura están a punto de cerrar el Gobierno de EEUU

El presidente de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Kevin McCarthy, en Washington

Por Moira Warburton

WASHINGTON, 29 sep (Reuters) - El Gobierno federal de Estados Unidos quedó a dos días de una paralización parcial el viernes, ya que un puñado de republicanos de línea dura de la Cámara de Representantes se negó a apoyar un proyecto de ley bipartidista de gasto provisional destinado a dar a los legisladores más tiempo para negociar un acuerdo amplio para todo el año.

El Servicio de Parques Nacionales cerrará, la Comisión de Bolsa y Valores suspenderá la mayoría de sus actividades de regulación y cientos de miles de trabajadores federales serán despedidos a partir del domingo si el Congreso no aprueba un paquete de gastos que pueda ser firmado como ley por el presidente Joe Biden antes de esa hora.

El presidente de la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, logró aprobar a última hora del jueves tres de los cuatro proyectos de ley que financiarían cuatro agencias federales.

Fueron redactados para satisfacer las demandas de la línea dura conservadora y no tienen ninguna posibilidad de ser aprobados por el Senado, controlado por los demócratas, e incluso si se convirtieran en ley, no evitarían la paralización porque no financian la totalidad del Gobierno.

Los republicanos de línea dura han dicho que no aceptarán un proyecto de ley del Senado para financiar el Gobierno hasta el 17 de noviembre, que ha avanzado con un amplio apoyo bipartidista, incluido el del principal republicano del Senado, Mitch McConnell.

La paralización sería la cuarta en una década y se dará cuatro meses después de que un enfrentamiento similar situó al Gobierno federal a pocos días de incumplir el pago de su deuda de más de 31 billones de dólares.

Las repetidas maniobras han suscitado preocupación en Wall Street, donde Moody's ha advertido de que podrían dañar la solvencia del país.

McCarthy y Biden alcanzaron en junio un acuerdo que habría financiado el Gobierno con un gasto discrecional de 1,59 billones de dólares en el año fiscal 2024, pero los republicanos de línea dura de la Cámara de Representantes exigen otros 120.000 millones de dólares en recortes, además de una legislación más dura que detenga el flujo de inmigrantes en la frontera sur de Estados Unidos con México.

La lucha actual se centra en una parte relativamente pequeña del presupuesto estadounidense de 6,4 billones de dólares para este año fiscal. Los legisladores no se plantean recortar programas de prestaciones populares como la Seguridad Social y Medicare.

Varios partidarios de la línea dura han amenazado con expulsar a McCarthy de su papel de líder si aprueba un proyecto de ley de gastos que requiera de cualquier voto demócrata para ser aprobado, un resultado casi garantizado dado que cualquier proyecto de ley exitoso de la Cámara también debe ser aprobado por el Senado, controlado por los demócratas 51-49.

El expresidente Donald Trump, probable rival de Biden en las elecciones de 2024, ha tomado las redes sociales para empujar a sus aliados del Congreso hacia una paralización.

Algunos republicanos de la Cámara de Representantes expresaron su enfado a última hora del jueves con sus colegas de línea dura, que han obstaculizado el proceso en casi todo momento.

"No pueden provocar un incendio, llamar a los bomberos, cortarles el suministro de agua y luego culparles por no apagar el fuego", dijo a Reuters el representante Dan Crenshaw. "Eso es más o menos lo que está ocurriendo ahora".

(Reporte de Moira Warburton; editado en español por Javier López de Lérida)