Celebran republicanos reforma a la ley de salud en EEUU

Por ERICA WERNER y ALAN FRAM
El representante republicano Billy Long, 2do derecha, habla con la prensa frente a la Casa Blanca, Washington, 3 de mayo de 2017, tras una reunión con el presidente Donald Trump sobre la reforma del seguro de salud. De izquierda a derecha, los representantes republicanos Michael Burgess, Texas; Rep. Fred Upton, Michigan, y Greg Walden, Oregón (AP Foto/Susan Walsh)

WASHINGTON (AP) — Finalmente, unos triunfantes republicanos votaron el jueves en la Cámara de Representantes para revocar y reemplazar el llamado "Obamacare" que han criticado durante tanto tiempo, doblegando a la unida oposición demócrata y superando sus propias divisiones para otorgar al presidente Donald Trump una importante victoria.

La victoria fue por estrecho margen: 217 a 213, pero el éxito definitivo está lejos de estar asegurado, ya que la iniciativa de ley aún tiene que ser aprobada por un Senado sumamente escéptico.

No obstante, después de siete años de promesas y decenas de votaciones, los republicanos finalmente consiguieron que fuera aprobado un proyecto de salud que tiene oportunidad de convertirse en ley.

Aunque no esperaron la aprobación final para celebrar.

"¡Qué gran grupo de personas!", exclamó Trump en la Casa Blanca, con los brazos levantados para saludar a decenas de legisladores que se apresuraron para reunirse con él en el Jardín de Rosas de la Casa Blanca inmediatamente después de la votación. Por el momento se dejaron de lado las desavenencias y las divisiones ideológicas que casi hundieron la iniciativa una vez más.

Y al mismo tiempo, los republicanos habían comenzado a mostrar que quizá pueden unirse y gobernar el país ahora que controlan por completo Washington.

"No se equivoquen, ésta es una revocación y un reemplazo del Obamacare, no se equivoquen al respecto", expresó Trump. "Las primas bajarán, los deducibles bajaran, pero algo muy importante: es un gran plan".

Los demócratas argumentaron que el proyecto de ley del Partido Republicano tendría el efecto contrario de lo pronosticado por Trump, y señalaron cálculos que indican que dejará sin cobertura de gastos médicos a millones de personas y pondrá en riesgo la cobertura para personas con condiciones médicas preexistentes que habían obtenido protección bajo la Ley de Protección al Paciente y Cuidado de Salud Asequible de Obama

Pronosticaron además que los republicanos van a pagar un enorme precio político por aprobar una legislación que ha sido repudiada en las encuestas, que elimina beneficios concretos y ofrece sólo promesas.

"Se van a poner bajo los reflectores por esto", advirtió dramáticamente la líder de la minoría en la Cámara de Representantes Nancy Pelosi, y pronosticó que los republicanos serán castigados por los votantes en las elecciones legislativas de 2018.

Ciertamente los demócratas parecían prácticamente frívolos cuando la votación se acercaba a su fin en el pleno de la cámara baja, y se burlaban de los republicanos con cánticos que decían "nah, nah, nah, nah, hey, hey, adiós", imitando lo que los opositores cantaron a los demócratas hace siete años cuando fue aprobada la iniciativa de Obama.

La iniciativa de ley republicana eliminaría las multas que impuso la ley de Obama a la gente que no adquiera el seguro de gastos médicos, y eliminaría el aumento de impuestos contemplado en el Obamacare a la gente de mayores ingresos y a la industria de atención a la salud. Impondría recortes a Medicaid, el programa de salud para gente de ingresos bajos, y permitiría a los estados imponer requerimientos laborales a los beneficiarios de Medicaid. Transformaría los subsidios de Obama para millones que compran seguro, que ahora están basados mayormente en sus ingresos, al hacerlos más bajos y vincularlos a la edad del consumidor.

Y los estados podrían obtener dispensas federales para liberar a las aseguradoras de otros requerimientos de cobertura de la ley de Obama. Con las dispensas, las aseguradoras podrían cobrar a las personas con enfermedades preexistentes tarifas mucho más altas que a clientes saludables, podrían aumentar los precios a personas de mayor edad todo lo que quieran, y no atender un mandato de que cubran servicios específicos como atención durante el embarazo.

La iniciativa republicana bloquearía fondos federales por un año a Planned Parenthood, lo que es un considerado un triunfo por muchos republicanos que se oponen al aborto.