Estos son los republicanos que buscan revertir el triunfo de Biden y mantener a Trump en el poder

Griffin Connolly
·6  min de lectura
<p>Joe Biden tiene programado que el Congreso certifique su victoria en el Colegio Electoral poco después de Año Nuevo.</p> (Getty Images)

Joe Biden tiene programado que el Congreso certifique su victoria en el Colegio Electoral poco después de Año Nuevo.

(Getty Images)

El presidente electo Joe Biden tiene programado que el Congreso certifique su victoria en el Colegio Electoral poco después del Año Nuevo, pero no antes de que los republicanos monten un esfuerzo desesperado para evitarlo.

El impulso para bloquear la victoria de Biden se está recuperando en el margen de la derecha del Partido Republicano, con el congresista superestrella conservador Matt Gaetz de Florida y el congresista electo Madison Cawthorn de Carolina del Norte anunciando su apoyo esta semana.

La congresista electa Marjorie Taylor Greene de Georgia, quien ganó fama en Internet a nivel nacional en el pasado ciclo electoral por haber apoyado una vez la teoría de la conspiración de QAnon, también es parte del grupo que trabaja para darle la vuelta a la elección a Donald Trump, a pesar de la decisiva victoria electoral de Biden.

Gaetz y Cawthorn se encuentran entre "docenas" de legisladores republicanos en total que respaldan la búsqueda del congresista Mo Brooks de una disposición constitucional oscura para rechazar los votos electorales cuando el Congreso se reúna el 6 de enero de cinco estados: Arizona, Pensilvania, Nevada, Georgia y Wisconsin, cuyos procesos electorales han afirmado los conservadores, a pesar de la escasez de pruebas, estaban plagados de fraudes.

"Cuando miras lo que sucedió en muchos de estos estados liberales que tienen gobernadores liberales y secretarios de estado de la misma corriente ideológica, puedes ver que han violado la ley y han ido en contra de nuestra Constitución con estas elecciones", dijo Cawthorn en un evento para los jóvenes republicanos en West Palm Beach, Florida, a principios de esta semana.

La declaración de Cawthorn simplemente no es precisa. Al menos dos de los cinco estados cuyos resultados electorales están siendo cuestionados, Georgia y Arizona, tienen gobernadores republicanos.

Y no hay evidencia de que ninguno de los gobernadores o secretarios de estado en Arizona, Pensilvania, Nevada, Georgia y Wisconsin hayan violado la ley e incitado al fraude electoral.

Sin embargo, Cawthorn recibió un rugido de aplausos cuando cruzó el escenario el lunes en Florida, anunciando: "Y por eso, el 6 de enero, cuando la gente del oeste de Carolina del Norte me envió a Washington para hacer un trabajo, estaré impugnando las elecciones".

Los aliados de Brooks también incluyen a personas como los congresistas Louie Gohmert de Texas y Paul Gosar de Arizona, dos legisladores conocidos por defender varias teorías de conspiración del "estado profundo", adoptar posiciones controvertidas sobre raza e inmigración y participar en comportamientos extraños en el Capitolio.

Brooks, Gohmert, Gosar, Gaetz y el congresista Jim Jordan de Ohio se encontraban entre un grupo de legisladores del próximo Congreso que visitaron la Casa Blanca el lunes para discutir sus planes con Trump para impugnar los resultados de las elecciones del 6 de enero.

Si bien no existe una lista oficial de los republicanos que apoyan ese plan, Brooks y otros 18 miembros de la Cámara de Representantes del Partido Republicano firmaron una carta la semana pasada solicitando investigaciones sobre las acusaciones de fraude electoral antes de que el nuevo Congreso se reúna el 6 de enero para certificar los resultados electorales.

En su mayoría son los jóvenes quienes acaparan la atención como Gaetz, Cawthorn y Greene; conspiradores de renombre como Gohmert y Gosar, u oscuros banqueros conservadores como Scott DesJarlais de Tennessee y Jeff Duncan de Carolina del Sur.

"Está bastante claro que el impulso está creciendo en apoyo de las objeciones a las presentaciones de los estados de los votos del Colegio Electoral debido a sus sistemas de elección defectuosos y los hacen indignos de confianza", dijo Brooks a los periodistas en Washington el lunes, sin proporcionar evidencia específica para apoye sus afirmaciones de fraude.

“Ahora, en el lado de la Cámara, estamos ante decenas de congresistas que están dispuestos a objetar o copatrocinar objeciones a las presentaciones de varios estados, por lo que tenemos más congresistas que estados a los que objetar”, dijo Brooks.

El proceso

Seamos claros: el esfuerzo fracasará, el Congreso certificará los resultados del Colegio Electoral y Joe Biden tomará posesión de su cargo el 20 de enero.

Sí, sólo un senador y un miembro de la Cámara tendrían que firmar un desafío formal a los resultados de las elecciones de un estado para obligar a cada cámara a dos horas de debate por separado antes de votar para defenderlos o descartarlos.

El senador electo Tommy Tuberville de Alabama ha indicado que podría estar dispuesto a jugar a la pelota, al igual que los senadores Rand Paul de Kentucky y Ron Johnson de Wisconsin.

"En el lado del Senado, creo que la pregunta ahora no es si habrá un senador que se oponga, sino cuántos senadores se unen a las objeciones", dijo Brooks a los periodistas el lunes.

Pero si bien Brooks puede engatusar al menos a un senador para que obligue a votar sobre la integridad del Colegio Electoral, la moción real para arrojar los resultados al fuego seguramente fracasará, ya que las mayorías tanto en la Cámara controlada por los demócratas como por los republicanos se necesita el Senado para aprobarlo.

Eso simplemente no sucederá.

Los demócratas e incluso varios republicanos en ambas cámaras han rechazado rotundamente los desafíos legales del Partido Republicano a los resultados de las elecciones. De hecho, anular la voluntad del Colegio Electoral, cuya composición está determinada por el voto del pueblo estadounidense el 3 de noviembre, representaría un paso aún más trascendental de la democracia.

Y el líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, ya felicitó a Biden por su victoria. En voz baja, ha instado a los senadores más conservadores de su grupo a no obligar a sus colegas más moderados a realizar una “votación terrible” que dividiría al partido.

Daño ya hecho

Incluso si ningún senador se acerca para ejecutar un desafío real a los resultados electorales, la campaña de Brooks ya ha dividido al Partido Republicano en una línea de lealtad al presidente saliente.

El lunes, el congresista Adam Kinzinger de Illinois criticó el anuncio de Cawthorn de que desafiaría los resultados de las elecciones de 2020.

"Los aplausos son intoxicantes. Gobernar honorablemente es difícil a veces y no tiene multitudes que lo adoren, ni debería serlo", tuiteó Kinzinger, quien ha sido un crítico frecuente de la política exterior aislacionista de Trump en Irak, Siria y otras zonas de conflicto en el Medio Oriente en el que Estados Unidos tiene una fuerte presencia.

El domingo, el senador de Utah Mitt Romney lamentó que el final de la presidencia de Trump se haya visto empañado por el torrente de conspiraciones electorales que emanan de la Casa Blanca.

"Es realmente triste en muchos aspectos, y vergonzoso, porque el presidente ahora mismo podría estar escribiendo el último capítulo de esta administración con una vuelta de victoria con respecto a la vacuna", dijo el republicano de Utah en una entrevista el domingo con Jake de CNN.

Romney aludió a la creciente brecha dentro del Partido Republicano entre las figuras tradicionales del partido y la nueva ola de republicanos que anteponen la lealtad ciega a Trump por encima de todo.

"Represento a una porción muy pequeña del partido republicano hoy", admitió Romney a Tapper.

"Cuando miro a los contendientes de 2024, la mayoría de ellos están tratando de parecerse tanto a Donald Trump como pueden ser".

Relacionados

Trump presionó a republicanos para cambiar el resultado de la elección

Legisladores republicanos, criticados al recibir la vacuna de COVID-19

Republicanos piden no desafiar el resultado del Colegio Electoral