Dos republicanos acusan a Biden de ser aliado de los carteles en la frontera

Agencia EFE
·2  min de lectura

Miami, 19 abr (EFE).- Los congresistas republicanos María Elvira Salazar y Mario Díaz-Balart afirmaron este lunes que la "política irresponsable" del Gobierno estadounidense en la frontera con México convierte al presidente Joseph Biden en "socio de facto" de los carteles del tráfico de drogas, armas y personas.

En una rueda de prensa con motivo de un proyecto de ley para permitir que los cubanos puedan hacer trámites consulares en la base naval estadounidense de Guantánamo, los dos legisladores afines al expresidente Donald Trump arremetieron duramente contra Biden por su política migratoria.

Ambos dijeron que mientras el Gobierno demócrata no reconozca que hay "una crisis humanitaria y de seguridad nacional sin precedentes" en la frontera y trate de resolverla, todas las otras cuestiones migratorias por resolver, como los estatutos de protección temporal (TPS), los "soñadores" y otras, van a quedar "opacadas".

Sin dar datos ni precisiones denunciaron violaciones de niñas en la frontera, la entrada de terroristas y falta de identificación de las personas que acompañan a menores.

Salazar dijo incluso que Biden es el "mayor aliado de los traficantes sexuales de niños", porque, a su juicio, no existen controles para determinar si la persona que acompaña al menor es su padre o su traficante e incluso después la Administración le entrega al niño a esa misma persona.

Diaz-Balart señaló que Biden prometió una política migratoria "humana" cuando cambió algunas de las medidas de Trump en la frontera, pero lo que está pasando es "salvaje".

"Tenemos que estar todos muy preocupados, lo que pasa en la frontera es deleznable", subrayó Salazar.

Desde mayo de 2020, con Trump todavía en el poder, se ha producido un aumento lineal de la llegada de inmigrantes y solicitantes de asilo a la frontera con México, tendencia que se ha incrementado notablemente desde que Biden llegó a la Casa Blanca, debido a la percepción de estos extranjeros de que será más fácil entrar al país con el demócrata en el poder.

En marzo pasado la llegada de inmigrantes y solicitantes de asilo que cruzaron la frontera superó las 172.000 personas, el mayor nivel mensual en 20 años, al aumentar un 71 % respecto a febrero y 5 veces más que en el mismo mes de 2020.

(c) Agencia EFE