Repsol debe seguir pagando indemnizaciones, dice Perú

LIMA (AP) — Las autoridades ambientales de Perú dijeron el sábado que la empresa Repsol debe cumplir sus obligaciones, un día después de que pescadores y trabajadores protestaran contra la presunta negativa de la petrolera a continuar pagando las indemnizaciones tras un derrame de crudo a principios de año.

El Ministerio del Ambiente afirmó en un comunicado que “ratifica su compromiso para continuar las acciones” relacionadas con la recuperación ambiental y la atención a las comunidades en la zona afectada.

El 15 de enero, se derramaron unos 12.000 barriles de petróleo cuando un buque cisterna de bandera italiana descargaba crudo en la refinería costera La Pampilla, propiedad de Repsol, a unos 30 kilómetros al norte de Lima.

El viernes, numerosos pescadores y trabajadores afectados marcharon en Lima para exigir que Repsol continúe pagando las indemnizaciones acordadas ante su presunta negativa a hacerlo con el argumento de que el gobierno no había ampliado el estado de emergencia ambiental que venció el 18 de octubre.

Los inconformes anunciaron próximas movilizaciones para exigir a Repsol que cumpla con las reparaciones.

El Ministerio del Ambiente dijo el sábado que el fin de la declaración de emergencia ambiental no implica descartar las acciones posteriores y necesarias para atender los daños del derrame de petróleo.

“Corresponde a RELAPASAA (Refinería La Pampilla S.A.A. de Repsol) el cumplimiento de sus obligaciones”, apuntó.

La empresa dijo a The Associated Press que mantendrá los pagos de las indemnizaciones mientras continúa el proceso de acuerdos de reparación final con los afectados.

En octubre, las autoridades ambientales impusieron a Repsol multas por un equivalente a 10,8 millones de dólares. En tribunales sigue su curso una demanda que el Estado peruano presentó contra Repsol y cinco empresas más por 4.500 millones de dólares.

La empresa “nos comunicó que dejaría de pagar porque el Ministerio del Ambiente no declara un nuevo estado de emergencia ambiental", dijo a la AP Raúl Llacua, abogado de la Asociación de Pescadores Artesanales de Ancón (Apescaa).

"Antes, se declaró estado de emergencia, pero este acabó el 18 de octubre último. Sin embargo, eso no implica que ya todo esté bien”, agregó.

Señaló que Repsol se comprometió a pagar como adelanto de reparación 3.000 soles (784.41 dólares) cada mes a 2.500 pescadores afectados mientras dure la limpieza de la zona contaminada y el mismo monto a 8.500 trabajadores de otros rubros perjudicados durante dos meses.

En una reunión de los damnificados con funcionarios, el gobierno se comprometió a trasladar a la empresa las demandas de los manifestantes e instalar mesas de trabajo con los afectados.

El derrame de crudo afectó una zona poco más grande que la ciudad de París. Repsol calcula el área contaminada en 106 kilómetros cuadrados en mar y tierra.