La represión en China es la más dura desde la masacre de Tiananmen, según HRW

LA NACION
·2  min de lectura

GINEBRA.- La represión en China nunca fue tan dura desde la masacre de la Plaza Tiananmen, hace más de tres décadas, según reveló este miércoles la ONG Human Rights Watch (HRW), que denunció el "oscuro período" del gigante asiático en derechos humanos.

En la presentación de su informe anual de derechos humanos en el mundo, HRW denunció la ofensiva contra la disidencia en Hong Kong, la represión de la minoría musulmana de los uigures y el silenciamiento de quienes informaron sobre el coronavirus como los hitos más relevantes de la creciente represión de Pekín.

Tensión en EE.UU.: el imponente operativo de seguridad para una semana crucial

"China está en lo más pleno de su período más oscuro en materia de derechos humanos desde la masacre de Tiananmen de 1989", denunció HRW, destacando que el autoritarismo del gobierno chino empeoró nuevamente en 2020.

Pekín impuso en junio en Hong Kong una ley sobre seguridad nacional draconiana y formulada con vaguedad, que representa "su ataque más agresivo a los derechos humanos en el territorio desde la transferencia de la soberanía en 1997", cuando Gran Bretaña devolvió el enclave después de un siglo de dominio colonial.

En Xinjiang, por su parte, los esfuerzos del gobierno chino por cancelar la identidad de los uigures continuaron. "La intensificación de la represión en Hong Kong y en Xinjiang es emblemática del empeoramiento de la situación de los derechos humanos bajo el presidente Xi Jinping", dijo la organización, con sede en Washington.

La respuesta inicial del gobierno a la epidemia de coronavirus "dio prioridad al control gubernamental más que a la transparencia", añadió HRW en su enumeración, donde también denunció el esfuerzo de Pekín por silenciar a los abogados y activistas por los derechos humanos, reforzando las restricciones sobre Internet y los medios.

"Estas represiones, junto con el empantanamiento inicial por el Covid-19 de parte de las autoridades, que contribuyó a la pandemia", generaron una creciente movilización internacional contra las violaciones de parte de Pekín, agregó HWR.

Coronavirus. Tercera ola implacable: el país donde el coronavirus se propaga con mayor rapidez

"Este impulso debe traducirse en el apoyo a investigaciones independientes sobre Xinjiang, un nuevo mandato de la ONU para monitorear las violaciones a los derechos humanos y el fin de la impunidad del gobierno chino por graves violaciones", dijo Sophie Richardson, directora de HRW para China, al presentar el informe.

En el World Report 2021 de más de 700 páginas, la organización examinó el estado de los derechos humanos en más de 100 países. Según el director ejecutivo de HRW, Kenneth Roth, China sigue siendo la mayor amenaza.

Agencias Reuters y ANSA