Esto es todo lo que pone en riesgo España posicionándose contra Rusia

·4  min de lectura
La lista de posibles represalias de Rusia a España va creciendo. EFE
La lista de posibles represalias de Rusia a España va creciendo. EFE

Aún no se ha lanzado un solo misil ni se ha impuesto una sola sanción, pero Rusia ya tiene claro a quien tiene frente a ella en el conflicto latente en el mar Negro por el control del territorio ucraniano.

Obviamente Estados Unidos es el gran enemigo. La alianza suscrita por el presidente ruso, Vladimir Putin, con China, no tiene más objetivo que equilibrar (sino superar) el poderío armamentístico de Moscú. Pero también están Francia, Gran Bretaña, Polonia... y España.

Anticiparse a una respuesta conjunta y ofrecer apoyo militar al servicio de la OTAN antes que nadie ha permitido al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, escalar posiciones en la lista de mejores socios de Estados Unidos de enero. Pero también le ha colocado en el centro de la diana del Kremlin. Una circunstancia que obliga a Moncloa a estudiar las posibles represalias que las que pueda ser objeto. Y no son pocas.

Porque las nuevas guerras no solo se libran a tiros -escenario para el que Madrid está a 3.300 kilómetros de distancia de Kiev-. Ahora hay ciberataques, campañas de desinformacion, ciberactivistas a sueldo enfocados a la desestabilización social y política, grifos que abren y cierran suministros energéticos, etc... Y para eso no hay distancia que valga.

En realidad, no es que España se enfrente a algo nuevo. Pero tal vez sí que suba la intensidad. El Centro Nacional de Inteligencia (CNI) lleva desde 2014 advirtiendo de recurrentes maniobras de desestabilización promovidas desde Moscú y que desgastaron especialmente al Gobierno durante las fases más intensas, e incendiarias, del ‘procés’. ¿Cómo sucedió? Pues mediante medios de comunicación patrocinados directamente por el Kremlin y que inundaron las redes sociales de informaciones falsas sobre las cargas policiales del 1-O. La lista de mentiras que figuraron en sus titulares no es corta con el supuesto despliegue de tanques en las calles de Barcelona como punto álgido.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Los textos de supuestos analistas fueron tan lejos que circuló uno que se titulaba así: "¿Por qué la OTAN no bombardea Madrid?" Obviamente esto no cala en un ciudadano medianamente informado. Pero sí en aquellos que simplemente leen titulares sueltos en sus redes sociales. Y funcionó, ya que la crispación prendió como cuando se aviva un fuego con gasolina.

La cosa llegó a un punto que el propio Gobierno, cuando estaba presidido por Mariano Rajoy, hizo público su malestar por las injerencias de servicios extranjeros y de sus agencias de propaganda camufladas de medios de información. Incluso el Parlamento Europeo lo ha refrendado.

Es más, el grupo Correo ha hecho públicos los informes del CNI que Pedro Sánchez tiene sobre su mesa y que alertan de la "potencial peligrosidad de actores extranjeros de carácter estatal y sus estrategias de desinformación que desarrollan aparatos de propaganda con la intención de polarizar a la sociedad y minar su confianza en las instituciones".

En cuanto a los ciberataques, Ucrania fue objeto de diversos ataques en 2015 y 2016 que le provocaron la pérdida de la potencia en la red eléctrica durante unas jornadas. Y un año después, en 2017, fue el turno del malware NotPetya y el ransomware WannaCry. Dos creaciones supuestamente rusas que se dejaron notar, en mayor o menor medida, en todo el planeta. La Casa Blanca cifró en 10.000 millones de dólares los daños causados solo por WannaCry.

Y de fondo… el suministro energético. El 41% del gas natural que se consume en la Unión Europea proviene de Rusia y pasa por Ucrania. Estados Unidos ha tratado de calmar a sus socios europeos asegurando que está diseñando un plan alternativo pero, por muy bien que se articule, no puede cubrir el 100% de la demanda.

Por eso poner orden en el Magreb es básico para Estados Unidos… y para España. Para que el gas de Argelia circule por los dos gaseoductos existentes. “Estamos trabajando con países y empresas de todo el mundo para garantizar la seguridad del suministro y mitigar el impacto de los precios que afecten tanto al pueblo estadounidense como a la economía mundial”, ha asegurado este martes un alto funcionario de la Casa Blanca a la agencia alemana DPA. Pero Sánchez no se puede permitir otro repunte de las facturas energéticas de los hogares españoles. Sería dramático para la Industria y para las economías familiares.

En vídeo | Ucrania refuerza su defensa con ayuda militar occidental para contener Rusia

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.