De reportera a doctora que lucha contra desigualdad de género

Villahermosa, 8 mar (Notimex).- Corría 2001 cuando la ahora doctora en Derecho Judicial, Felipa Nery Sánchez Pérez, se dio cuenta que en el país las mujeres viven en un mundo desigual y que por eso tenía que prepararse para dar la pelea por su gremio.

Reportera a base de esfuerzo personal, cuando tenía 36 años de edad al terminar la Licenciatura en Derecho, acudió a un ciclo de conferencias del Tribunal Superior de Justicia de Tabasco (TSJT); las ponentes eran mujeres especialistas en la materia traídas de la Ciudad de México.

Hasta entonces la comunicadora, que empezó a trabajar en un diario a los 17 años de edad gracias a que había cursado el oficio de mecanógrafa y tenía facilidad para escribir en máquina, no había reparado en el maltrato que sufren las mujeres, pues ella aprendió a trabajar desde pequeña y no dependía económicamente de ningún hombre.

Inspirada en el tema de la igualdad de género, terminó su maestría en Derecho Constitucional y Derechos Humanos, y después hizo el doctorado en Derecho Judicial, que le sirvieron de herramienta para que en 2013 escribiera el libro "El derecho de acceso de las mujeres a un vida libre de violencia", editado por la UJAT, con el cual se ha abierto paso en la Academia.

Desde 2004 pertenece a la cátedra UNESCO de Derechos Humanos de la UNAM que coordina Gloria Ramírez, una destacada feminista y activista con presencia internacional.

Actualmente es maestra de tiempo completo en la UJAT y miembro del Sistema Nacional de Investigación nivel A, que depende de la Comisión Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

Este fin de semana participó en la Cadena de mujeres en lucha por la igualdad efectuado en Plaza de Armas de la capital tabasqueña.

En entrevista con Notimex, Sánchez Pérez dijo participar en la lucha porque ella ha sido víctima de la violencia política contra las mujeres, ya que en 2015 el entonces gobernador Arturo Núñez Jiménez ordenó que el Cabildo de Centro la destituyera como cronista de la Ciudad, un cargo que es inamovible.

En ese año la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH) emitió una recomendación al Ayuntamiento de Villahermosa para que la indemnizara por el despido injustificado, pero hasta la fecha el caso sigue impune.

El motivo de su destitución, dice, fue porque participaba en un movimiento ciudadano para protestar en contra de la violencia en Tabasco, que para entonces ya empezaba a desbordarse durante el gobierno panista de Vicente Fox Quesada.

-Fin de nota-

 

NTX/RRA/GVG