REPORTE ESPECIAL-Bota y quema: el nuevo plan de las grandes marcas para los residuos plásticos

·18  min de lectura

Por Joe Brock, Yuddy Cahya Budiman, John Geddie y Valerie Volcovici

YAKARTA, 28 oct (Reuters) - Los planes de la industria mundial de bienes de consumo para disponer de las enormes cantidades de residuos de plástico que genera pueden verse en un vertedero de las afueras de la capital de Indonesia, donde un enjambre de excavadoras desgarra apestosas montañas de basura.

Las máquinas desentierran la basura para proporcionar combustible a una planta de cemento cercana. Los envoltorios de burbujas, los envases de comida para llevar y las bolsas de la compra de un solo uso desechados se han convertido en una de las fuentes de energía de más rápido crecimiento para la industria cementera mundial.

El proyecto indonesio, financiado en parte por Unilever PLC, fabricante del jabón Dove y la mayonesa Hellmann's, forma parte de un esfuerzo mundial de las grandes multinacionales por quemar más residuos de plástico en los hornos de cemento, según detalla Reuters por primera vez.

El "combustible" no sólo es barato y abundante. Es la pieza central de una asociación entre los gigantes de los productos de consumo y las empresas cementeras destinada a pulir sus credenciales medioambientales. Promueven este enfoque como un beneficio para un planeta asfixiado por los residuos plásticos.

Las empresas sostienen que la conversión del plástico en energía evita que se deposite en los vertederos y en los océanos y permite que las plantas de cemento dejen de quemar carbón, uno de los principales responsables del calentamiento global.

Reuters ha identificado nueve colaboraciones lanzadas en los últimos dos años entre gigantes de los bienes de consumo y grandes fabricantes de cemento. Participan cuatro de los principales fabricantes de envases de plástico: The Coca-Cola Company, Unilever, Nestle S.A. y Colgate-Palmolive Company. En el lado del cemento hay cuatro grandes productores: La suiza Holcim Group, la mexicana Cemex SAB de CV, PT Solusi Bangun Indonesia Tbk (SBI) y Republic Cement & Building Material Inc, una empresa de Filipinas.

Los proyectos abarcan varios países, desde Costa Rica hasta Filipinas, pasando por El Salvador e India. En Indonesia, por ejemplo, Unilever se ha asociado con SBI, uno de los mayores fabricantes de cemento del país.

Las alianzas se conocen cuando la industria del cemento -que genera el 7% de las emisiones de dióxido de carbono del mundo- se enfrenta a una creciente presión para reducir los gases de efecto invernadero. Las marcas de consumo, por su parte, están sintiendo la presión de los legisladores que prohíben o gravan los envases de plástico de un solo uso e impulsan el llamado "quien contamina paga", para que los productores asuman los costos de su limpieza.

Los críticos afirman que la quema de plástico, derivado del petróleo, para fabricar cemento tiene poco de ecológico. Una docena de fuentes con conocimiento directo de la práctica, entre ellas científicos, académicos y ecologistas, dijeron a Reuters que el plástico incinerado en los hornos de cemento emite emisiones atmosféricas nocivas y equivale a cambiar un combustible sucio por otro.

Y lo que es más importante, según los grupos ecologistas, se trata de una estrategia que podría socavar los esfuerzos que se están realizando en todo el mundo para aumentar las tasas de reciclaje y reducir drásticamente la producción de plástico de un solo uso.

Es una forma de pensar ingenua, dijo Axel Pieters, director ejecutivo de Geocycle, la división de gestión de residuos del Grupo Holcim, uno de los mayores fabricantes de cemento del mundo y socio de Nestlé, Unilever y Coca-Cola en proyectos de combustible plástico. Pieters explicó a Reuters que la quema de plástico en los hornos de cemento es una solución segura, barata y práctica que permite eliminar rápidamente grandes volúmenes de esta basura.

Menos del 10% de todo el plástico que se ha fabricado se ha reciclado, en gran parte porque es demasiado costoso recogerlo y clasificarlo. Mientras tanto, se prevé que la producción de plástico se duplique en 20 años.

"Pensar que sólo vamos a reciclar los residuos y que debemos evitar el plástico es creer en cuentos de hadas, y pueden citarme en esto", dijo Pieters.

Unilever no quiso hacer comentarios puntuales sobre el proyecto de Indonesia. En un correo electrónico, dijo que en situaciones en las que el reciclaje no es factible, exploraría "iniciativas de recuperación de energía". Esta es la jerga de la industria para la quema de plástico como combustible.

Coca-Cola, Unilever, Colgate y Nestlé no respondieron a las preguntas sobre el impacto ambiental y sanitario de la quema de plástico en los hornos de cemento. Las empresas dijeron que invierten en varias iniciativas para reducir los residuos, como el aumento del contenido reciclado en sus envases y la fabricación de envases rellenables.

Cemex, SBI, Republic Cement y la unidad Geocycle de Holcim dijeron a Reuters que sus asociaciones con empresas de bienes de consumo tenían como objetivo abordar la crisis mundial de residuos y reducir su dependencia de los combustibles fósiles tradicionales.

No se sabe exactamente cuántos residuos de plástico se queman en los hornos de cemento en el mundo. Esto se debe a que las estadísticas de la industria suelen englobarlos en una categoría más amplia denominada "combustible alternativo" que incluye otros residuos, como la madera de desecho, los neumáticos viejos y la ropa.

El uso de combustibles alternativos ha aumentado constantemente en las últimas décadas y ya es la fuente de energía dominante en la industria del cemento de algunos países europeos. No hay duda de que la cantidad de plástico dentro de esa categoría ha aumentado y seguirá subiendo dada la explosión mundial de residuos plásticos, según 20 agentes de la industria cementera entrevistados para este informe, entre ellos ejecutivos de empresas, ingenieros y analistas.

Reuters también revisó datos de asociaciones cementeras, países individuales y analistas que confirmaron esta tendencia.

Por ejemplo, Geocycle usa actualmente 2 millones de toneladas de residuos plásticos al año como combustible alternativo en las plantas de Holcim en todo el mundo, según el director general de Geocycle, Pieters, quien dijo que la empresa tiene la intención de aumentar esta cifra a 11 millones de toneladas para 2040, si es necesario a través de más asociaciones con empresas de bienes de consumo.

Pieters afirmó que la industria del cemento tiene capacidad para quemar todos los residuos de plástico que se producen actualmente en el mundo. El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente estima que esa cifra es de 300 millones de toneladas anuales. Eso empequeñece la capacidad mundial de reciclaje de plástico, que se calcula en 46 millones de toneladas al año, según informe de 2018 de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), un foro político mundial.

La contaminación por plástico, mientras tanto, está atormentando a las comunidades cuyos vertederos están alcanzando su capacidad e invadiendo lugares salvajes de la Tierra. La basura plástica que llega a los océanos se triplicará hasta alcanzar los 29 millones de toneladas anuales en 2040, según un estudio publicado el año pasado por Pew Charitable Trusts. El detritus está poniendo en peligro la vida salvaje y contaminando el marisco que consumen los humanos.

"La industria del cemento es sin duda una solución", afirma Pieters, de Geocycle.

EMISIONES TÓXICAS

Los gigantes de los bienes de consumo están recurriendo a las empresas cementeras para que les ayuden a reducir la basura de plástico, mientras otras iniciativas tropiezan. Reuters informó en julio de que un conjunto de nuevas tecnologías "avanzadas" de reciclaje de plásticos promovidas por las grandes marcas y la industria del plástico ha sufrido importantes reveses en todo el mundo.

La fabricación de cemento es uno de los negocios más intensivos en energía del mundo. El combustible -principalmente el carbón- es su mayor gasto, según los ejecutivos de la industria. En la década de 1970, los productores que buscaban reducir costos empezaron a alimentar los hornos con residuos como neumáticos, biomasa, lodos de depuradora y plástico. Estos materiales no son tan eficaces como el carbón, pero son prácticamente gratuitos. Algunos gobiernos locales incluso pagan a los fabricantes de cemento para que acepten estos residuos.

En Europa, los residuos representan ya casi la mitad del combustible usado por la industria del cemento. En Alemania, el mayor productor del bloque, la proporción es del 70%, según datos de 2019 de la Global Cement & Concrete Association (GCCA), una organización comercial que tiene su sede en Londres.

Estados Unidos usa un 15% de combustible alternativo en sus hornos, según la Portland Cement Association, un grupo de la industria estadounidense. Su portavoz, Mike Zande, afirmó que sus miembros tienen capacidad para ponerse al nivel de Europa.

Si bien la reducción de costos sigue siendo el principal motor, en los últimos años la industria ha empezado a promocionar el combustible basura como una forma de reducir el "problema social" de los residuos plásticos, dijo Ian Riley, director general de la Asociación Mundial del Cemento (WCA), que tiene su sede en Londres y que representa a los productores de los países en desarrollo.

Así que era lógico que los fabricantes de cemento se asociaran con las empresas de bienes de consumo, la mayor fuente de envases de plástico de un solo uso, para quemar en sus hornos el plástico desechado.

En los mercados emergentes, las grandes marcas venden un montón de productos alimenticios y de higiene envasados en bolsitas de plástico, normalmente porciones individuales adaptadas a los presupuestos de los hogares pobres. Cada año se venden miles de millones de estos envases flexibles. Los sobres son casi imposibles de reciclar porque están hechos de capas de diferentes materiales laminados juntos, generalmente plástico y aluminio, que son difíciles de separar.

Indonesia, un archipiélago de más de 270 millones de habitantes, es el segundo país que más contribuye a la contaminación por plástico de los océanos, detrás de China, en parte debido al generalizado de sobres, según un estudio de 2015 publicado en la revista Science. La basura plástica puede verse por todas partes en Yakarta, la extensa capital de más de 10 millones de habitantes. Obstruye los desagües pluviales, ensucia sus barriadas y estropea su costa.

Los países en vías de desarrollo suelen agradecer la ayuda para la gestión de residuos. Por ello, Indonesia era un lugar natural para la empresa de residuos de Unilever con el fabricante de cemento SBI y el gobierno local de Yakarta. En la presentación del año pasado, Andono Warih, jefe del servicio de medio ambiente de Yakarta, alabó la iniciativa y expresó su esperanza de que provocara otras colaboraciones de este tipo.

El proyecto usa el plástico ya enterrado en el vertedero de Bantar Gebang, uno de los mayores de Asia. Los residuos excavados por la maquinaria de movimiento de tierras se transportan a un almacén en el vertedero. Allí se trituran, se tamizan y se secan hasta obtener una mezcla marrón parecida al estiércol. Ese material, conocido como Combustible Derivado de Residuos (CDR), se introduce en el horno de una planta de cemento de SBI en Narogong, justo fuera de Yakarta.

En la actualidad, SBI usa un 20% de CDR en esa planta, cifra que podría aumentar al 35%, según Ita Sadono, director de desarrollo empresarial de SBI. La operación todavía depende principalmente del carbón, dijo, pero sostiene que el RDF está "ayudando significativamente a reducir los residuos de plástico".

Unilever está ayudando a financiar un segundo proyecto de RDF en Cilacap, una región industrial de Java Central, según SBI y un informe de sostenibilidad para 2020 de la unidad local de Unilever en Indonesia. Las dos instalaciones podrían enviar 30.000 toneladas de residuos plásticos al año a las plantas de cemento de SBI, según un análisis de Reuters de los datos proporcionados por SBI.

Unilever no respondió a preguntas detalladas sobre estos proyectos. Sadono dijo en un mensaje de texto que los cálculos de Reuters estaban "bien", sin dar más detalles.

A unos dos kilómetros de la planta de cemento de SBI, cerca de Yakarta, Dadan bin Anton, de 63 años, regenta un puesto al borde de la carretera en el que vende sobres de plástico de jabón, detergente y café instantáneo, entre los que se encuentran marcas de Unilever. Dice que a menudo tiene problemas para respirar y culpa a la fábrica de cemento.

"La gente de aquí respira polvo todos los días", dijo.

SBI ha invertido en medidas de mitigación para reducir el polvo en las plantas, dijo Sadono. Y no está claro si las instalaciones de cemento tienen algo que ver con el pecho ardiente de Dadan. Yakarta tiene uno de los aires más sucios de Asia. Los contaminantes de las chimeneas de las industrias, los incendios agrícolas y los escapes de los automóviles cubren habitualmente la ciudad.

Pero algunos científicos afirman que el plástico incinerado es un nuevo y peligroso ingrediente que se añade a la mezcla, sobre todo en los países en desarrollo, donde las normas de calidad del aire suelen ser débiles y su aplicación irregular.

El plástico cuando se quema libera sustancias nocivas como las dioxinas y los furanos, dijo Paul Connett, profesor jubilado de química y toxicología ambiental de la Universidad de St. Lawrence en Canton (Nueva York), que ha estudiado los subproductos venenosos de la quema de residuos. Según Connett, si una cantidad suficiente de estos contaminantes escapa de un horno de cemento, puede ser peligrosa para las personas y los animales de los alrededores.

Los temores son exagerados, dijo Claude Lorea, directora de cemento de GCCA, el grupo industrial que representa a las grandes empresas cementeras, entre ellas Holcim y Cemex. Los hornos sobrecalentados destruyen todas las toxinas resultantes de la quema de cualquier combustible alternativo, incluidos los plásticos y los residuos peligrosos.

Pero las cosas pueden salir mal.

En 2014, una fábrica de cemento de Austria liberó hexaclorobenceno (HCB), una sustancia muy tóxica y presuntamente cancerígena para el ser humano, después de que la instalación quemó residuos industriales contaminados con el contaminante. La agencia austriaca de salud y seguridad alimentaria descubrió que el queso y la leche procedentes del ganado criado cerca de esa planta en el sur del estado de Carintia estaban contaminados. Y las muestras de sangre tomadas a los residentes de la zona también contenían HCB, que puede dañar el sistema nervioso, el hígado y la tiroides.

Una investigación encargada por el gobierno del estado descubrió múltiples fallas por parte de los reguladores locales y de la fábrica de cemento, entre ellos que el horno no funcionaba a suficiente temperatura para destruir contaminantes como el HCB.

El fabricante de cemento austriaco que opera la planta, w&p Zement GmbH, dijo a Reuters que había trabajado para eliminar toda la contaminación ambiental del incidente y que había proporcionado ayuda a la comunidad, como la sustitución de los piensos contaminados.

El portavoz de la provincia de Carintia, Gerd Kurath, dijo en un correo electrónico que el control continuo del gobierno de las muestras de aire, suelo y agua en la zona muestra que los niveles de contaminación han disminuido.

La industria del cemento, por su parte, anuncia la conversión de residuos en combustible como una forma de luchar contra el calentamiento global. Esto se debe a que la quema de residuos, incluidos los plásticos, emite menos gases de efecto invernadero que el carbón, según el grupo comercial GCCA.

La quema de basura "reduce nuestra dependencia de los combustibles fósiles", dijo el portavoz Lorea. "Es neutral desde el punto de vista climático".

La Comisión Europea, que establece las normas de emisión en Europa, dijo a Reuters que el plástico emite menos dióxido de carbono que el carbón, pero más que el gas natural, otro combustible usado por la industria del cemento.

La Agencia de Protección Medioambiental de Estados Unidos, que regula la política medioambiental en la mayor economía del mundo, llegó a una conclusión diferente. Dijo en un comunicado que no se obtienen beneficios climáticos significativos de la sustitución del carbón por el plástico, y que la quema de estos residuos en los hornos de cemento puede crear una contaminación atmosférica perjudicial que debe ser controlada.

Medir las emisiones de CO2 del plástico en comparación con las del carbón, el combustible fósil más sucio del mundo, no es el punto de referencia que debe usarse si la industria del cemento se toma en serio la lucha contra el calentamiento global, dijo Lee Bell, asesor de la Red Internacional de Eliminación de Contaminantes, una coalición mundial que trabaja para eliminar los contaminantes tóxicos. La reducción de las enormes emisiones de carbono de la industria, dijo, requiere un cambio a combustibles como el hidrógeno verde, un combustible más caro pero poco contaminante producido a partir de agua y energía renovable.

"La industria cementera debería abandonar el paradigma de la quema de residuos y pasar a los combustibles limpios", dijo Bell.

La GCCA dijo a Reuters que la industria está mejorando la eficiencia energética y está considerando el uso de hidrógeno verde.

CADA VEZ MÁS PLÁSTICO

Mientras las fábricas de cemento de los países industrializados se preparan para quemar más plástico, se prevé un crecimiento explosivo en el mundo en desarrollo.

China e India suman el 60% de la producción mundial de cemento en instalaciones cuyo combustible principal es el carbón. En la próxima década, estos países se han fijado el objetivo de usar combustibles alternativos para alimentar entre el 20% y el 30% de su producción.

Si alcanzan sólo el 10%, eso equivaldría a quemar 63 millones de toneladas de plástico al año, frente a los 6 millones actuales, según SINTEF, un grupo de investigación científica noruego. Eso es más residuos de plástico que los que genera Estados Unidos cada año.

En 2019, 170 países acordaron "reducir significativamente" su uso de plástico para 2030 como parte de una resolución de las Naciones Unidas. Pero la medida no es vinculante, y a la propuesta de prohibición del plástico de un solo uso para 2025 se opusieron varios países miembros, entre ellos Estados Unidos.

Por tanto, la opción de convertir los residuos en combustible puede convertirse en una fuerza imparable, según Matthias Mersmann, director de tecnología de KHD Humboldt Wedag International AG, una empresa alemana de ingeniería que suministra equipos a plantas cementeras de todo el mundo. Los residuos plásticos superan rápidamente la capacidad de los países para enterrarlos o reciclarlos. Al quemarlo se eliminan grandes cantidades de este material rápidamente, sin necesidad de una manipulación especial ni de nuevas instalaciones. Se calcula que hay unas 3.000 plantas de cemento en todo el mundo. Todas, ávidas de combustible.

"Sólo hay una cosa que puede frenar y romper esta tendencia, y sería un recorte muy fuerte en la producción de plásticos", dijo Mersmann. "De lo contrario, no hay nada que pueda detener esto".

Ese impulso tiene preocupados a algunos ecologistas, como Sander Defruyt, que dirige una iniciativa sobre plásticos en la Fundación Ellen MacArthur, una organización sin ánimo de lucro con sede en el Reino Unido centrada en la sostenibilidad. La fundación elaboró en 2018 objetivos de reducción de residuos y reciclaje con Coca-Cola, Nestlé, Unilever, Colgate-Palmolive y cientos de otras marcas de consumo.

Defruyt dijo que la fundación no apoya el giro de sus empresas asociadas hacia la incineración. La quema de plástico como combustible para el cemento, dijo, es una "solución rápida" que corre el riesgo de dar a las empresas de bienes de consumo luz verde para seguir produciendo plástico de un solo uso y podría reducir la urgencia de rediseñar los envases.

"Si se puede verter todo en un horno de cemento, ¿por qué seguir preocupándose por el problema?", ilustró Defruyt.

Coca-Cola, Nestlé, Unilever y Colgate-Palmolive dijeron que sus asociaciones con cementeras son sólo una de las varias estrategias que están llevando a cabo para abordar la crisis de los residuos.

PLEGARIAS DE PLÁSTICO

En el pueblo de Cauldon, en el centro de Inglaterra, los residentes se han quejado en los últimos años al ayuntamiento y al organismo regulador del medio ambiente británico por el ruido, el polvo y el humo procedentes de una planta cementera cercana propiedad de Holcim. Los reclamos no han conseguido impedir la ampliación de esa instalación para quemar más plástico.

Cuando esté terminada el año que viene, el combustible alternativo, incluidos los plásticos "no reciclables" como las bolsas de patatas fritas, representará hasta el 85% del combustible de la instalación, según los documentos de planificación presentados a las autoridades locales en nombre de Geocycle, que gestionará el proyecto.

Según los documentos, se recuperará energía de los residuos plásticos que, de otro modo, irían a parar a los vertederos.

Lucy Ford, de 42 años, residente en Cauldon, afirmó que los planes de la cementera no han hecho más que acrecentar los temores de algunos vecinos a las emisiones. "Dicen que son la respuesta a todas nuestras plegarias sobre el plástico", dijo. "No me gusta la idea".

Pieters, de Geocycle, dijo que entendía las preocupaciones de la comunidad y que la empresa cumple todas las normativas locales, controla cuidadosamente las emisiones de la planta y que se reducirán con las mejoras.

La Agencia de Medio Ambiente británica dijo en un correo electrónico que se tomaba en serio todas las quejas sobre la planta.

En Indonesia, Unilever y SBI dijeron a Reuters que era preferible usar el plástico para obtener energía que dejarlo en un vertedero.

Los ecologistas locales dicen estar alarmados por el hecho de que los hornos de cemento puedan perfilarse como la solución para una nación inundada de residuos plásticos.

Permitiría a las marcas de consumo seguir con su actividad habitual, a la vez que agravaría los problemas de calidad del aire en Indonesia, dijo Yobel Novian Putra, defensor de la Alianza Global para las Alternativas a la Incineración, una coalición de grupos que trabajan para eliminar los residuos.

"Es como trasladar el vertedero del suelo al cielo", dijo Putra.

(Reporte de Joe Brock en Singapur, Yuddy Cahya Budiman en Yakarta, John Geddie en Cauldon, Inglaterra, Valerie Volcovici en Washington; reporte adicional de Willy Kurniawan en Yakarta, Siddharth Cavale en Bengaluru, David Stanway en Shanghái y Kate Abnett en Bruselas; editado por Marla Dickerson.; Editado en español por Javier López de Lérida)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.