Reporte: Crisis globales pueden fomentar la energía limpia

ENERGÍA-PREVISIONES (AP)
ENERGÍA-PREVISIONES (AP)

El creciente coste de la energía provocado por varios factores económicos y la guerra en Ucrania podría ser un punto de inflexión hacia una energía más limpia, según dijo el jueves la Agencia Internacional de la Energía en un reporte. La organización esperaba que la demanda global de combustibles fósiles como el carbón, el petróleo y el gas natural tocara techo o se estabilizara en las próximas décadas.

El reporte barajaba varias situaciones en función de las medidas actuales y señaló que el consumo de carbón volverá a caer en los próximos años, la demanda de gas natural se estabilizará para el final de la década y las crecientes ventas de vehículos eléctricos harán que la demanda de crudo se estanque a mediados de 2030 antes de remitir ligeramente para mediados de siglo. En este momento las emisiones totales siguen creciendo de año en año, aunque despacio.

“Los mercados y políticas de energía han cambiado como resultado de la invasión rusa de Ucrania, no sólo por el momento, sino para las próximas décadas”, dijo el director ejecutivo de la AIE, Fatih Birol. Un aumento en la demanda cuando se levantaron las restricciones de la pandemia del COVID-19 y las estrecheces en las cadenas de suministro también han contribuido al brusco aumento de los precios de energía.

“El mundo de la energía cambia de forma drástica ante nuestros ojos. Las respuestas del gobierno en todo el mundo prometen hacer de este un punto de inflexión histórico y definitivo hacia un sistema de energía más limpio, asequible y seguro”, dijo Birol.

El papel del gas natural como “combustible de transición” cerrará la brecha entre un sistema de energía basado en los combustibles fósiles y uno renovable también se ha reducido, indicó el reporte. Aunque es un combustible fósil, el gas natural se considera más limpio que el carbón y el petróleo porque produce menos dióxido de carbono.

Pero pese a la previsión mayormente positiva, el reporte añadió que la proporción de combustibles fósiles en la mezcla global de energía sitúa al mundo camino de un calentamiento de 2,5 grados Celsius (4,5 grados Fahrenheit) para finales de siglo, un grado más (1,8 Fahrenheit) del objetivo marcado en el acuerdo climático de París.

Eso está en línea con un reporte de Naciones Unidas publicado el martes que concluía que los compromisos climáticos actuales no se acercan a lo necesario para alcanzar el ambicioso objetivo. Científicos climáticos de primer nivel afirman que para mantener el calentamiento en ese objetivo de 1,5 grados Celsius, las emisiones tienen que reducirse en un 45% para 2030.

Los analistas de política energética señalan que si bien hay pasos prometedores en la dirección correcta, el cambio hacia la energía limpia tiene que ser mucho más rápido.

“La inversión en energía limpia está rentando. Es el motivo por el que el mundo va camino de tocar techo en emisiones de dióxido de carbono. Pero ese es sólo el primer paso. Necesitamos grandes recortes de emisiones, no una estabilización", dijo Dave Jones, analista de energía en el centro de estudios medioambientales Ember, con sede en Londres.

El reporte estimó que la inversión en energía limpia superaría los 2 billones de dólares para 2030, pero añadió que haría falta el doble para mantener la transición en línea con los objetivos climáticos.

“La crisis energética ha hecho sombra a la crisis climática, pero por suerte la solución es la misma para ambas: un enorme paso adelante en inversiones de energía limpia”, dijo Jones.

“Este reporte es una defensa económica muy fuerte para la energía renovable, que no sólo es más competitiva en costes y más asequible que las alternativas de combustibles fósiles, sino que también está demostrando ser mucho más resiliente a los impactos económicos y geopolíticos”, dijo Maria Pastukhova, asesora de político de alto rango en E3G, un centro de estudios sobre cambio climático.

Los líderes y negociadores de la conferencia climática de Naciones Unidas que se celebra el mes que viene en Egipto tendrán que “hacer hincapié” en reducir la demanda de energía y liberar financiamiento para los países en desarrollo para ayudar a costear su transición a las renovables, lo que aceleraría los recortes de emisiones, añadió la experta.

___

Siga a Sibi Arasu en Twitter en @sibi123

___

La cobertura climática y ambiental de Associated Press recibe apoyo de varias fundaciones privadas. AP es la única responsable de todo el contenido.