Los dos datos sobre la pandemia de coronavirus que confirman un panorama alentador en la ciudad de Buenos Aires

·5  min de lectura
El distrito porteño acumula 504.214 casos de coronavirus en lo que va de la pandemia y 11.774 muertes
Rodrigo Nespolo

La ciudad de Buenos Aires lleva tres días consecutivos sin reportar muertes por coronavirus de residentes de este distrito, aunque sí se informó el fallecimiento de tres personas no residentes el sábado y otros dos ayer. Ya desde el 22 de mayo último los casos de Covid-19 en la Capital empezaron a descender y, a partir de entonces, estuvieron por debajo de los 3000 cada 24 horas y fueron bajando progresivamente. Y, ayer, se sumó otro dato alentador: se llegó al piso de 77 positivos en una jornada.

En total, la ciudad acumula 504.214 casos de coronavirus en lo que va de la pandemia y 11.774 muertes. Y la tendencia hacia la baja de contagios repercute en el sistema de salud. En el ámbito público, solo el 6,1% de las camas de terapia intensiva están ocupadas, mientras que las camas para pacientes moderados tienen un 3,2% de ocupación y para aquellos con cuadros leves esa cifra desciende al 2,6%. Mientras que en el sistema privado, el 17,2% de las camas de cuidados intensivos están asistiendo a un paciente y, para casos moderados, solo el 11,4% están ocupadas.

“Siempre, tanto en los testeos como en los fallecimientos, hacemos la diferenciación entre residentes y no residentes, porque los fallecimientos se cargan en la jurisdicción de donde es la persona. Estamos lejos en el mejor momento de la pandemia, tenemos menos del 2% de positividad en los testeos y menos del 10% de camas ocupadas. Por eso estamos tratando de recuperar todo lo perdido en cuanto a cirugías y tratamientos. No está definido por qué la delta no terminó de avanzar, está la teoría de la competencia con otras variantes. La delta no terminó de ser la predominante en América Latina en general, pero todavía no podemos definir que no va a pasar nada, sería lógico que en una semanas suban los casos, pero no que suban las internaciones. La gente que hoy está internada en grave estado son, sobre todo, personas que no fueron vacunadas o que recibieron solo una dosis”, señala Gabriel Battistella, subsecretario de Atención Primaria, Ambulatoria y Comunitaria porteño.

Ricardo Teijeiro miembro de la Sociedad Argentina de Infectología (SADI), también afirma que estamos en el “mejor momento” de la pandemia. “La cantidad de casos que se están detectando son bajísimos, es el mejor momento desde el inicio de la pandemia. Hay poca circulación de casos. En los hospitales tenemos menos del 1% de positividad en los pacientes que se vienen a hisopar. Nosotros tenemos que ser prudentes, porque no vimos la ola que estábamos esperando vinculada a las nuevas variantes y todavía podría ocurrir. Lo que suponemos es que las variantes de Manaos y la andina no fueron tan fáciles de desplazar como fue la británica. Pero hay que seguir cuidándose y seguir vacunando”, indica el especialista.

En cuanto a la provincia de Buenos Aires, tuvo el pico de casos hace exactamente cuatro meses con 15.550 en 24 horas. Mientras que ayer se registró uno de los número más bajos desde el comienzo de la pandemia,450 en una jornada en todo el territorio bonaerense. En cuanto a las muertes, también están en baja. El 16 de septiembre se reportaron 40 fallecimientos y ayer esa cifra descendió a 24.

Estos datos, alentadores en comparación a lo que fueron los primeros meses del año, permiten ir hacia un esquema de menos restricciones. El 17 de septiembre último las autoridades porteñas anunciaron un plan que incluyó cambios en distintas actividades económicas y sociales. Por ejemplo, en la Capital los encuentros sociales en el interior de los edificios ya no tienen un aforo límite, lo mismo sucede con la actividad comercial, ya sean locales en la calle, en los shoppings o reductos gastronómicos. Las actividades profesionales y la administración pública también pudieron volver a la actividad plena.

Vacunas: Carla Vizzotti instó a los argentinos a no dejar pasar los turnos para las segundas dosis

En cuanto a los eventos masivos al aire libre, pasaron de un máximo de 2500 personas a 4000, siempre que el espacio permita respetar el protocolo de una persona cada dos metros cuadrados; respecto de aquellos que se realicen en espacios cerrados, como teatros y cines, la capacidad máxima aumentó a 4000 personas siempre y cuando no se supere la ocupación del 70% del lugar. Los bares y boliches pueden trabajar hasta las 3 de la mañana. En cuanto al uso del transporte público, ya no será para esenciales y todas las estaciones estarán abiertas.

En línea con los datos alentadores que también se presentan a nivel nacional, la ministra de Salud, Carla Vizzotti, anunció la semana pasada que a partir de 1º de octubre estará permitido quitarse el barbijo en la calle, aunque habrá que volver a colocárselo al entrar a un lugar cerrado o al transporte público.

Sin embargo, a pesar de los indicadores mencionados, en la ciudad de Buenos Aires no adhirieron a esta medida. El ministro de Salud porteño, Fernán Quirós, indicó que “todavía no es momento de quitar el barbijo”.

Al respecto, especificó que con el 70% de una sociedad vacunada a la variante delta “le cuesta la transmisibilidad y los casos suelen contenerse”. Por ello, informó los pasos que seguirán en el Ejecutivo de la Ciudad: “Vamos a ir viendo día a día y semana a semana en estos próximos diez días en los que esperamos transcurrir este camino [de alcanzar el 70% de la población vacunada]. A partir de ahí le vamos a proponer a la ciudadanía qué recomendamos nosotros y cuál es la mejor manera de cuidarnos. Lo que decimos es que por ahora sigamos con el barbijo un poco más, estamos muy cerca de alcanzar los hitos que estamos proponiendo”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.