Reportan menstruaciones anormales tras la vacuna COVID-19. Profesora busca respuestas

Nicole Stock, Chicago Tribune
·4  min de lectura

Cuando Katy Fyksen tuvo un período abundante unos días después de recibir su segunda dosis de la vacuna Moderna COVID-19, no consideró que pudiera haber un vínculo.

La mujer de 43 años de Plainfield, Illinois, no había tenido un período en más de un año y medio debido a su DIU Mirena, por lo que el repentino flujo rojo fue una sorpresa. Pero no pensó en el momento en que recibió la vacuna hasta que vio una conversación de Twitter.

“Realmente no pensé que fuera nada hasta que vi que alguien había dicho eso, que podría haber sido un síntoma o un efecto secundario de la vacuna. Fue como, ‘Oh, eso es interesante’”, dijo.

El tuit fue de Kathryn Clancy, profesora asociada de la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign, quien publicó el 7 de abril sobre una nueva encuesta que está realizando para catalogar las experiencias menstruales de las personas después de recibir la vacuna COVID-19.

La encuesta es un esfuerzo conjunto entre Clancy y Katharine Lee, investigadora postdoctoral en la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington. Hasta el lunes, Lee dijo que más de 25,000 personas lo habían llenado.

Hasta ahora, sólo ha habido informes anecdóticos de cambios en la menstruación después de las vacunas COVID-19, y los expertos enfatizan que no hay señales de peligro al recibir la vacuna, ni esta es una razón para omitir la vacunación.

Clancy y Lee se inspiraron en sus propias experiencias con la menstruación anormal después de la vacuna y querían documentar las experiencias de los demás. Dijeron que inicialmente esperaban que 500 personas respondieran a la encuesta; en cambio, alcanzaron esa marca en unas horas.

Clancy describió su experiencia personal con la menstruación en un tweet de febrero, después de recibir su primera dosis de la vacuna Moderna. Cientos de mujeres y personas que menstrúan respondieron en los comentarios con sus propias experiencias.

Una usuaria de Twitter escribió: “No he tenido un período en años y me faltan unas tres semanas para mi segunda dosis y estoy chorreando sangre, me asusté, pero ahora veo que no soy la única. Esto es una locura”.

Otra respondió: “Dos semanas exactamente después de la vacuna número 2, mi ciclo comenzó 12 días antes y más pesado que en los últimos tres años”.

“Terminé encontrando a muchas personas con experiencias similares”, dijo Clancy. “Pero también, para ser justos, muchas personas que decían, ‘Realmente, no noté nada’, y algunas personas que dijeron, ‘En realidad tuve lo contrario, donde tuve un período más tardío o más ligero’”.

Si bien el estudio analizará las tendencias, dijo Lee, no podrán determinar la causa y el efecto.

“Nuestra encuesta no puede decirnos nada sobre la prevalencia o el número de personas afectadas”, dijo Lee. “Lo que podemos hacer es buscar asociaciones y tendencias que nos ayuden a dirigir cualquiera que sea el próximo estudio”.

La Dra. Rakhi Shah, obstetra-ginecóloga del Northwestern Medicine Delnor Hospital, dijo que no ve una forma en que las vacunas COVID-19 puedan afectar la menstruación.

“Creo que realmente no hay ningún mecanismo biológico que sea plausible en términos de cómo eso podría ser posible”, dijo Shah. “Creo que potencialmente la gente está teniendo un dolor menstrual normal más los dolores y molestias asociados después de la vacuna, y tal vez combinando todo eso y asociándolo”.

La Dra. Julie Levitt, obstetra-ginecóloga de Northwestern Medicine dijo que dos pacientes han acudido a ella con inquietudes relacionadas específicamente con sus períodos después de vacunarse.

“El sangrado ocurre por tantas razones que es realmente difícil aislar a los dos”, dijo Levitt.

También dijo que la vacuna COVID-19 podría estar creando un pico hormonal que podría desencadenar una hemorragia.

“Una hormona sube, baja, sangras una hemorragia por deprivación. ¿Pero eso es algo malo? No”, dijo Levitt.

Levitt enfatizó que esto no era un tema de preocupación ni una razón para dejar de tomar anticonceptivos.

“No. 1, no me preocuparía. No. 2, comuníquese con su médico si desea hablar al respecto para obtener esa tranquilidad”, sugirió Levitt. “Si continúa después de unas semanas después de la administración de la vacuna, probablemente sea otra cosa”.

Clancy dijo que quienes experimentan síntomas menstruales anormales después de recibir la vacuna deben hablar con un médico si están preocupados.

“Si es una persona posmenopáusica que ha experimentado sangrado, debería hablar con su médico”, dijo Clancy. “Y si tiene algún síntoma significativo o preocupante junto con los cambios en su ciclo menstrual, también debe consultar a un médico”.

Para Fyksen, el periodo inesperado terminó en unos siete días, y dijo que incluso si estaba relacionado con la vacuna, valió la pena.

“Estoy muy feliz de estar completamente vacunada. Si ese es el peor de los efectos secundarios que tengo, entonces estamos bien con eso”, dijo.