Reportan 323 hechos violentos en el marco de elecciones de Nicaragua

·2  min de lectura

Managua, 13 may (EFE).- Al menos 323 hechos violentos se registraron en Nicaragua entre octubre y marzo pasados, en el marco de la campaña para las elecciones generales de noviembre próximo, informó este jueves el grupo independiente Urnas Abiertas.

El informe fue divulgado en el contexto de un proceso electoral dominado por el oficialismo, que según diversos sectores no ofrece garantías de transparencia, marcado por denuncias de crímenes de lesa humanidad contra opositores, y en el que el presidente Daniel Ortega busca su tercera reelección consecutiva tras haber retomado el poder en 2007.

Urnas Abiertas, compuesto por profesionales que documentan las condiciones políticas y de derechos humanos en el marco de las elecciones nicaragüenses, señaló al Gobierno de Ortega y sus simpatizantes como principales responsables de los sucesos violentos.

De los 323 hechos de violencia política, 237 “fueron de hostigamiento, estos principalmente realizados por la Policía Nacional y en algunos casos con fuerzas de choque o grupos paraestatales”.

El resto de sucesos violentos relacionados con las elecciones del 7 de noviembre fueron agresiones (30), detenciones (27), amenazas (20) y lesiones o heridas (9), de acuerdo con el informe.

Urnas Abiertas señaló que la “mayor cantidad de hechos de violencia política en el contexto electoral se registraron hacia las membresías de las organizaciones y partidos políticos vinculados al proceso electoral, ya sea que ocupen un cargo de dirección, desempeñen funciones específicas, se hayan presentado como precandidaturas o sean únicamente integrantes”.

Los datos del informe indicaron que un total de 227 de hechos de violencia registrados fueron contra “integrantes de organizaciones del sector político”, otros 92 estuvieron dirigidos hacia “organizaciones del sector social”, y 4 “contra la ciudadanía en general”.

Los ataques también fueron dirigidos hacia los aspirantes a la Presidencia, ya que 5 de los 10 precandidatos opositores “sufrieron todas las categorías de violencia política observadas en el período (octubre a marzo), a excepción de muerte”, detalló el estudio.

Los aspirantes presidenciales que fueron objeto de la violencia electoral son el dirigente de la Unidad Nacional Azul y Blanco, Félix Maradiaga, el líder campesino Medardo Mairena, el activista afrodescendiente George Henríquez Cayasso, el miembro de la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia Juan Sebastián Chamorro y el periodista Miguel Mora.

Todos, a excepción de Chamorro, pertenecen a la Coalición Nacional, uno de los principales grupos opositores.

Urnas Abiertas recordó que el proceso electoral está influenciado por “un marco legal restrictivo”, que inhibe a los aspirantes opositores la Presidencia que rechacen a Ortega, limita el financiamiento de organizaciones no oficialistas y deja las actividades proselitistas de los opositores en manos de la Policía Nacional, acusada por los defensores de los derechos humanos locales como “el brazo represivo del Gobierno”.

Las próximas elecciones de Nicaragua serán trascendentales, ya que Ortega, a quien los opositores llaman “dictador”, busca extender 42 años de primacía casi absoluta sobre la política nicaragüense.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.