Renuncian funcionarios EEUU por ataque en Libia

WASHINGTON (AP) — Tres funcionarios del Departamento de Estado renunciaron el miércoles bajo una intensa presión, menos de un día después de que un informe atribuyera a varias fallas administrativas la falta de seguridad en el consulado de Estados Unidos en Bengasi, Libia, donde un grupo de extremistas mató al embajador y a otros tres ciudadanos estadounidenses, el 11 de septiembre.

Las renuncias se presentaron mientras los legisladores expresaban su disgusto y frustración por las conclusiones de una comisión independiente. En tanto, el Departamento de Estado se esforzaba a fin de encontrar el equilibrio entre la protección de su cuerpo diplomático y las condiciones para que pueda realizar su trabajo en lugares riesgosos.

Fuentes del ejecutivo dijeron que han dimitido Eric Boswell, subsecretario de Estado para la seguridad de los diplomáticos; Charlene Lamb, subsecretaria responsable para la protección de las embajadas, y Raymond Maxwell, subsecretario de Estado que supervisa las Naciones del Maghreb de Libia, Argelia, Túnez y Marruecos.

Las fuentes solicitaron el anonimato porque no estaban autorizadas a hacer declaraciones sobre asuntos del personal.

De los tres funcionarios, algunos tienen la opción de ser reasignados a otras responsabilidades, dijeron las fuentes.

El Departamento de Estado declinó hacer comentarios sobre la renuncia de los funcionarios, cuyas decisiones fueron censuradas en la versión no clasificada del informe de la Comisión Revisora de Rendición de Cuentas que fue difundido el martes en la noche.

El almirante Mike Mullen, copresidente del panel y ex presidente del Estado Mayor Conjunto, dijo a la prensa que la comisión no había determinado que algún funcionario se hubiera "involucrado intencionalmente en una conducta inadecuada o hubiera hecho caso omiso de sus responsabilidades a sabiendas".

Sin embargo, "sí concluimos que ciertos funcionarios prominentes de oficinas del Departamento de Estado, en niveles críticos de autoridad y responsabilidad en Washington, mostraron una falta de liderazgo y capacidad administrativa requerida para cargos superiores en su respuesta a las preocupaciones de seguridad planteadas por la misión especial", añadió Mullen.

Dijo que la seguridad de la misión quedó comprometida por lagunas burocráticas, causadas en parte porque los inmuebles que ocupaba el personal diplomático se consideraban temporales. El reporte señaló que las limitaciones presupuestarias habían ocasionado que algunos funcionarios estuvieran más preocupados por ahorrar el dinero escaso que por la seguridad.

El otro copresidente del panel, Thomas Pickering, embajador retirado, dijo que el personal en Bengasi había reaccionado al ataque con valentía y profesionalismo, pero que las precauciones de seguridad resultaron "terriblemente inadecuadas" y los trabajadores diplomáticos fueron superados por los milicianos fuertemente armados.

"Ellos hicieron lo mejor que podían con lo que tenían, pero lo que tenían no era suficiente", dijo Pickering.

Los dos copresidentes hablaron poco después de informar a los miembros del Congreso en una sesión a puerta cerrada. Legisladores de ambos partidos salieron de los encuentros y lanzaron duras críticas al Departamento de Estado.

"Me da la impresión de que el Departamento de Estado fracasó evidentemente en el cumplimiento del lema de los niños exploradores que dice 'siempre listos''', dijo el senador republicano John Barrasso.

El representante Adam Schiff, miembro de la Comisión de Inteligencia de la cámara baja, dijo que la seguridad fue "simplemente inadecuada".

"La recopilación de datos de inteligencia necesita mejorar, y depender de milicias locales fue una medida lamentablemente errónea. No podemos cometer estos errores otra vez", señaló.

___

Las periodistas de la AP, Donna Cassata y Kimberly Dossier, contribuyeron a este despacho.

Cargando...