Gran Renuncia: Otro récord batido pues incluso más estadounidenses renunciaron a sus trabajos en septiembre

·4  min de lectura

La cantidad de estadounidenses que renunciaron de forma voluntaria a sus trabajos volvió a alcanzar un récord en septiembre, mientras que las ofertas de trabajo se mantuvieron muy por encima de los niveles previos a la pandemia. Esto es una señal de que es posible que las empresas tengan que aumentar los salarios para atraer trabajadores.

Desde que las restricciones pandémicas comenzaron a disminuir en abril y la economía comenzó a reabrirse, cada vez más personas se sienten cómodas al dejar su empleo para jubilarse, volver a capacitarse o buscar mejores oportunidades, ya sea con mejores condiciones de trabajo o salarios más altos.

Anthony Klotz, profesor asociado de Administración en Mays Business School, de la Universidad Texas A&M, denominó la tendencia como la "Gran Renuncia".

Desde abril el número de renuncias ha oscilado entre 3,3 millones y 4,2 millones mensuales. En septiembre, esa cifra aumentó en 164.000 a 4,4 millones de personas que dejaron sus trabajos de acuerdo con la Encuesta mensual de vacantes y rotación laboral del Departamento de Trabajo, o informe JOLTS, publicado el viernes.

La tasa de abandono se considera una buena medida de la confianza del mercado laboral, ya que los trabajadores se van cuando están más seguros de su capacidad para encontrar un nuevo trabajo.

El informe refleja una economía desigual, con una fuerte demanda contra la escasez de mano de obra y bienes, lo que lleva a la inflación general a su mayor ganancia anual en treinta y un años, desde la administración de George H.W. Bush y la preparación de la Guerra del Golfo.

Los datos también muestran que la inflación salarial muestra pocos signos de disminuir incluso cuando la tasa diaria de casos de infecciones por covid-19 disminuye. Se puede ver a empleadores en casi todas las industrias competir para atraer a los trabajadores y tres millones menos de personas en la fuerza laboral en comparación con los niveles prepandémicos.

La lucha por los trabajadores impulsó el crecimiento salarial a un aumento anual de casi el cinco por ciento en octubre, aunque esto fue superado por la inflación general, lo que provocó una caída de los ingresos reales.

"El aumento continuo de las renuncias apunta a un crecimiento salarial de entre el 4,5 y el cinco por ciento, muy por encima de las tasas que serían consistentes con una inflación que retroceda de manera sostenible hacia el objetivo del dos por ciento a nivel federal", dijo Michael Pearce, economista senior de EE.UU. para Capital Economics en Nueva York, sobre el informe.

Una encuesta separada de la Universidad de Michigan, también publicada el viernes, mostró consternación entre los consumidores con la confianza en la economía que cayó al mínimo de una década. Pocos creen que la administración de Biden tome suficientes medidas para combatir la inflación.

“Uno de cada cuatro consumidores citó reducciones inflacionarias en sus niveles de vida en noviembre, y los consumidores de menores ingresos y más edad expresaron el mayor impacto”, declaró Richard Curtin, director de la encuesta, en un comunicado.

Existe una "creciente creencia entre los consumidores de que aún no se desarrollan políticas efectivas para reducir el daño de la inflación creciente", agregó.

Hasta ahora, la Reserva Federal se ha resistido a los pedidos de tomar medidas más contundentes para combatir una inflación mayor a la esperada, al argumentar que es transitoria incluso si persiste hasta bien entrado el próximo año. El banco central anunció en su última reunión que comenzará a reducir su programa masivo de compra de bonos este mes, visto como un paso previo al aumento de las tasas de interés desde su nivel actual cercano a cero. Los inversores esperan un despegue de tipos a mediados de 2022.

Las ofertas de trabajo, una medida de la demanda laboral, se redujeron en 191.000 a 10,4 millones el último día de septiembre. La contratación también se mantuvo sin cambios en 6,5 millones en septiembre. El número de puestos vacantes cambió poco y las vacantes aumentaron sobre todo en la asistencia sanitaria y social, y el gobierno estatal y local, sin incluir la educación.

El gobierno informó el viernes pasado que las nóminas no agrícolas aumentaron en 531.000 en octubre después de registrar ganancias de 312.000 en septiembre. El crecimiento del empleo ha promediado 582.000 por mes este año.

La escasez de mano de obra podría persistir un tiempo más incluso cuando la ola Delta de infecciones por covid-19 se deslice desde su máximo de mediados de septiembre. Los altos ahorros de todos los tiempos impulsados por la ayuda del gobierno, así como un mercado de valores sólido y ganancias récord en el precio de la vivienda, parecen proporcionar un colchón a corto plazo a medida que los trabajadores sopesan cuándo volver a ingresar al mercado laboral. Las jubilaciones anticipadas más altas de lo normal también influyen.

Existe la esperanza de que, con la disminución de las infecciones y la reapertura total de las escuelas para el aprendizaje en persona, más personas se reincorporarán pronto a la fuerza laboral, sobre todo porque gran parte de la ayuda gubernamental proporcionada para sobrevivir a la pandemia ya ha terminado.

Con informes de Reuters

Relacionados

El auge del antitrabajo: ¿En verdad existe un mundo sin trabajo?

Reserva Federal prevé aumento de tasas para 2022

Estadounidenses dejan sus empleos a ritmo récord

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.