Tras su renuncia, Gustavo Beliz participó de una misa en la Basílica de Luján junto a los piqueteros oficialistas que piden “pan, tierra, techo y trabajo”

·3  min de lectura
Gustavo Beliz (a la derecha, con una mochila) en la Basílica de Luján
Gustavo Beliz (a la derecha, con una mochila) en la Basílica de Luján - Créditos: @Twitter

Tras su renuncia intempestiva del Gobierno en medio del recambio que terminó con el pase de Sergio Massa desde el Congreso hacia la Casa Rosada, el exsecretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Beliz, participó esta mañana de la misa que convocó la Unión de Trabajadores de la Economía Popular (UTEP) en la Basílica de Luján. De esta manera, el hombre cercano al presidente Alberto Fernández se mostró junto a los dirigentes sociales aliados del Gobierno.

A Beliz se lo vio en una foto dentro de la iglesia con una mochila y fuentes de la UTEP confirmaron a LA NACION que el exfuncionario estuvo presente en la celebración religiosa por su vínculo con Esteban “Gringo” Castro, el secretario general del gremio que une a las tres facciones de los piqueteros con representación en el Ejecutivo: la Corriente Clasista y Combativa (CCC), Barrios de Pie-Somos y el Movimiento Evita. Tanto Beliz como Castro comparten una profunda fe católica. Un claro signo de eso es que cuando dejó su cargo en el Ejecutivo, Beliz saludó con un “Dios los guarde” en el texto de su renuncia.

Fernández y Beliz
Gustavo Beliz era un leal a Alberto Fernández dentro del Ejecutivo - Créditos: @Presidencia

En tanto, esta misa es parte de una propuesta mayor que terminará con la gran movilización por el Día de San Cayetano, el próximo 7 de agosto. Esa fecha donde pedirán por por “paz, pan, tierra, techo y trabajo” es fundacional para los socios de la UTEP porque en la misma jornada, pero de 2016, marcharon juntos por primera vez. Luego, continuaron haciéndolo cada año, con excepción de 2020, cuando debieron suspender por la pandemia de coronavirus esta convocatoria que suele ser también una demostración de fuerza donde plasman sus reclamos.

Los piqueteros conocidos como “los Cayetanos” son una base de sustentación importante para el presidente Alberto Fernández, quien no dejó de agradecerles siempre que pudo la “contención social” que aportaron durante la crisis sanitaria, algo que incluso destacó luego de que la vicepresidenta Cristina Kirchner pidiera que el Estado nacional retomara el control sobre los programas sociales, con intenciones de restarles injerencia dentro del Gobierno. Esos dardos de la exmandataria sonaron fuerte en el ala de la UTEP con ancla en el Movimiento Evita, que mantiene rispideces con el kirchnerismo desde los años macristas.

Por su parte, Beliz cultivó un bajo perfil durante sus casi tres años como ladero de Fernández y fue siempre un fiel al jefe de Estado, con quien mantiene una fluida conexión. Sin embargo -y como parte de los piqueteros oficialistas-, la distancia con el kirchnerismo fue siempre evidente. En el último tiempo, además, su rol de gestión se desgastó y su función terminó acotada a las negociaciones con los organismos multilaterales de crédito.

El antes secretario ahora fue reemplazado por Mercedes Marcó del Pont, quien asumió ayer su cargo luego de dejar la titularidad de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP). En el acto donde recibió a la nueva funcionaria, el Presidente se hizo un espacio para agradecerle a Beliz. “Me ha acompañado hasta aquí lealmente, un hombre de una enorme capacidad y de una moral intachable que me precia con su amistad”, indicó Fernández.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.