Se renuevan las tensiones entre Juan Manzur y Osvaldo Jaldo por la fuga de votos que sufrió el PJ en Tucumán

·4  min de lectura
Juan Manzur y Osvaldo Jaldo, en el cierre de campaña en Tucumán
Juan Manzur y Osvaldo Jaldo, en el cierre de campaña en Tucumán

SAN MIGUEL DE TUCUMÁN.- La provincia se despertó con una sensación extraña después de las elecciones legislativas nacionales. La oposición arañó un triunfo agónico y el oficialismo quedó preocupado por una ajustada victoria que encendió alarmas. Juan Manzur, el gobernador en uso de licencia y actual jefe de Gabinete, estuvo cerca de perder en su pago, un histórico bastión del peronismo.

Oficialistas y opositores coincidieron en que la pelea interna entre Manzur y el actual gobernador interino, Osvaldo Jaldo, quienes se disputan el poder de cara a 2023, terminó horadando los cimientos del PJ tucumano, que hizo ayer su peor elección de los últimos 25 años y estuvo a 20.000 votos de ceder una de las dos bancas a senadores que ponía en juego.

El Gobierno busca exhibir cohesión interna y se sube al acto de la CGT y los movimientos sociales en la Plaza de Mayo

El propio Jaldo reconoció hoy que “la unión del peronismo no ha sido del 100%”, al analizar los motivos por los cuales el Frente de Todos perdió tantos votos.

“Hace 60 días salimos de las PASO, donde sacamos 15 o 16 puntos de diferencia. Luego de dirimir las diferencias en las urnas, hemos llegado al 14 de noviembre con un peronismo unido y trabajando juntos. Pero la unión no ha sido del 100%, como lo pensábamos o pretendíamos. Por estar al frente de cuestiones institucionales, de los problemas reales de la gente, no sentimos (las divisiones internas remanentes). Y a la hora de la verdad, nos dimos con los votos”, explicó Jaldo, en declaraciones al diario La Gaceta.

La partida de Manzur a Buenos Aires para sumarse al gabinete del presidente Alberto Fernández también habría contribuido en la caída de las acciones del Frente de Todos en Tucumán.

Si se suman los votos obtenidos por Juntos por el Cambio y el bussismo de Fuerza Republicana, que estuvo a punto de unirse al macrismo antes de las PASO y ayer quedó en tercer lugar (con 107.541 votos en la categoría senador), la oposición cosechó más del 52% de las adhesiones (casi 500.000 votos), contra poco más del 40% que logró el peronismo.

Según los números del escrutinio provisorio, escrutadas el 99,81% de las mesas, el Frente de Todos se impuso con 399.781 votos (el 41,52%) contra 378.140 (el 39,28%) de Juntos por el Cambio, en la categoría senadores. Estos números le aseguraron al peronismo retener por muy poco sus dos bancas en la Cámara Alta, que en diciembre asumirán Pablo Yedlin y Gladys Medina, en reemplazo de los salientes José Alperovich y Beatriz Mirkin. El escaño a senador nacional restante quedó en poder de Juntos por el Cambio y el lugar será ocupado por el intendente peronista de San Miguel de Tucumán, Germán Alfaro, en lugar de Silvia Elías de Pérez.

En la categoría diputados nacionales, el Frente de Todos ganó con 406.411 votos (el 42,15%) contra 385.054 (el 39,94%) de la lista de Juntos por el Cambio, con lo que se repartieron dos bancas por bando. Con mandato hasta 2025, en diciembre asumirán en la Cámara baja la actual ministra de Salud de Tucumán, Rossana Chahla y Agustín Fernández, del Frente de Todos, y Roberto Sánchez y Paula Omodeo, de Juntos por el Cambio.

Reparto de subsidios

A pesar que Manzur y Jaldo intentaron mostrar una imagen de unidad y al fuerte aumento en el gasto destinado a subsidios y ayuda social que puso en marcha el gobierno, en dos meses el Frente de Todos perdió más de 73.000 votos, si se compara con los números que había cosechado en las PASO; mientras que Juntos por el Cambio creció en 35.702 adhesiones.

En las internas del 12 de septiembre, sumando los votos de las listas de Manzur y Jaldo el Frente de Todos había logrado 472.845 adhesiones: el espacio del actual jefe de Gabinete sacó 290.000 votos contra 183.000 de la lista de Jaldo; mientras que Juntos por el Cambio había cosechado 342.438 votos entre las tres boletas que participaron de las PASO.

Denunciaron "acarreo" de votantes en Tucumán, la provincia donde manda Juan Manzur, el jefe de Gabinete nacional
Denunciaron "acarreo" de votantes en Tucumán, la provincia donde manda Juan Manzur, el jefe de Gabinete nacional


Denunciaron "acarreo" de votantes en Tucumán, la provincia donde manda Juan Manzur, el jefe de Gabinete nacional

La peor sangría de votos del peronismo se dio en el interior de Tucumán, principalmente en el departamento Cruz Alta, donde sacó más de 17.000 votos menos que en las primarias. También mermó considerablemente el caudal de adhesiones al Frente de Todos en los departamentos de Alberdi, Burruyacú, Chicligasta, Famaillá, Graneros, Monteros y Tafí Viejo.

Oficialistas y opositores coinciden en que una parte importante de los votos que había sacado Jaldo en las primarias, cuando llamaba a “ponerle un freno a Manzur” y se mostraba como un férreo opositor al entonces gobernador, terminaron en manos de Juntos por el Cambio y de Fuerza Republicana, el partido fundado por el fallecido ex represor Antonio Bussi.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.