Renovación del Supremo aviva pedido de transformación de la Justicia panameña

·3  min de lectura

Ciudad de Panamá, 3 ene (EFE).- La asunción de dos nuevas magistradas de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) de Panamá reavivó este lunes los pedidos de transformación de un sistema judicial tildado como inoperante debido a su politización y falta de controles internos, dijeron a Efe expertos panameños.

María Cristina Chen Stanziola y Mariam Yadira Cheng Rosas tomaron este lunes posesión como magistradas principales de la Sala Tercera de lo Contencioso Administrativo y Laboral, y de la Sala Primera de lo Civil, respectivamente, cargos que ejercerán por 10 años.

Las dos nuevas magistradas principales y sus suplentes fueron nombradas el pasado 6 de octubre por el presidente panameño, Laurentino Cortizo, quien este lunes les recordó que "en adelante se deben a la patria, a la Constitución, a la ley, y a sus conciencias".

Por ley, a los magistrados de la máxima corte de Panamá los nombra el jefe del Estado y ratificados por el Parlamento.

Con la llegada de Chen Stanziola y de Cheng Rosas suman cinco las mujeres magistradas en el pleno de la CSJ, de nueve miembros.

La Justicia panameña tiene años siendo muy cuestionada por sus fallos, bien sea por el contenido o por lo tardío de los mismos, y enfrenta constantes señalamientos de corrupción o parcialidad, con denuncias, algunas hechas por los propios magistrados, de presuntas ventas de fallos.

TRANSFORMA UN SISTEMA QUE SE PERCIBE POLITIZADO

Para el presidente del Colegio Nacional de Abogados (CNA) de Panamá, Juan Carlos Araúz, "el mal funcionamiento de la Justicia amerita que el sistema se transforme".

"Si bien es cierto que dos nuevas magistradas por sí solas no cambian los defectos de un sistema olvidado por décadas, llegan en un momento en que la palabra que va a definir este período de 10 es 'transformación'", afirmó Araúz a Efe.

En este sentido, el presidente del gremio de abogados señaló como un punto capital que la Justicia cuente con una "autonomía financiera", pues "los defectos de la Justicia dependen del presupuesto".

El abogado constitucionalista Ernesto Cedeño coincidió con Araúz en que el pleno de magistrados debe generar "políticas públicas" que permita su depuración, empezando por "un plan de mejora de la administración de Justicia que involucre la disminución de la mora judicial".

Hay que poner en práctica "auditorías forenses empezando por los despachos de los mismos magistrados de la Corte, hay que establecer procesos disciplinarios, ir depurando el sistema".

"Si vemos que (un juez) están engavetando expedientes, pues aquí está un proceso disciplinario. Si vemos que no está fallando en derecho, aquí hay un proceso disciplinario", dijo Cedeño.

Y "hay que nombrar a los funcionarios por méritos, puesto que hasta ahora los jueces no están (designados) por méritos". Todo este compendio de medidas, y otras, eliminará la "politización" de la Justicia, agregó el abogado constitucionalista.

En Panamá, agregó por su parte Araúz, "el ciudadano común está convencido de que en este país siempre está lo político sobre lo jurídico. Mientras no se pueda saber si el actuar (de un juez) fue correcto o incorrecto, esta percepción va a ser eterna".

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.