Un renombrado investigador en la cartera de Defensa, otra sorpresa en gabinete de Petro

·4  min de lectura

Iván Velásquez, un renombrado investigador que presidió la comisión de la ONU contra la corrupción en Guatemala, fue designado como nuevo ministro de Defensa por el presidente electo Gustavo Petro, en una nueva sorpresa en el gabinete del primer gobierno de izquierda de Colombia.

El nombramiento del nuevo jefe de esa cartera era uno de los anuncios más esperados del mandatario, quien fue guerrillero hasta 1990 y ha acusado a la cúpula militar de corrupción y nexos con narcotraficantes.

Velásquez no tiene pasado castrense y es reconocido en Colombia por enfrentar a los paramilitares de extrema derecha que penetraron el Congreso como jefe de investigaciones de la Corte Suprema de Justicia (2006-2012).

"Agradezco al presidente @petrogustavo la muy honrosa designación que me ha hecho (...) Haré cuanto esté a mi alcance por corresponder a su confianza", tuiteó el futuro ministro, quien deberá liderar varias iniciativas del nuevo gobierno, como desmontar el escuadrón antidisturbios implicado en violaciones de derechos humanos y reformar el sistema de ascensos de las fuerzas militares.

Petro también sorprendió con su elección para el ministerio de Hacienda, donde ubicó al economista ortodoxo y reconocido académico José Antonio Ocampo, en un intento por tranquilizar a los empresarios temerosos de sus ambiciosas reformas.

Y en la cartera de Relaciones Exteriores designó al conservador Álvaro Leyva, de larga trayectoria buscando salidas negociadas al conflicto armado.

La liberal Cecilia López encabezará desde el Ministerio de Agricultura la prometida reforma agraria.

- Enemigos de peso -

Velásquez (67 años) estará al frente de unos 228.000 militares y 172.000 policías que componen las fuerzas armadas más numerosas del continente después de las de Brasil.

En 2013 fue designado para dirigir la Comisión Internacional contra la Impunidad de la ONU en Guatemala, que entre 2007 y 2019 acompañó a la justicia guatemalteca para sanear al aparato estatal, entonces infiltrado por la mafia.

El investigador colombiano apuntó a las altas esferas. En 2017 pidió quitarle la inmunidad al presidente Jimmy Morales (2016-2020) sospechando una financiación ilegal a su campaña.

El entonces mandatario intentó sin éxito expulsarlo del país y en 2018 le prohibió la entrada.

Antes de su paso por Centroamérica, Velásquez lideró pesquisas que llevaron a descubrir en 2006 una alianza entre los sangrientos paramiliatares y congresistas que apoyaban al gobierno del entonces presidente Álvaro Uribe. Unos 70 parlamentarios fueron condenados por el escándalo de la "parapolítica".

Producto de sus revelaciones, el entonces magistrado auxiliar fue víctima de escuchas ilegales por parte del disuelto Departamento Administrativo de Seguridad (DAS), que dependía de la presidencia.

Por orden de la justicia en 2020, el saliente ministro de Defensa, Diego Molano, le pidió perdón en nombre del Estado.

La llegada de Velásquez incomoda al Centro Democrático, el saliente partido de gobierno fundado por Uribe.

"El nombramiento de un enemigo acérrimo del partido y del jefe del partido de oposición como Ministro de Defensa no es solo un desafío; es una amenaza", escribió en Twitter Paloma Valencia, senadora de esa agrupación.

El pasado en la guerrilla del M-19, que firmó la paz en 1990, y sus críticas contra la cúpula atemorizan a los cuarteles.

- Algo para todos -

Fuera de Velásquez, Leyva y Ocampo --quien ya había integrado los gobiernos liberales de César Gaviria (1990-1994) y Ernesto Samper (1994-1998)--, el gabinete de Petro está compuesto por activistas de izquierda ajenos a los círculos del poder en Colombia.

En la cartera de Salud designó a la exvicepresidente del gremio médico Carolina Corcho, conocida por sus críticas al modelo de salud actual basado en empresas privadas.

La activista y concejal izquierdista de Bogotá Susana Muhamad liderará el ministerio de Ambiente, que tendrá protagonismo en un gobierno que promete reducir la deforestación.

Y en el ministerio de Cultura estará la artista Patricia Ariza, militante del movimiento de izquierda Unión Patriótica, víctima de una feroz persecución en los años ochenta que acabó con la vida de dos candidatos presidenciales y casi 5.000 militantes, según el tribunal de paz.

El país aún aguarda nombramientos en el ministerio de Interior, que deberá manejar una nueva coalición compuesta por parlamentarios de izquierda y miembros de partidos tradicionales, y de Minas, a cargo de la transición energética que inquieta al gremio petrolero, responsable por el 30% de las exportaciones de Colombia.

das-jss/ll

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.